Imprimir|Regresar a la nota
El país|Domingo, 26 de agosto de 2007
HUBO UNA OLA DE CRITICAS POR EL AUMENTO DEL ABL Y EL RESPALDO MACRISTA

No nos une el amor sino el espanto

La medida fue avalada sólo por el PRO. El resto del arco político y las organizaciones de consumidores anticiparon que harán presentaciones ante el Tribunal Superior de Justicia porteño. Argumentarán que el aumento es “inconstitucional”.

Por Martín Piqué
/fotos/20070826/notas/NA03FO01.jpg
El impuestazo irá del 225 por ciento en Puerto Madero hasta el 50 por ciento en Villa Soldati.

Un terremoto político amenaza con sacudir a la ciudad de Buenos Aires. Los primeros temblores se hicieron notar ayer a la mañana, cuando las tapas de los diarios anunciaron que el gobierno porteño había aumentado por decreto el impuesto por Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) en un 115 por ciento promedio. El incremento, que entrará en vigencia a partir de septiembre, prevé aumentos diferenciados según las tres zonas en que se dividió la ciudad: el impuestazo irá del 225 por ciento en Puerto Madero hasta el 50 por ciento en Villa Soldati. La medida de la administración saliente de Jorge Telerman generó una oleada de críticas y de promesas de presentaciones ante la Justicia. La única expresión de conformidad partió del macrismo, a través de Horacio Rodríguez Larreta, futuro jefe de Gabinete de Mauricio Macri. “Nosotros pedimos que se cumpliera con la Ley de Presupuesto, que es llegar a fin de año con el presupuesto equilibrado. Y que, si se tomaban medidas impositivas, que tendieran a un mayor equilibrio”, dijo a Página/12. Desde el resto del arco político –kirchnerismo, centroizquierda, lavagnismo– hubo sólo cuestionamientos. El tema promete seguir en la Justicia: por Internet ya circula un modelo de escrito para apelar ante los tribunales.

Si la oposición en la ciudad estaba esperando un elemento que la ayudara a aglutinar y a vincularse con la sociedad, lo obtuvo mucho antes de lo esperado. Se lo facilitaron las urgencias de Telerman y las demandas de un Macri arrollador, que se sabe en la cresta de la ola. El jefe de Gobierno electo había exigido asumir sin déficit; su probable secretario de Hacienda, Néstor Grindetti, había dicho que era necesario aumentar los impuestos. La lógica indica que ningún dirigente tomaría una decisión tan antipática –que podría sepultar una carrera política– salvo que se viera forzado por las circunstancias. En eso coincidían ayer representantes de todos los sectores políticos, a excepción del macrismo. “Telerman se está inmolando”, resumió el ex secretario de Hacienda Guillermo Nielsen. Ex funcionario de Telerman, Nielsen renunció al inicio de la campaña porteña. Al irse denunció que el presupuesto de la ciudad se estaba gastando con fines electorales.

Con el tema en todas las radios y la polémica desatada, el propio Telerman salió a defender su medida. “Los departamentos más caros tienen que pagar más. Un departamento de dos ambientes en Palermo y otro en Parque Chacabuco pagan casi lo mismo”, argumentó. Para defender el revalúo, en el gobierno porteño dijeron que los valores inmobiliarios estaban atrasados. También, que la aplicación de porcentajes difrenciados según las zonas y los barrios demostraba que la medida era progresista. “Lo que estamos haciendo es algo de estricta equidad”, aseguró Telerman. El argumento de la progresividad no logró convencer a la mayoría de los dirigentes porteños, hasta salió a cuestionarlo un aliado del jefe de Gobierno como el legislador del ARI Pablo Failde. “La medida no es equitativa, porque si bien se sube más a las propiedades que valen más, no se reduce el impuesto para las que valen menos”, dijo.

Tanto Failde como otros diputados de la ciudad ya anticiparon que harán sus propias presentaciones ante el Tribunal Superior de Justicia porteño. Según esos dirigentes, el aumento de Telerman es “inconstitucional” porque fue decidido por decreto, sin consultar a la Legislatura, a pesar de que en todos los casos implicaba una variación bastante significativa del impuesto. Otro argumento que será usado ante la Justicia es que el revalúo de los inmuebles se hará por zona y no por cuadra, lo que puede dar lugar a ciertas injusticias. “A la gente del Barrio Mitre (un lugar empobrecido de la zona de Saavedra) le va a entrar el mismo tipo de impuesto que a Las Cañitas. Además no puede pagar lo mismo alguien al que le pusieron enfrente un puente”, afirmó a Página/12 un importante dirigente kirchnerista del distrito. Como muchos miembros de la oposición, el referente K ya se prepara para encabezar el movimiento antiimpuestazo.

La oportunidad parece haber llegado del cielo para el arco político que quedó en la vereda de enfrente del macrismo. Tras el 60 por ciento que acompañó la bendición de Macri como jefe de Gobierno, sus opositores se preparaban para un largo camino por el desierto, sin bebidas y con una anchoa como todo alivio. El anuncio del aumento, las cifras que implica y el apoyo que le prestó PRO se convirtieron en el oasis inesperado. “El desequilibrio tributario en el ABL es muy grave”, había dicho a Página/12 el legislador macrista Diego Santilli, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto. Desde el Frente para la Victoria, el ARI y el lavagnismo (pero con especial énfasis en el kirchnerismo) se están preparando para ponerse a la cabeza de las protestas.

El ministro de Educación, Daniel Filmus, fue uno de los primeros en entender lo que se viene. Ex rival de Macri, Filmus será candidato a senador en las elecciones de octubre. Ayer tuvo que compartir un acto con Telerman en Puerto Madero. Era la inauguración de una plaza en homenaje a las mujeres y iba a estar Cristina Kirchner. Con Filmus estuvieron otros dirigentes kirchneristas. En voz baja, la mayoría manifestó su descontento por tener que compartir un acto con el jefe de Gobierno justo al día siguiente de que se conociera el impuestazo. Cuando el acto terminó, Filmus convocó a toda la tropa K al café Tortoni. Allí se decidió agrupar a las entidades vecinales que se oponen al revalúo inmobiliario. La estrategia es tratar de ponerse a la cabeza de los reclamos.

La primera convocatoria del Frente para la Victoria será una reunión abierta con los vecinos el miércoles a las 18.30 en la Manzana de las Luces. Allí se escucharán muchas críticas a Macri, al que muchos consideran el verdadero ideólogo del aumento. “Estas no son medidas para que tome un gobierno de transición sin consultar con el nuevo jefe. Grindetti lo había dicho antes de la campaña y lo hicieron callar. Esta medida ya estaba pensada. ¿Para qué la va a tomar un gobierno que se está yendo? Esto tiene que ver con el acuerdo de transición firmado entre Macri y Telerman”, dijo Filmus a Página/12. “Atrás de esto está Macri, que había puesto las condiciones para perdonarle a Telerman el rojo, la pérdida del fondo anticíclico y la deuda contraída durante el período electoral”, opinó el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fuks. “En su momento yo dije que votar por Macri iba a ser una especie de voto suicida, que quienes lo votaran iban a ser los primeros perjudicados. Y ahora se comprueba”, estimó Miguel Bonasso, que será primer candidato a diputado.

La resistencia al impuestazo puede impactar sobre el mapa político del distrito. Son muchos los que están en contra, y todo indica que por lo menos habrá unidad en la acción. Ex candidato por Buenos Aires para Todos, el economista Claudio Lozano también dijo que Telerman obró para beneficiar a Macri. “La decisión del progresismo trucho es terminar sus días de gobierno limpiándole el terreno a Mauricio Macri para favorecer así su política de orden y seguridad”, dijo el dirigente de la CTA.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.