Imprimir|Regresar a la nota
El país|Martes, 4 de marzo de 2008
Sube el clima de tensión tras las reacciones de Ecuador y Venezuela

En Colombia temen que haya guerra

En las zonas de la frontera los habitantes se sentían aterrados. Caracas envió tanques y aviones de guerra y Quito rompió relaciones.

Por Katalina Vásquez Guzmán
desde Medellín
/fotos/20080304/subnotas/na04fo01.jpg
Las fuerzas ecuatorianas observan en Angostura el lugar donde se destruyó el campamento de las FARC.

Pese a que no hay señales visibles de una guerra pronta, ni tanques de guerra ni aviones de bombardeo desplegados en Colombia, el clima de tensión sigue subiendo. En las ciudades capitales hay temor por una posible confrontación bélica entre este país y Venezuela y Ecuador. Pero el terror se expande en su mayoría en las zonas fronterizas. En áreas urbanas y rurales del Sur y el Occidente muchos ciudadanos decidieron viajar al interior del país.

Venezuela envió tanques y aviones de guerra a la frontera, al tiempo que cerró la embajada en la capital colombiana, expulsó al embajador de Colombia en ese país, Fernando Marín, y a todo el cuerpo diplomático colombiano que venía trabajando en Caracas. En la asamblea venezolana aplaudieron la decisión.

Colombia, por su parte, anunció que no moverá tropas, pero pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) una misión de acompañamiento técnico para verificar la autenticidad de los documentos encontrados durante los operativos del fin de semana, con los que denuncia que Venezuela tiene “una alianza armada con las FARC” y que Ecuador mantiene relaciones políticas con esa guerrilla.

Según el director de la policía, Oscar Naranjo, en cuatro computadoras incautadas en campamentos de las FARC, había documentación de alias Iván Márquez, del comando central de la guerrilla, en la que habla de “financiamiento de Venezuela a las FARC por 300 millones de dólares”. Que están acostumbrados a las mentiras del gobierno colombiano, respondió el ministro venezolano Ramón Rodríguez Chacín. Que si fuera cierto, el presidente Uribe ya no gobernaría, dijeron los chavistas.

A Ecuador, el general Naranjo denunció la noche del domingo por compartir una agenda política con las FARC, según documentos preliminares de la incautación militar. En uno de ellos, los rebeldes cuentan que “atendimos visita del ministro de Seguridad de Ecuador, Gustavo Larrea, en adelante Juan, quien a nombre del presidente Correa, trajo saludos para el camarada Manuel (Marulanda, jefe de las FARC)”. El hecho fue reconocido ayer por el mismo Larrea (ver aparte). En otro comunicado, aseguró Naranjo, el asesinado Raúl Reyes relata los resultados de una supuesta reunión con un emisario del presidente Rafael Correa, quien “solicita conversar personalmente con el secretariado en Quito, ofrece garantías y transporte desde la frontera hasta el lugar de encuentro”.

El gobierno de Alvaro Uribe anunció que denunciará ante a la OEA y la ONU el “apoyo que los gobiernos de ambos países les brindan a las FARC”, según un comunicado de Casa de Nariño de la mañana de ayer, donde declara que esos acuerdos “violan la normatividad internacional en su prohibición a los países de albergar terroristas”. En la tarde, Ecuador reaccionó anunciando que rompía relaciones diplomáticas con Colombia. “El gobierno ecuatoriano rechaza enérgicamente estas acusaciones (...) que constituyen un deliberado intento para desviar la atención del hecho de violar la soberanía nacional ecuatoriana”, dice la comunicación que recibió Bogotá.

La OEA tendrá un encuentro hoy, a las 2.30 de la tarde hora colombiana, para discutir la crisis entre los países, informó el secretario José Miguel Insulza. Mientras tanto, Rafael Correa visitará Venezuela para hablar con Hugo Chávez sobre el tema, después de haber cancelado un viaje a Cuba. Correa rechazó las disculpas de la Cancillería colombiana por el hecho que desató la crisis de hoy. “Fue indispensable que las tropas colombianas ingresaran a territorio ecuatoriano para registrar el sitio desde donde recibieron disparos y al cual atacaron”, había explicado el canciller colombiano, Fernando Araújo.

Las agresiones múltiples entre los gobiernos y el rompimiento de relaciones con Ecuador, además de las consecuencias económicas, hacen pensar que éste es el conflicto internacional más grave que viven los colombianos en el último siglo. Aún no se ven salidas ni propuestas para solucionar la crisis. Y la discusión por la lucha contra el terrorismo, que es la bandera de Uribe para atacar campamentos de la guerrilla en otros países como e Ecuador, es vista por otros países como un agache de cabeza ante la campaña imperialista de Estados Unidos que lleva ese mismo lema por algunas de las guerras más históricas del mundo. La Casa Blanca dijo, a través de su embajador en Colombia, que apoya a este país.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.