Imprimir|Regresar a la nota
Viernes, 7 de septiembre de 2012
logo espectaculos
DECUR ILUSTRA LA TAPA DE FIERRO QUE ENTREGA MA√ĎANA P√°gina/12

La realidad vista a ras del piso

El ilustrador y dibujante rosarino presenta personajes diminutos que al mirarlos parecen romper la perspectiva del mundo. Figuras que recuperan escenas de la infancia y empiezan conmoviendo, para terminar conmocionando al lector.

Por Lautaro Ortiz
Decur, una figura destacada en la Fierro, que empieza a festejar sus seis a√Īos de existencia.

Pescadores de perlas en islas misteriosas buscando un buda sagrado; un psicoanalista fumando hierbas arom√°ticas para lograr un puente espiritual; una plaga zombie sexual que ataca a un pueblo de provincias; un usurero que les chupa la sangre a sus deudores; un pez espada luchando por no terminar enlatado y, entre tanto, los militantes de Tacuara cometiendo un nuevo atentado pol√≠tico. Todas estas historias (diversas e incorrectas) y muchas m√°s, se mezclan en un picnic primaveral propuesto por la nueva edici√≥n de revista Fierro que ma√Īana llegar√° a los kioscos a trav√©s de este diario. Un picnic para animales lectores (tal como se ve en la portada) que en lugar de morder disfrutan de las aventuras de autores como Angel Fern√°ndez, Cachimba, El Ni√Īo Rodr√≠guez, Patricia Breccia, Diego Par√©s, Maicas-Sp√≥sito, Santell√°n-Mendoza y Ginevra-Satullo, entre otros. Es que la Fierro ya empez√≥ a festejar sus seis a√Īos de existencia, que se concretar√°n el octubre pr√≥ximo con una edici√≥n especial.

La previa a ese festejo se la llev√≥ Guillermo Decurgez (1981), m√°s conocido como Decur, quien realiz√≥ la portada de este mes. Este ilustrador y dibujante rosarino supo hacer ‚Äďa partir de las experiencias narrativas y gr√°ficas de Cachimba y de Liniers‚Äď un camino personal donde la realidad es vista siempre a ras del piso: personajes diminutos que al mirar rompen la perspectiva del mundo. De alg√ļn modo, Decur recupera gracias a la invenci√≥n de figuras peque√Īas (uno recuerda a C√°ndido L√≥pez) escenas de la infancia: esos instantes √ļnicos donde los ojos de un pibe miran a trav√©s de sus juguetes y desordenan el mundo. Cajones, cajitas de f√≥sforos, sombreros, insectos y escritorios llenos de objetos son el pa√≠s natal de sus aventuras, desde donde se parte de la emoci√≥n para alcanzar la conmoci√≥n del lector.

Con un √ļnico libro, titulado Merci! (Ediciones de la Flor), este rosarino impuso un sello en la gr√°fica local para llegar a ser la imagen de tapa de la revista dirigida por Juan Sasturain. Pero el camino para Decur no fue f√°cil: ‚ÄúA los 15 a√Īos trabajaba con mi viejo de casa en casa, arreglando ca√Īer√≠as, pintando, lijando, cavando y llevando baldes con portland (porla). Luego pas√© a cargar media reses en un frigor√≠fico y de ah√≠ a la f√°brica GM a colocar las puertas de los autos cada dos minutos. En 2008/9 termin√© atendiendo un c√≠ber (como empleado). Y en 2010 firm√© mi primer contrato con una editorial‚ÄĚ, dice Decur, anclado hace tiempo en Arroyo Seco para despu√©s preguntarse y contestar: ‚Äú¬ŅA qu√© reflexi√≥n llego? Simplemente a √©sta: hice las cosas con amor y me fue bien, tanto interior como exteriormente. No veo esto como otro trabajo m√°s, es m√°s bien algo espiritual. Ahora uso la cabeza para pensar y no para portar un casco‚ÄĚ.

Hoy Decur es ilustrador de las portadas de la revista Orsai y publica semanalmente una tira en el diario La Posta, de Arroyo Seco, y mientras termina algunos proyectos (un juego de mesa ilustrado titulado ‚ÄúEl Switcher‚ÄĚ, un libro para la editorial Espa√Īola Thule, una escultura de su personaje Mr. Mazap√°n junto al escultor Pablo S. Sapia y su pr√≥xima exposici√≥n, el 5 de octubre, en el Festival Vi√Īetas Sueltas y en la librer√≠a Musara√Īa) dialoga con P√°gina/12.

‚ÄďSu breve obra es como una suerte de puzzle del cual el lector va viendo cada tanto algunas piezas. ¬ŅEs as√≠ o detr√°s hay un plan m√°s general de su trabajo?

‚ÄďMe gusta mucho ese punto de vista que dec√≠s, yo siento que la persona que mira mis cosas est√° ante un escritorio lleno de cajones y que cada caj√≥n posee una pieza de un rompecabezas que qui√©n sabe si alg√ļn d√≠a terminar√° por completarse. Por el momento sigo pintando piezas, pero tambi√©n, sigo construyendo cajones... De alguna manera, esos cajones corresponden a una novela gr√°fica que estoy armando con gui√≥n propio. Una novela que s√© c√≥mo empieza pero no c√≥mo sigue... habr√° que seguir construyendo cajones, leer y pintar mucho.

‚ÄďEl concepto de arte na√Įf (aquella conmoci√≥n de la perspectiva que revelaron el aduanero Rousseau o C√°ndido L√≥pez, por ejemplo) ¬Ņle dio la posibilidad de volver a mirar la realidad?

‚ÄďTotalmente, creo que ese concepto de ‚Äúconmoci√≥n de perspectiva‚ÄĚ me volvi√≥ a dar esa libertad que estaba buscando. Solamente que vino m√°s por el lado de Salvador Dal√≠ que por el de los dos que mencion√°s. De chico uno dibuja lo que siente, sin necesidad de colocar puntos de fuga, √°ngulos, medidas y n√ļmeros. Lo que hice fue volver a atr√°s y ver que me hac√≠a bien y descubr√≠ que nada ten√≠a que ver con la perspectiva, sino con esas ganas de contar algo, por m√°s simple que fuera. Durante mucho tiempo pens√© que para poder hacer un libro o llegar a alg√ļn lado hab√≠a que dibujar bien. Despu√©s me di cuenta de que no se trata de dibujar bien, sino de que te haga bien lo que dibuj√°s. Esto que hago, perspectivas err√≥neas, puntos de fuga inexistentes y personajes con asimetr√≠a, me dio la felicidad que estaba buscando. Es un sentimiento muy lindo y no necesito la aprobaci√≥n de nadie para que me diga si est√° correcto o no, porque, ¬Ņqu√© es lo correcto? ¬ŅQui√©n lo decide?

‚Äď¬ŅC√≥mo fue hacer la tapa de Fierro?

‚ÄďEse dibujo lo pint√© en 2010, pero el boceto original lo hice en el c√≠ber donde trabajaba, en el 2009. Recuerdo haberme puesto a dibujar mientras mis amigos charlaban, mate de por medio. Lo hice sin intenci√≥n de nada, como cuando uno se pone a dibujar mientras habla por tel√©fono y despu√©s lo mira y dice; ‚Äú¬ŅQu√© es esto?‚ÄĚ; me result√≥ muy agradable y lo que me trasmit√≠a era compa√Īerismo, tranquilidad y disfrute del momento. Luego lo pas√© a pintura acr√≠lica y cobr√≥ vida. ¬°Jam√°s hubiese pensado d√≥nde iba a terminar!

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.