Imprimir|Regresar a la nota
Sociedad|Viernes, 14 de noviembre de 2008
EL DUEÑO DE LA MANSION DE GENERAL RODRIGUEZ VIAJO 56 VECES AL EXTERIOR PESE A UNA PROHIBICION

Plan millaje en la ruta de la efedrina

La Justicia había vetado la salida al exterior a Hernán De Carli, entre 2000 y 2003. Pero PáginaI12 accedió a documentos que prueban que en los últimos ocho años salió 56 veces al exterior. Su abogado dice que De Carli volverá al país para declarar.

Por Emilio Ruchansky

Hernán Rodolfo De Carli es el hombre que más millas ha sumado en la extensa investigación de la “ruta de la efedrina”. Luego de que el martes pasado allanaran su lujosa mansión en General Rodríguez, donde se presume que podrían haber estado secuestrados los tres jóvenes empresarios asesinados, PáginaI12 accedió a documentos que prueban que De Carli realizó 56 viajes al exterior en los últimos ocho años. Su destino predilecto es Estados Unidos, principal destino comercial de la efedrina que compraban los narcos mexicanos en Buenos Aires y país en el que se encuentra De Carli desde el 25 de octubre pasado. Ayer, su abogado, Gustavo Hechen, aseguró que volverá a la Argentina a más tardar el lunes para declarar ante el juez federal Federico Faggionatto Márquez.

Según fuentes de la investigación, De Carli tiene visa para ingresar a Estados Unidos y Green Card para quedarse cuanto tiempo desee. En el consulado norteamericano se preguntaban ayer si tramitó ambos documentos legalmente, ya que en su mansión encontraron credenciales truchas de la DEA y una patente de fantasía de la SWAT, dos agencias encargadas que perseguir narcotraficantes, dentro y fuera de Estados Unidos. A este empresario, que supuestamente se dedica al negocio de las cortadoras de césped, el Juzgado Comercial 17 de Capital Federal le prohibió salir del país entre diciembre de 2000 y julio de 2003 por un expediente de Quiebra.

El facsímil demuestra las salidas de De Carli, desde Argentina hacia Estados Unidos.

Sin embargo, De Carli siguió viajando por el interior del país y a partir del 2003, además de visitar su casa de Miami en Bal Harbor (valuada en casi cinco millones de dólares), anduvo por Uruguay, Brasil, Chile, Perú y España. Ninguno de sus familiares supo explicar acabadamente cómo consiguió tanto dinero. La Justicia tiene indicios de que trataba con los supuestos capos narcos mexicanos detenidos e investigados en la causa del laboratorio de metanfetamina en Ingeniero Maschwitz (Jesús Martínez Espinosa y Rodrigo Iturbe). De no probar esta conexión, este hombre de 38 años tendría que aclarar cómo consiguió su fortuna y por qué tenía armas de guerra en su mansión de General Rodríguez.

Mientras los investigadores aguardan que regrese al país, ayer fueron liberados sus padres, su hermano y una amiga, quienes se encontraban entre los siete detenidos luego del allanamiento de su mansión argentina. “Fueron traídos al juzgado y se decidió tomarles indagatoria como imputados por acopio de armas. Ellos declararon, dieron explicaciones del caso y se demostró su falta de intencionalidad, por lo que fueron liberados”, explicó Hetchen. Según el defensor, algunas de las armas que había en la mansión –cerca de 10, entre pistolas, rifles y escopetas– son parte de una herencia familiar y el resto pertenecen a Marcelo, el hermano de De Carli.

Los otros tres imputados no la tienen tan fácil y anoche continuaban siendo indagados por el juez Faggionatto Márquez, quien también hizo un careo entre el padre del actor Mariano Martínez y el mexicano Iturbe. Se trata de Miguel Angel Lombardi, quien trabajaba en el servicio penitenciario y sería el guardaespaldas de De Carli; el jefe de calle de la seccional primera de ese distrito, teniente primero Darío Atrio y la funcionaria comunal de General Rodríguez, Cristina Otero.

Alguno de ellos podría quedar procesado porque, según un testigo de identidad reservada, ubicó a uno de los ahora detenidos en la escena del triple crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, hallados muertos a tiros el 13 de agosto pasado. Entre el armamento encontrado el martes hay pistolas calibre 40 y 9 milímetros, similares a las utilizadas para fusilar a los tres empresarios. El abogado de las viudas de las víctimas, Miguel Angel Pierri, estimó que antes de morir, los tres estuvieron en esa mansión “cerrando un negocio” y sospecha que pudieron haber sido secuestrados en esa mansión del barrio Los Tilos, cercana al lugar donde aparecieron los cadáveres.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.