Imprimir|Regresar a la nota
Psicología|Jueves, 15 de julio de 2010

Juego con padre insepulto

Por Daniel Paola *

Un joven de 18 años consultó, previa entrevista de su madre con el analista. Jugaba todo el día un videojuego denominado DotA, sin discriminar horarios, por completo tomado en campeonatos que, por ser internacionales, producían efectos en el sueño y generaban además diversos desórdenes. Había abandonado el colegio y siempre pedía favores. En esta oportunidad había enviado a su madre como avanzada, para saber si el analista era confiable. Esto, desde mi opinión, equivalía a saber si habría prohibiciones. Con lo cual, lo primero que le hice saber a través de ella es que no las habría de ningún tipo.

Su padre había muerto hacía poco tiempo y de eso habló cuando vino a consulta. El lo había visto poco porque estaba separado de su madre. Lo amaba profundamente. Pero del duelo no había nada. Su retardo virtual impedía cualquier conexión que no fuera el juego DotA, que continuaba al extremo de no haber concurrido al sepelio. El detenimiento en cierta virtualidad es la pieza clave para orientar cualquier análisis, sólo que, en este caso, el duelo que no podía producirse era más impactante que otros.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.