Imprimir|Regresar a la nota
El país|Miércoles, 26 de noviembre de 2008
Los argentinos que fugaron capitales podrán blanquearlos pagando entre 1 y 8 por ciento de impuestos

No me digas quién sos, sólo te pido que vuelvas

Cristina Fernández anunció un plan para facilitar la repatriación de divisas. Hay más de 140.000 millones de dólares en el exterior. Los que además de reconocer sus tenencias ante el Fisco inviertan en el país tendrán beneficios impositivos.

Por Tomás Lukin
/fotos/20081126/notas/na05fo01.jpg
Quienes inviertan en inmuebles, en infraestructura o en el agro pagarán sólo 1 por ciento de impuesto.

El Gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley para blanquear capitales. Los que acepten poner en regla esos fondos deberán pagar un impuesto cuya tasa oscilará entre el 1 y el 8 por ciento del total, dependiendo del uso que se le dé al dinero. El anuncio lo hizo ayer Cristina Fernández de Kirchner en el encuentro anual de la Unión Industrial, donde presentó una serie de medidas de estímulo para la economía. En una clara señal para conseguir el apoyo de las provincias, la Presidenta destacó que los fondos que se recauden por el blanqueo serán coparticipables. Según la Dirección de Cuentas Internacionales, los argentinos poseen más de 140 mil millones de dólares en el exterior. Desde la city relativizaron la efectividad de la medida. Reconocen que probablemente entren capitales, pero sostienen que el blanqueo no será masivo, sino que apuntará a las operaciones que tengan menor costo y donde existan posibilidades de negocios. Fuentes oficiales señalaron al sector inmobiliario como principal destino de los fondos “esterilizados”.

El proyecto apunta a “reorientar fuertemente los fondos de esos argentinos que por distintas causas descreyeron del país, para lograr un mayor grado de inversiones y productividad para ellos y para la economía”, apuntó la Presidenta. Los detalles se conocerán este mediodía, pero Cristina Fernández adelantó los montos que deberán pagar quienes decidan blanquear sus capitales. Además, los que hayan pasado por la función pública, en cualquiera de los tres poderes, no podrán realizar el blanqueo, para que “no haya confusiones ni malos entendidos”, señaló.

- Aquellos que declaren sus capitales pero no los traigan al país deberán pagar 8 por ciento del dinero reconocido en concepto de impuestos.

- Los que además de blanquear los fondos opten por traerlos al país tendrán una alícuota del 6 por ciento. Este segmento contemplaría a quienes ya tienen los capitales sin declarar en cajas de seguridad o “abajo del colchón” dentro del territorio nacional.

- Los que blanqueen fondos y los utilicen para comprar títulos públicos pagarán 3 por ciento de impuestos.

- Quienes inviertan en infraestructura, actividades agroganaderas o en el sector inmobiliario pagarán el 1 por ciento.

En el Gobierno estiman que el sector inmobiliario será uno de los principales receptores de este proceso de blanqueo. En los últimos meses, la crisis financiera internacional llevó a muchos argentinos a no renovar sus inversiones no declaradas en bancos del exterior o cerrar sus cuentas. Para traer de vuelta los fondos llegaron a pagar comisiones de hasta el 7 por ciento. Fuentes oficiales señalaron que gran parte de este dinero no volvió al país, sino que fue destinado a inversiones inmobiliarias en Uruguay, adonde el control a los movimientos de capitales es mínimo. La baja “multa” que deberán pagar quienes realicen una inversión de este tipo en Argentina le restaría atractivo al mercado inmobiliario del país vecino.

Desde la city pusieron en duda la efectividad de las medidas. “Históricamente los procesos de blanqueo no fueron muy efectivos. Permiten poner en regla los fondos con bajo costo, pero hay que ver si la gente los quiere blanquear, por algo no están declarados”, señaló a este diario un economista de un banco privado.

Frente al recrudecimiento de las condiciones de financiamiento, en el Gobierno esperan que la repatriación sea efectiva en el sector pyme. La posibilidad de acceder a capitales pagando montos inferiores a las tasas de interés que cobran los bancos dejaría el camino libre para que los empresarios traigan la plata. Así podrían operar por algunos meses hasta que pase el temblor.

De todas formas, el impacto en este segmento es incierto. En los últimos años, el fuerte crecimiento de la inversión estuvo impulsado por el ahorro interno, donde el autofinanciamiento fue el motor de este proceso y el crédito privado, aunque creció mucho, cumplió un rol secundario. En el Ejecutivo destacan que en sectores como el financiamiento al capital de trabajo el crédito bancario es una pieza fundamental.

“¿Por qué en un escenario donde prima la desconfianza algún pequeño inversor va a blanquear su plata? Si los empresarios hubiesen querido traerlos, lo hubiesen hecho cuando les iba mejor, ahora no parece ser un momento atractivo”, cuestionaron desde una consultora. En las oficinas del microcentro consideran que el blanqueo difícilmente funcione como medida horizontal, pero reconocen que puede ser efectivo en los casos donde se vea un negocio puntual. “Si está cerrado el crédito y querés invertir porque esperás exportar y colocar toda la producción, entonces traés la plata en lugar de pedir un préstamo. Pero para que funcione es necesario complementar estas medidas del lado de la oferta con otras para preservar los niveles de demanda, el empleo y los salarios”, apuntó un analista de un banco extranjero. Por su parte, algunos economistas consideran la medida como “un perdón, un premio, para los evasores”.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.