Imprimir|Regresar a la nota
El país|Domingo, 16 de julio de 2006

Carrió sarmientina

–¿Qué piensa de la ley de educación nacional?

–Yo leí el documento del ministro (de Educación, Daniel) Filmus y escribí un documento distinto, que lo puede consultar en www.elisacarrio.com.ar. El documento de Filmus es políticamente correcto, pero está absolutamente vacío de sentido. No podés estar ni en desacuerdo ni de acuerdo. Es como si no lo podés leer. No sólo no cambia nada, sino que pareciera que somos tontos. El problema no sería mayor si no estuviéramos en cambio de civilización. Ese documento no cuestiona ninguno de los paradigmas sobre los que se asentó la educación pública en los siglos XIX y XX.

–¿Y las jornadas nacionales de debate?

–Son importantes, porque se les va de las manos y los maestros pueden plantear otras cosas. La cuestión debe ser debatida por toda la sociedad, como la discutieron Sarmiento o Alberdi. Claro, si tenemos un Presidente con un vocabulario de 200 palabras, no sé si lo va a poder hacer. Estamos frente a una enorme oportunidad, a la que Filmus le ha puesto la carencia del sentido. Lo de Filmus es una fantochada. Incluso las preguntas que se hacen en el debate son para que la encuesta dé ciento por ciento de acuerdo. Es un atentado a la inteligencia de los otros.

–¿Qué plantea el documento del ARI?

–Pienso que están en crisis tanto el concepto de Estado Nación como el de ciudadanía, porque ahora tenemos parias circulando por el mundo (migrantes), como la jerarquía del saber científico tecnológico como único saber. También está en crisis el concepto liberal productivista y hay que discutir el ambientalismo. En la humanidad que viene después de tanto dolor como se está viviendo en Medio Oriente, vamos a repúblicas continentales no soberanas, a la construcción de ciudadanías mundiales vinculadas más a un contrato común de la humanidad, a una ciudadanía ligada al Estado Nación y a una concepción ambiental, y a un sujeto que debe reconquistar su tiempo. La nueva educación debe tender a este porvenir y todas las categorías de la educación pasada deben servir a esta utopía. Es como decir: diseñemos la educación para 2050.

Reportaje: W. P.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.