Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 22 de abril de 2007
logo cash
Los balances de los bancos son mejores que en la decada del noventa

Como el Ave Fénix

La recuperación del sistema financiero es impresionante. Después de la extraordinaria crisis de 2001 ahora registran indicadores de rentabilidad y solvencia superiores a los contabilizados en el 1 a 1.

Por Claudio Zlotnik
/fotos/cash/20070422/notas_c/money.jpg
Los banqueros fueron los más entusiastas defensores de la convertibilidad e incluso alentaban la dolarización. Ahora, ganan como nunca.

El sistema financiero quizás haya sido el sector que más se aferró a la convertibilidad. En medio de la crisis, los banqueros ejercieron una fuerte presión para sostener ese modelo que finalmente colapsó. Cuando se acercaba el final, los financistas hicieron su última arremetida reclamando la dolarización. A poco más de cinco años de esa crisis, con un marco económico diferente, los bancos están pasando por una situación espectacular. Muestran balances más robustos, una cartera de mejor calidad y les cobran más caro a sus clientes que durante el 1 a 1. Y todo sin que hayan incrementado los préstamos.

Una comparación de la situación actual de los bancos privados con la que mostraban hace una década, cuando la convertibilidad gozaba de buena salud y la economía crecía, demuestra que las entidades financieras se equivocaban en defender el uno a uno. Los indicadores que miden la rentabilidad de los bancos dan mejor ahora que hace diez años. El ROA (resultado anual sobre activos) de las entidades financieras privadas era de 0,7 por ciento en 1997. Ahora se encuentra en 2,3. En el caso del ROE (resultado anual sobre el patrimonio), saltó del 6,3 al 15,7 por ciento. En 1997 se dieron los mejores resultados del período 1995-2001. Durante el 2006, el sistema financiero obtuvo una ganancia de 4510 millones de pesos, más que duplicando los 1800 millones del año anterior, y los propios financistas vaticinan un 2007 que superaría la marca del año pasado.

Buena parte de las utilidades se explican por las mayores comisiones que los bancos les están cobrando a sus clientes. Esos ingresos crecieron de 2554 a 4601 millones de pesos en los últimos doce meses. En relación con el activo también se nota la diferencia: pasaron de 2,9 al 3,4 por ciento.

El negocio de los bancos hoy es menos riesgoso que hace una década. En esos años, la cartera irregular de los préstamos a empresas e individuos alcanzaba al 8,5 por ciento del total. Ahora, el 3,5.

Ni ese menor riesgo empresario ni el crecimiento económico implicaron, por ahora, una mayor exposición de los bancos en términos crediticios. Están prestando menos que antes. En 1997, los créditos al sector privado eran de 46,7 por ciento sobre los activos, 9 puntos por encima que en la actualidad. Es cierto que en el último año se notó una fuerte expansión en el otorgamiento de créditos. En relación con el activo pasó del 31,4 al 37,8 por ciento. Pero ese crecimiento estuvo fomentado casi exclusivamente por las líneas al consumo. Ni los préstamos hipotecarios ni los destinados a las inversiones de las empresas registraron variaciones de relevancia. No puede argumentarse que, como ocurrió hacia el final de la convertibilidad, las entidades estén financiando al Estado. La exposición al sector público se encuentra en los mismos niveles que en 1997.

Si algunos se imaginaron cambios a partir del ingreso de capitalistas argentinos se equivocaron. Por ahora, el comportamiento de los grupos locales que ingresaron al negocio bancario después de la crisis no significó un cambio en el funcionamiento del mercado. El sistema financiero, al igual que en otras épocas, sigue concentrando su operatoria en los nichos más seguros y rentables. Y tan caros como siempre.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.