Imprimir|Regresar a la nota
El país|Viernes, 26 de junio de 2009

Matanceras

- El gigante invertebrado. Como en cada acto importante del kirchnerismo, el escenario tuvo dos plateas a cada lado: a la derecha se ubicaron los intendentes y funcionarios de la Gobernación. A la izquierda ministros, diputados, fuerzas aliadas, movimientos sociales, gremialistas. Allí también se lo pudo ver al candidato Carlos Heller. La heterogeneidad de la coalición oficialista se comprobaba al repasar nombres: en las gradas convivían Aníbal Fernández (Interior), Ariel Basteiro, el intelectual Ricardo Forster (Carta Abierta), la titular del Banco Nación Mercedes Marcó del Pont, el ministro Juan Carlos Tedesco (Educación), el canciller Jorge Taiana, los dirigentes Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Luis D’Elía (Central de Movimientos Populares), el secretario general del Partido Comunista Patricio Echegaray, Andrés Larroque (La Cámpora), Quito Aragón (FB 19 de Diciembre), la ministra Débora Giorgi, el director de la Anses, Amado Boudou; el diputado Juan Carlos Dante Gullo, el secretario general de la gobernación José “Pepe” Scioli... y la lista seguía.

- Bonaerenses y bonaerensas. El error fue festejado con sonrisas por el intendente Fernando Espinoza y el vicegobernador Alberto Balestrini. También por la propia Cristina Fernández, que no pudo evitar sonreír. Cuando Kirchner comenzaba a despedirse, en el tramo final de su discurso, se dirigió a “los bonaerenses y las bonaerensas” para pedirles su apoyo. La gaffe del santacruceño hizo recordar las bromas que le dedican a la Presidenta en “Gran Cuñado” por su insistencia en corregir las discriminaciones de género que están implícitas en el lenguaje cotidiano.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.