Imprimir|Regresar a la nota
Sábado, 28 de octubre de 2006
logo espectaculos
WALTER MALOSETTI PRESENTA “PALM”, SU NUEVO CD, EN NOTORIOUS

Cómo buscar la sencillez

Por Diego Fischerman
/fotos/espectaculos/20061028/notas_e/NA28FO02.JPG
Walter Malosetti toca hoy.

La frase podría parecer un lugar común. Sin embargo, en este caso, la idea de un largo sueño es exacta. Y se trata, además, del largo sueño de un guitarrista que no podía dormir y tocaba la guitarra. Walter Malosetti, entonces, un poco porque lo había soñado desde hacía tiempo y otro poco porque el sello MDR coincidió con ese deseo y se lo propuso, grabó un disco con su guitarra, a solas. PALM, que no se llama así por ninguna agenda sino que, como homenaje, lleva las iniciales de su hermano, Pedro Alfredo Lucas, luthier y también guitarrista, es el sexto disco de su carrera. “Uno siempre toca solo”, cuenta a Página/12. “Y cuando murió mi mujer, de golpe tenía mucho tiempo, al no tener que cuidarla, y no podía dormirme, así que tocaba la guitarra toda la noche. Así nació este disco.”

Además de prócer del jazz argentino, con una trayectoria que incluye el paso por Swing 39, aquel grupo en el que transitaba por el estilo del quinteto del Hot Club de Francia de Django Reinhardt y actuaciones con los más importantes músicos de jazz de varias generaciones, parte de su peso en la escena musical local tiene que ver con la escuela en la que durante años fue referente en el campo de la docencia de música de tradición popular. Ahora, la escuela acaba de ser reabierta (en Senillosa 449) y Malosetti se siente sumamente orgulloso. “Hay cosas, desde ya, que no pueden enseñarse. Paradójicamente, no se le puede enseñar a alguien a ser músico; a ser sensible, a escuchar, a tener algo para decir. Pero sí se pueden dar los elementos para que quienes tienen adentro eso tan difícil de transmitir lo puedan sacar afuera. Para que quienes son músicos de alma encuentren la mejor manera de serlo. Creo que puedo ser útil y que lo que se transmite no es sólo la técnica; también hay palabras, hay cosas que se le pueden decir a un chico que uno ve que tiene real interés y pasión por aprender, para guiarlo. A veces es más importante decirle ‘no toques’, ‘guardate algo’, ‘dejá que se oiga el silencio’, que enseñar a tocar. Hay que buscar la sencillez.”

Malosetti, que hoy a las 21.30 tocará en Notorious (Callao 966), junto a Eloy Michelini en batería y el contrabajista Ezequiel Dutil, cuenta que “elegir el repertorio que uno va a tocar no se trata sólo de quedarse con los temas que a uno más le gustan, sino con esos que siente que tiene una afinidad. En mi disco predominan los temas lentos, y tal vez sea porque es allí donde siento que tengo algo que quiero expresar. No sé, también los músicos que me gusta escuchar son los que eligen más lo que dejan de tocar que lo que tocan. Mi ídolo es Jim Hall y él jamás va a meter una escala veloz porque sí, sólo para lucirse o para demostrar que puede tocarlo. Todo es fino, tiene que ver con los matices, con el desarrollo de una idea. Ojo, hay músicos como John McLaughlin que tocan rapidísimo y son muy grandes artistas. A mí puede no gustarme demasiado lo que hacen, pero eso es sólo una cuestión de gustos. En casos como el de él la cantidad de notas y la velocidad son, directamente, parte del estilo. Ellos son eso”.

Y agrega: “Sé que muchos dicen lo mismo, pero lo importante es lo que hay para decir, no la técnica. Louis Armstrong no había estudiado música y era genial. B.B. King toca pocas notas y las toca de manera que a uno se le pone la piel de gallina. Y Pappo era maravilloso”.

En cuanto a su nuevo disco, Walter Malosetti dice: “Todavía no lo conozco. Yo soy lento para valorar mis propias cosas. Las acepto porque entiendo que me representan”.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.