Imprimir|Regresar a la nota
Sociedad|Martes, 12 de enero de 2016
Ciento doce familias evacuadas en Chaco; alerta por crecida del Paraná

Entre El Niño y el río bravo

En Chaco, la crecida del río Paraguay superó las defensas de Puerto Bermejo, donde hay 112 familias evacuadas. En tanto, las aguas del Paraná encendieron los alertas en Victoria, Zárate y Campana, donde se preparan “para lo peor”.

/fotos/20160112/notas/na15fo01.jpg
En Victoria, algunos sectores del puerto quedaron desbordados ayer por la tarde.

Mientras el río Uruguay continúa su descenso paulatino, el Paraná sigue creciendo y complica la situación en la localidad entrerriana de Victoria, cuyo puerto se encuentra “cubierto de agua en una zona” y en donde hay más de un centenar de personas damnificadas. La Prefectura Naval informó que se esperan “más precipitaciones en la cuenca norte y nuevos desbordes de agua en Corrientes”. Esto puso en alerta a la provincia de Buenos Aires, en particular los municipios de Zárate y Campana. En Chaco cedieron las defensas contra el río Paraguay en Puerto Bermejo y 112 familias tuvieron que ser evacuadas. Por el fenómeno de El Niño, fue prorrogada la emergencia hidrometeorológica, que podría generar nuevas crecidas en marzo.

El desborde de los ríos que provocó inundaciones en las últimas semanas en distintas provincias de la Mesopotamia y el Nordeste argentinos sigue causando inconvenientes en poblaciones ribereñas.

A diferencia de lo que sucede en el resto de los puertos de la costa oeste entrerriana, donde el río Uruguay se mantiene estacionario, Victoria continúa sufriendo la crecida del Paraná, que ayer por la tarde marcó 6,44 metros de altura y tendía a incrementarse. Desde la Prefectura local informaron que luego de una fuerte crecida registrada el último viernes, el río “comenzó a desbordar en algunos sectores del puerto”, y durante el fin de semana estuvo muy cerca de “superar el piso de las dársenas y alcanzar la oficina” de la delegación de la fuerza.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, recorrió las zonas afectadas junto al intendente local, Domingo Maiocco, y los ministros de Gobierno, Mauro Urribarri; de Desarrollo Social, Laura Stratta, y de Salud, Ariel De la Rosa. Bordet resaltó que las familias evacuadas “tienen toda la contención sociosanitaria adecuada, en el marco de un trabajo articulado”, y destacó su compromiso “para hacerlo también en otras etapas que vienen, por ejemplo cuando haya que retornar a los hogares, para lo cual se necesita esfuerzo logístico”. Por su parte, el intendente Maiocco señaló que “hay que pensar que estos fenómenos que tienen que ver con el cambio climático lamentablemente se van a repetir con mayor frecuencia; eso obliga a pensar una política en el mediano y largo plazo”.

En tanto, las defensas de protección contra las aguas del río Paraguay que protegen al Pueblo Viejo en la localidad chaqueña de Puerto Bermejo cedieron en la madrugada de ayer, por lo que 112 familias debieron ser albergadas en diferentes escuelas y salones comunitarios. “La situación es delicada y preocupante”, señaló el intendente Isaac Velozo. Por su parte,

Francisco Zisuela, presidente del Servicio de Alerta Hidrometeorológico de la Administración Provincial del Agua del Chaco, estimó que en marzo podría registrarse un nuevo pico del Paraná que supere los 7,50 metros y detalló que el fenómeno del Niño se mantendrá hasta el otoño 2016, para desaparecer o neutralizarse hacia el invierno del Hemisferio Sur.

En la provincia de Buenos Aires, el comportamiento de las aguas en el río Paraná también experimentó un crecimiento en su cauce que podría afectar a Zárate y Campana, por lo que el director bonaerense de Defensa Civil, Luciano Timerman, se entrevistó con autoridades y funcionarios de esos distritos ubicados a la vera del Paraná para interiorizarse acerca de “cómo están preparados y qué les hace falta”, ya que la semana pasada hubo una sudestada. Hay que “estar preparados para lo peor”, aseguró. Del encuentro participaron representantes de las áreas de Salud, Seguridad, Desarrollo Económico y Desarrollo Humano, junto con Bomberos Voluntarios, Cruz Roja y Policía Bonaerense. Mientras el director de Defensa Civil de Zárate, Claudio García, adelantó que “el Paraná tendrá durante enero y febrero valores más altos que los normales”, Timerman remarcó que “Zárate es un municipio que está preparado para poder llevar adelante este tipo de situaciones de manera favorable”. Durante el fin de semana se repartieron en los barrios ubicados cerca del río y en la zona de islas folletos con indicaciones sobre cómo actuar en caso de inundación, y la Subsecretaría de Desarrollo Territorial bonaerense llevó agua mineral y asistió a las familias radicadas en zonas de islas junto con la Prefectura Naval.

En tanto, en Campana, el intendente Sebastián Abella también se reunió con representantes de Bomberos Voluntarios, Gendarmería y funcionarios de distintas áreas vitales del municipio para analizar la situación. “Ante todo queremos llevar tranquilidad a la gente. Estamos tomando medidas de prevención para afrontar cualquier contingencia que pueda afectar a Campana”, dijo el secretario de Prevención Ciudadana, Abel Milano, al finalizar el encuentro.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.