Imprimir|Regresar a la nota
El país|Viernes, 3 de octubre de 2008
LAS NUEVAS AMENAZAS

El descargo de Godoy

Por Werner Pertot

“No podría decir quién ordenó esto”, “no sé quién pudo ordenar esto”, “no sé quién ordenó esto”, fueron algunas de las conjugaciones de la misma frase con la que se defendió el almirante Jorge Godoy en su indagatoria, a la que tuvo acceso PáginaI12. El jefe de la Armada no hizo solamente un discurso político ante el juez Hugo Sastre, sino que defendió el concepto de “amenazas asimétricas” por el que está imputado y dio una versión de la seguridad muy al tono con la doctrina del Pentágono.

Ante Su Señoría, Godoy recordó su discurso de autocrítica del 3 de marzo de 2004 y mencionó que había organizado charlas con los premios Nobel de la Paz Rigoberta Menchú y Adolfo Pérez Esquivel. Sin embargo, a la hora de referirse a los permanentes golpes de Estado en la Argentina durante el siglo XX, fue un tanto elíptico: “La Armada tuvo un papel protagónico en el período muy importante del siglo XX. Ese papel importante que tuvo la Armada en el pasado, en algunas ocasiones, empalideció el prestigio y la confianza que debe brindar a la sociedad”, consideró Godoy.

El almirante defendió el concepto de “amenazas asimétricas” que aparece en el Plan de Inteligencia que firmó y por el que está imputado. “Las instituciones armadas deben brindar seguridad a la sociedad”, señaló el jefe de la Armada y se despachó con una definición bastante abarcativa: “Un país es afectado en su seguridad cuando hay exclusión social, cuando hay pobreza, enfermedades, delincuencia, corrupción, narcotráfico, tráfico de armas. Ahora, no todas estas cuestiones tienen que ver con la Defensa. Una afectación de la seguridad también son las nuevas amenazas, que son equivalentes a las amenazas asimétricas: el narcotráfico, el terrorismo, el contrabando de tecnologías sensitivas, etc.”, remarcó.

El fiscal Fernando Gelvez le preguntó si los seguimientos a árabes que aparecen en la causa entra dentro de ese concepto. “Yo no voy a emitir una opinión en ese sentido”, contestó Godoy, que asegura que el decreto de la dictadura que figuraba en el plan que firmó “se colocó por error material”. Godoy dijo no conocer una lista de grupos “contraindicados” por la Marina, que incluye a la CIDH y a los Testigos de Jehová. El subjefe de la Armada, Benito Rótolo, en cambio, dijo que ese listado no corría más. Relató que permitió la entrada a los familiares de los fusilados en la masacre de Trelew en 2005. Lo que no contó es que la inteligencia de la Armada hizo un parte detallando cada movimiento de los familiares dentro de la base, como figura en la causa.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.