Imprimir|Regresar a la nota
El país|Martes, 23 de julio de 2013
La Presidenta dispuso postergar hasta diciembre el debate por los ascensos de los jefes militares

Varios pliegos que tendrán que esperar

Luego del nuevo documento aportado por el CELS, Cristina Kirchner dispuso suspender el tratamiento del ascenso de Milani, junto con el de los demás nuevos jefes de las Fuerzas Armadas, hasta fin de año, cuando se analiza el resto de las promociones.

Por Miguel Jorquera
/fotos/20130723/notas/na03fo01.jpg
La Comisión de Acuerdos, presidida por Marcelo Guinle, deliberó desde ayer temprano en el Senado.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió postergar el debate sobre el ascenso del jefe del Ejército, César Milani, hasta que la Comisión de Acuerdos del Senado trate en diciembre el resto de los ascensos de los miembros de las Fuerzas Armadas propuestos por sus juntas de calificaciones. La resolución presidencial fue dada a conocer a través de un comunicado del bloque de senadores kirchneristas luego del cuarto intermedio que ayer por la mañana resolvió la comisión del Senado –que iba a tratar el ascenso del jefe militar– tras recibir un nuevo documento del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), donde aporta información de “expedientes judiciales” y “actuaciones nacionales y provinciales” que vinculan al militar en hechos represivos durante la última dictadura y aconseja “rechazar” en pliego de ascenso de Milani (ver aparte). De todas maneras, la Presidenta ratificó a Milani en la jefatura del Ejército, aunque todavía no haya alcanzado la máxima jerarquía del escalafón de su propia fuerza.

“Por instrucciones de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, se ha dispuesto dejar sin efecto el tratamiento de los pliegos de los jefes militares de las distintas armas, hasta el momento de tratar la totalidad de los ascensos de las Fuerzas Armadas”, dice el comunicado que redactaron y firmaron el presidente de la Comisión de Acuerdos del Senado, Marcelo Guinle, y el jefe de la bancada del Frente para la Victoria (FpV), Miguel Pichetto, tras la reunión que ambos tuvieron por la tarde con CFK y el ministro de Defensa, Agustín Rossi, en Casa Rosada.

Aunque los senadores kirchneristas también dejaron asentadas en el texto sus críticas a la oposición parlamentaria: “La presente decisión se toma en virtud de la más que evidente desnaturalización del procedimiento, con la clara intención electoralista y en la necesidad de preservar a las Fuerzas Armadas de convertirse en objeto de disputa electoral, algo totalmente ajeno a sus funciones y misiones específicas”.

“La Comisión de Acuerdos del Senado ha actuado en forma invariable, con la máxima responsabilidad y diligencia. Toda la documentación colectada se encuentra a disposición de quien la solicite, ratificando una línea de trabajo, transparencia, respeto y pluralismo por encima de todo tipo de especulación electoral”, dice el párrafo que cierra el comunicado y que cerca del bloque K afirman que refleja el tenor expresado por CFK.

Jornada agitada

La mañana había comenzado complicada. A poco de comenzar la reunión de la Comisión de Acuerdos, representantes del CELS entregaron a todos los senadores un nuevo documento de la entidad, en el que afirma que –a diferencia de su nota anterior– ha “continuado la investigación” más allá de sus “recursos propios” y que ha “podido reunir información que vincula a Milani con hechos que se investigan en el marco de causas judiciales por crímenes de lesa humanidad”. Una información que –continúa el documento– “obraba en expedientes judiciales” y “en actuaciones administrativas provinciales y nacionales, de las que el Ministerio de Defensa nunca fue informado”. Por lo que propuso “rechazar” el pliego de Milani.

La reunión en el Salón Eva Perón del Senado comenzó con un duro entredicho. El radical jujeño Gerardo Morales pidió convocar a Milani para que comparezca ante la comisión para esclarecer las denuncias que lo vinculan a represión militar durante la dictadura. La réplica llegó a través de Pichetto, que rechazó la propuesta y argumentó que la comisión tenía como “norma general” no convocar a personal militar. Guinle propuso entonces una votación para dirimir la convocatoria. Pero Morales y el resto de los senadores opositores ya habían virado en su estrategia y prefirieron centrar la discusión sobre el documento del CELS.

El puntano Adolfo Rodríguez Saá (Frente Peronista) y la cordobesa Norma Morandini (FAP) volvieron sobre los casos que vinculan a Milani con la desaparición del soldado Alberto Ledo, durante el Operativo Independencia de 1976, y con el secuestro e interrogatorio al que fue sometido el ex detenido Ramón Olivera, en marzo de 1977. “Aquí no hay denuncias penales ni elementos concretos que involucren en violaciones de derechos humanos” al titular del Ejército, replicó Pichetto, y defendió la política oficial sobre el tema: “Este gobierno ha reconstruido la búsqueda de verdad y justicia y de la reparación a través de las condenas efectivas”.

“Hay algunos medios que nunca le dieron importancia a este tema y hoy aparecen con los adalides de los derechos humanos con tal de pegarle al Gobierno”, insistió Pichetto y pidió tiempo para estudiar el informe que presentó el CELS, al que consideró un “organismo respetable”. Guinle impuso un cuarto intermedio, que iba a extenderse hasta hoy por la mañana. Luego del receso, oficialistas y opositores insistían con sus propios argumentos. Desde las diferentes bancadas de la oposición insistían en que “la Presidenta se equivocó” con el nombramiento de Milani y que debería “dar un paso atrás”. “La documentación del CELS está siendo objeto de evaluación”, dijo Aníbal Fernández, pero aclaró que “no estamos dispuestos a aceptar que linchen o descuarticen a nadie como lo han intentado”.

Luego Fernández puso en duda que la opinión del CELS sea determinante. “Si el CELS no está de acuerdo, que es una posibilidad, no sería la primera vez que el Gobierno toma una decisión con la que no está de acuerdo el CELS”, dijo y recordó las diferencias del organismo con la Ley del Consejo Magistratura.

Pero ésa no era la única postura dentro del oficialismo. “Nosotros como espacio político, tal como está planteada la cuestión, y en atención a las dudas que surgen sobre las actuaciones de Milani durante la dictadura, no podemos otorgar acuerdo al pliego”, sostuvo en un comunicado el senador fueguino Osvaldo López, del kirchnerista Nuevo Encuentro, que también elogió la política de derechos humanos y ratificó su confianza en la Presidenta.

La resolución de posponer el debate sobre el ascenso de Milani se tomó durante la tarde en la Casa Rosada. Así se lo comunicó la Presidenta a los senadores Pichetto y Guinle, en una reunión de la que participó el ministro Rossi. Allí, CFK decidió sacar del debate electoral el ascenso de Milani –igual que los jefes de la Armada, la Aeronáutica y del Estado Mayor Conjunto– y postergarlo hasta diciembre, donde la Comisión de Acuerdos del Senado deberá tratar los ascensos propuestos cada año por las juntas de calificaciones de las distintas armas. En tanto, desde el Ministerio de Defensa afirman que la postergación del ascenso de Milani a teniente general no es un impedimento para que ejerza la jefatura del Ejército y recordaron que el ascenso del ex jefe de esa fuerza, Roberto Bendini, también tardó un año para que fuera aprobado por el Senado.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.