Imprimir|Regresar a la nota
Sociedad|Jueves, 21 de junio de 2007

La pesadilla del chico que pasó cuatro años preso y era inocente

En 2003 lo acusaron del homicidio de una anciana. El lunes, los cinco testigos que lo habían acusado dijeron que habían firmado una declaración falsa, por presión de la policía. Fue absuelto.

Por Carlos Rodríguez
/fotos/20070621/notas/NA12FO01.JPG
Elio Macedo pasó preso cuatro de sus 24 años por una causa que le inventaron policías de Merlo.

A los 20 años, Elio Macedo trabajaba como albañil y vivía con su madre y sus abuelos, en una casa humilde del barrio Parque San Martín, en Merlo, provincia de Buenos Aires. El 21 de mayo de 2003 fue detenido, acusado de ser el responsable del asesinato, durante un robo, de María Dolores Ares, de 95 años, quien había sido atacada por dos jóvenes que entraron en su domicilio, a diez cuadras del lugar donde Macedo vivía con su familia. El lunes, después de estar cuatro años preso sin que nadie creyera en su inocencia, Macedo fue dejado en libertad por el Tribunal Oral 2 de Morón. Los cinco testigos clave del juicio, que supuestamente acusaban a Macedo, dijeron en forma coincidente que nunca lo habían visto salir de la casa de la abuela asesinada. Ninguno pasó siquiera por la escena del crimen, el 28 de enero de 2003. Todos afirmaron que los instructores policiales de la seccional tercera de Merlo los obligaron a firmar una declaración falsa que ni siquiera pudieron leer. “Cuando me llevaron preso nadie me creyó y encima la policía me mató a palos.” Macedo está saliendo de la pesadilla. El tribunal que lo absolvió ordenó ahora que se investigue a los tres policías que “armaron” la causa en su contra. Por el mismo caso también fue absuelto Eduardo Tanga Paiva, que ni siquiera conocía a Macedo y también estuvo cuatro años preso, acusado falsamente.

Macedo no tenía antecedentes penales. “Jamás había pisado una seccional por ninguna razón”, le dijo ayer a Página/12, un día después de haber recuperado su libertad. Primero estuvo preso en la seccional tercera de Merlo y luego pasó por las cárceles bonaerenses de General Alvear y Junín. En la etapa de instrucción, la causa fue llevada por el juez de Garantías de Morón Alberto Meade. La acusación en contra del joven fue formulada por la fiscal Daniela Barrozo. Los dos funcionarios creyeron en la versión policial y al joven Macedo lo tuvieron cuatro años detenido, con prisión preventiva, por el delito de “homicidio agravado y robo”.

“Cuando yo presté declaración (ante el juez y la fiscal de primera instancia) nadie me creyó una palabra. Los testigos dijeron que me habían visto salir de la casa del barrio Parque San Martín (sobre la calle Remedios de Escalada), llevando alguno de los elementos que habían sido robados”, relató el joven que estuvo preso siendo inocente. Según lo publicado por el diario Clarín, del 30 de enero de 2003, de la casa se habían llevado una radio, una cortadora de césped y un ventilador. A la mujer la encontraron muerta “tirada en la cama, estrangulada y con las manos atadas”. Por el mismo caso también fue preso, acusado falsamente, Eduardo Tanga Paiva. Aunque vivían en la misma zona, Macedo y su supuesto cómplice ni siquiera se conocían hasta ese mes de mayo de 2003.

El lunes pasado se vieron por última vez, después de estar cuatro años y un mes presos cada uno. “Cuando empezó el juicio, el primer día, los cinco testigos se quebraron ante los jueces y dijeron que la policía los había amenazado para que firmaran una declaración que ni siquiera habían leído”, le dijo Macedo a este diario. “Es increíble lo que pasó, porque al principio todos me reconocían a mí, con nombre y apellido”, como supuesto coautor de robo seguido de muerte. “En el juicio oral los testigos dijeron lo mismo: ‘Yo no vi a nadie. A estas personas no las conozco. La policía me presionó y me tuvieron seis horas diciéndome que si no lo acusaba a Macedo, me iban a dejar preso a mí’”.

Los datos sobre el desarrollo de la audiencia los aportó el abogado Hugo López Carribero, defensor de Macedo, en cuyo estudio de San Justo se hicieron las entrevistas con la prensa. “Uno de los testigos tenía 13 años al momento de ocurrido el hecho. Ya cumplió los 18. Les dijo a los jueces que él no vio nada, que le hicieron firmar una declaración. Es increíble lo que pasó en este juicio. Yo estaba pensando en la posibilidad de que a mi cliente le dieran cadena perpetua y lo declararon inocente el primer día de debate. Es increíble. Todo era falso”, insistió López Carribero. “Hay que tener en cuenta que era un crimen atroz, porque a la abuelita la ataron con los cables de una plancha y la asfixiaron con una almohada”, detalló el abogado.

El sumario policial fue confeccionado por los policías Fabián Gramajo, Alberto Santillán y un suboficial de apellido Nievas. Todos eran de la comisaría tercera de Merlo. “No hay ningún elemento que nos diga que los policías quisieron perjudicar a mi cliente por alguna cuestión personal. Fue una víctima casual, un chivo expiatorio, una causa ‘armada’ como tantas otras”, puntualizó López Carribero. En los primeros meses de 2003, varios asesinatos de ancianos en ocasión de robo preocupaban a las policías Bonaerense y Federal. “Había que detener a alguien”, sostuvo Macedo, cuya situación cambió en forma brusca, al punto de que el lunes hubo fiesta en la casa de la calle Koch, casi esquina Lainez, donde el joven vive con su familia. Ahora, los tres policías pueden ser acusados por los delitos de “coacción, amenazas, falsedad ideológica de documento público e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

En el juicio, ante la declinación de los testigos de cargo, el fiscal Bernardo Kiper pidió la absolución de los dos imputados y el tribunal integrado por Aníbal Termite, Susana Ragonese y Osvaldo Cedarri ordenó la inmediata libertad de los detenidos. Al margen de la causa contra los tres policías, Macedo promoverá una acción civil contra el Estado, por daños y perjuicios. “Fue muy feo lo que me pasó, pero lo que puedo rescatar es que en la cárcel pude terminar la primaria, aprender carpintería y mejorar mis conocimientos sobre albañilería”, afirmó Macedo. Ahora se propone “hacer el secundario y buscar una compañera para armar una familia”.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.