Imprimir|Regresar a la nota
El país|Viernes, 3 de marzo de 2006

Los cortes no cesan pese al pedido del Gobierno

Una asamblea de más de mil personas decidió mantener cerrados los pasos internacionales. El Gobierno sugirió que se levantaran por unos días.

/fotos/20060303/subnotas/NA05FO10.JPG
La escena que se hizo tradicional en Gualeguaychú perdurará en los próximos días.

Los asambleístas de Gualeguaychú decidieron anoche seguir con los cortes de rutas en los pasos internacionales que unen a la provincia de Entre Ríos con Uruguay, en protesta contra la instalación de dos papeleras en Fray Bentos. Más de mil personas analizaron sobre la Ruta 136 la propuesta del Gobierno de levantar los bloqueos por unos días para ver cómo reaccionaban las autoridades uruguayas a la propuesta del presidente Néstor Kirchner –de suspender la construcción de las plantas de celulosa por 90 días– para reanudar las negociaciones bilaterales en busca de una salida al conflicto diplomático. Sin embargo, la mayoría resolvió continuar con la medida de fuerza hasta que el juez federal de Concepción del Uruguay, Guillermo Quadrini, resuelva la solicitud de impedir el paso de los camiones chilenos que llevan materiales para la construcción de las fábricas que las empresas Botnia y Ence levantan del lado uruguayo.

La asamblea volvió a ser numerosa. Entre los argumentos más duros, los asambleístas de Gualeguaychú manifestaron sus dudas sobre “qué tan conmovido está” –como manifestó ayer en Montevideo– el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, frente a la propuesta realizada por Kirchner en la apertura de sesiones ordinarias del Parlamento argentino (ver al respecto nota central). “Tabaré nunca se mostró predispuesto a suspender las obras de las papeleras y lo volvió a demostrar ayer”, dijo uno de los asambleístas a Página/12, al término de la asamblea que finalizó avanzada la noche.

Ya varios miembros de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú demostraron su acuerdo con la propuesta de Kirchner, pero no demoraron en señalar que “continuará con los cortes de ruta” si el gobierno uruguayo no suspende por 90 días la construcción de las plantas en Fray Bentos. Marta Gorrestarazu, una de las dirigentes de la Asamblea, afirmó por la tarde que “estábamos dispuestos a levantar los cortes si Uruguay accedía a detener por 90 días la construcción de las pasteras, pero su respuesta fue negativa al pedido del presidente Néstor Kirchner”.

Sin embargo, condicionaron el levantamiento de los cortes –que ya llevan casi un mes– a la resolución judicial de impedir el paso a Uruguay de los camiones chilenos que abastecen de materiales a las compañías finlandesa Botnia y la española Ence para la construcción de las plantas de celulosa. La decisión está en manos del juez federal Guillermo Quadrini, ante quien se presentó el escrito como una medida cautelar. Aunque las opiniones volvieron a repartirse en la asamblea, la mayoría de los habitantes de Gualeguaychú quieren asegurarse la “absoluta paralización” de las fábricas antes de hacer gestos que posibiliten un nuevo acercamiento entre los gobiernos de ambas orillas del Plata.

La postura de los entrerrianos puso en stand by la propuesta argentina. Los funcionarios uruguayos siguen reclamando el cese de los cortes de ruta –que aseguran perjudicó gravemente su economía– para reanudar cualquier posibilidad negociadora. Aunque el bloqueo del paso de mercancías hacia su territorio tampoco sería bien visto por las autoridades orientales. Un reclamo reiterado que plantearon ante el Mercosur y la Organización de Estados Americanos (OEA). “El primer paso tiene que darlo la Argentina, en particular Kirchner, logrando que los cortes se terminen, para recién entonces avanzar en la solución del conflicto”, insistían anoche desde el gobierno de Uruguay.

La determinación de continuar con los cortes de ruta –según los asambleístas de Gualeguaychú– también fue “ratificada por los pobladores de Colón”, que expresaron que sólo abandonarán esa actitud si se paralizan las obras de las pasteras. El paso internacional desde esa ciudad hacia la uruguaya de Paysandú también ya lleva un mes interrumpido por decisión de sus pobladores.

Los asambleístas también denunciaron cómo otras personas “sacan provecho” de su lucha. Anoche, varios oradores plantearon en la asamblea cómo impedir que los “peones de la estancia El Potrero, que llegan hasta el puente internacional, cobraban cien pesos para dejar atravesar por su interior el bloqueo” de la Ruta 136. La noticia indignó a los asambleístas. “Estamos en la Argentina”, dijo apesadumbrado Pedro Pavón a este diario. Finalmente resolvieron comunicarse con sus dueños, que viven en Francia, para que tomen medidas que impidan la maniobra de sus empleados.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.