Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 14 de mayo de 2006
logo cash
EN LA PLAZA BURSATIL ESTAN ENTUSIASMADOS CON LA VENTA DE YPF

Seducción de petroacciones

El anuncio de Repsol de abrir el capital a la Bolsa de la filial argentina, YPF, ha excitado a los corredores, que estiman un movimiento millonario por la colocación de esas acciones.

Por Claudio Zlotnik
/fotos/cash/20060514/notas_c/ypf.jpg
Repsol informó la intención de vender de 15 al 20 por ciento de YPF en la Bolsa.

Los operadores ya se frotan las manos. El anuncio de Antonio Brufau de que venderá entre 15 y 20 por ciento de Repsol YPF ilusiona a los financistas. Creen que esa transacción devolverá parte del esplendor que la Bolsa fue perdiendo en los últimos diez años de la mano de las privatizaciones y de los sucesivos rescates de sus acciones que hicieron los grandes conglomerados internacionales. Todavía no está dicha la última palabra ni la manera en que se llevará a cabo semejante operación, pero en la city están a la expectativa de un negocio millonario.

Los dueños de Repsol YPF son partidarios de que la venta de acciones sea atomizada. A valores de mercado significaría una inyección de entre 10.000 y 12.000 millones de pesos, monto que seguramente se repartirá entre las plazas de Buenos Aires, Nueva York y Londres. Esa operación cambiaría el panorama del alicaído mercado local.

En la actualidad, la capitalización de los papeles que integran el MerVal trepa a 121.000 millones de pesos. El 70 por ciento está representado por Tenaris. Justamente, el papel del grupo Techint es la estrella de la plaza bursátil. Uno de cada dos pesos que se negocian en el recinto lo tienen como protagonista. En un segundo plano aparecen Petrobras, Macro Bansud, Acindar y Siderar. Entre estas cuatro y Tenaris concentran prácticamente toda la atención de los inversores, a pesar de que el panel MerVal está integrado por 11 papeles y hay otros 90 que pertenecen al “panel general”.

La reinserción de YPF en la plaza accionaria podría marcar un punto de inflexión en la progresiva debilidad de este mercado. Un proceso que se inició a comienzos de los años ‘90 con la ola de ventas de compañías y bancos argentinos a manos extranjeras. La nómina es extensa: Banco Río, a manos del grupo Santander; Terrabussi y Canale, en poder de Kraft Foods, y Bagley, de Danone, son algunos de los ejemplos de aquellos cambios.

Después, el proceso de privatizaciones, que también había prometido acercar papeles a los pequeños inversores, quedó a mitad de camino. En la actualidad, salvo el caso Telecom, cuyo paquete está repartido, el resto de las privatizadas cotizantes forman parte del exclusivo menú de las AFJP. Las transportadoras eléctricas y Metrogss están en esta lista. Otras, como Telefónica, directamente fueron rescatadas por sus respectivas casas matrices. La posibilidad de que Siderar pueda dejar de cotizar ahondaría esa tendencia, ya que el grupo Ternium, de Techint, y al cual están integrados los paquetes accionarios de la argentina Siderar, la venezolana Sidor y la mexicana Hilsa, comenzó a negociarse en Wall Street. Con este panorama puede entenderse la ilusión de los operadores. Es la primera vez en ocho años que tendrán la oportunidad de un negocio a lo grande.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.