Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 4 de mayo de 2008
logo cash
Finanzas > Proyecto de banca de desarrollo para sectores sensibles de la economia

Promesa de créditos

Brasil tiene el Banco Nacional de Desarrollo, que es la envidia de los empresarios locales. A una escala muchísimo más pequeña, este año nacerá una entidad oficial basada

Por Pablo Simian
/fotos/cash/20080504/notas_c/finanzas.jpg
El nuevo banco de desarrollo prestará al 8 por ciento anual a un plazo de 15 años.

El Gobierno proyecta poner en funcionamiento antes de fin de año un esquema de banca de desarrollo. Prevé la creación de una nueva entidad sobre la base del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), que operará en sociedad con bancos privados para otorgar préstamos a diez años con una tasa de interés subsidiada, que se estima por debajo del 8 por ciento anual. Además, se estiman plazos de hasta 15 años. Las condiciones serán sustancialmente más favorables que las ofrecidas en la actualidad.

El titular del BICE, el ex ministro de Economía Miguel Peirano, será el encargado de ese proyecto. Su obsesión es no repetir el fracaso del Banco Nacional de Desarrollo (Banade, 1970-1993), una experiencia que en lugar de promover la inversión productiva terminó llenando los bolsillos de unos pocos privilegiados cercanos al poder que se alzaron con una cartera de créditos que jamás devolvieron y sentenciaron la liquidación de la entidad debido a las débiles garantías que respaldaron los desembolsos. Por ese motivo, Peirano piensa que el futuro banco de desarrollo sólo debe aportar la mitad de los fondos que involucren los proyectos financiados y que la otra mitad provenga del BID o el Banco Mundial, con la idea de que las auditorías de esos organismos internacionales logren disipar el riesgo de una gestión basada en los favores políticos.

Con un capital inicial de 2500 millones de dólares, que surgirán de sumar al patrimonio del BICE un crédito del BID e inversiones de las AFJP, el Estado tendrá una herramienta estratégica para planificar el desarrollo de sectores sensibles de la economía. Además, los funcionarios que lo impulsan sostienen que por su rol de financista principal de las empresas, el Gobierno fortalecerá su posición negociadora en temas delicados como la conformación de precios o las condiciones laborales.

Con una escala mucho menor, el proyecto se inspira en el modelo brasileño. En 1952 Brasil fundó el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), una empresa pública federal que también tiene por objetivo financiar a largo plazo los emprendimientos que contribuyan al desarrollo del país. Se estima que en 2008 sus desembolsos podrían superar los 47.000 millones de dólares, lo que significa un 25 por ciento más que en 2007. Muchos analistas encuentran en el Bndes uno de los factores que explican la exitosa expansión industrial del país vecino. Con semejante disposición de fondos blandos, la asistencia no se limita únicamente al sector industrial, sino que también financia proyectos de agricultura, servicios y comercio de pequeñas, medianas y grandes empresas, e inversiones sociales dirigidas principalmente a salud y educación.

La creación de una banca de desarrollo local deberá lidiar, al menos en sus inicios, con el escepticismo generado por algunas buenas intenciones previas que todavía no lograron plasmarse en acciones concretas. Sin ir más lejos, si bien la constitución formal del Banco del Sur –que en su propuesta técnica original se denominó Banco de Desarrollo del Mercosur–- fue anunciada oficialmente en diciembre del año pasado, hasta el momento no mutó en avances palpables, aun a pesar de las reuniones ministeriales que regularmente organizan los países miembros. Los 60 días que se preveía iban a transcurrir entre la firma del acta fundacional y la definición de los detalles operativos (entre ellos, el aporte de capital de cada uno de los siete estados participantes) se estiraron a más de 120 y recién en el último encuentro, realizado en Uruguay a fines del mes pasado, se acordó suscribir un capital de hasta 7000 millones de dólares: Argentina, Brasil y Venezuela aportarán en un plazo de 5 años unos 2000 millones cada uno, Ecuador y Uruguay tendrán 10 años para sumar 400 millones por país y Bolivia y Paraguay dispondrán del mismo plazo para cumplir con una exigencia de sólo 100 millones.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.