Imprimir|Regresar a la nota
Martes, 13 de abril de 2010
logo espectaculos
Un debate sobre los modos de producci贸n en la industria argentina

Ese viejo tema de la financiaci贸n

Los directores Juan Villegas y Mariano Llin谩s calentaron el ambiente en una charla que debati贸 sobre la diferencia entre cine industrial y de autor, los sistemas implementados por el Incaa, la Ley del Cine y los posibles circuitos alternativos.

Por Facundo Garc铆a
/fotos/espectaculos/20100413/notas_e/baf3.jpg
鈥淨uiz谩s habr铆a que fomentar peque帽as salas con propuestas amplias, como ocurre con el teatro independiente.鈥

@La pol茅mica sobre la relaci贸n entre el cine y el Estado se actualiza todos los a帽os durante el Bafici. Publicaci贸n de libros y revistas, controversias en la web y charlas componen un corpus tan inabarcable por lo vasto como por lo diverso; por no hablar de los corrillos, los chismes y las internas subterr谩neas. Esta vez les toc贸 discutir el tema a Juan Villegas y Mariano Llin谩s, con Rafael Filippelli oficiando de coordinador. Tres realizadores que participan de una u otra forma en el festival y que se las han arreglado para cultivar vivencias propias sobre un asunto que tarde o temprano afiebra la conciencia de casi todo cineasta.

鈥淐ierto tipo de films no puede existir sin el Estado鈥, abri贸 cancha Filippelli. 鈥淟o que ocurre es que hoy las pel铆culas que m谩s se benefician con las ayudas oficiales son las menos jugadas, las que buscan el 茅xito de taquilla.鈥 El director denunci贸 que 鈥渆se mismo sistema deja abierta la posibilidad de montar un negocio alrededor de los subsidios. Se recibe un financiamiento p煤blico, se gasta menos de lo que se declara y el resto de la plata queda para los que armaron la operaci贸n. Incluso llegan a comprar facturas para poder presentar esos gastos inflados鈥, especific贸.

El panel fue un谩nime en el diagn贸stico: los fondos distribuidos por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) se estar铆an repartiendo por mecanismos cuestionables, a partir de 鈥渃omisiones que representan a las corporaciones involucradas鈥. Despojarse del grillete 鈥搃nsistieron鈥 no ser谩 sencillo. 鈥淎 mi criterio habr铆a dos formas de fomentar la actividad cinematogr谩fica siendo m谩s justos鈥, coment贸 Villegas. 鈥淯na ser铆a con un sistema universal, en donde todas las pel铆culas tengan alg煤n tipo de sost茅n, con tal de que cumplan con ciertos requisitos t茅cnicos. El obst谩culo es que presentar铆a los mismos inconvenientes que se plantearon recientemente con los planes sociales. As铆, el proyecto de Amalita Fortabat podr铆a recibir el mismo subsidio que el de un pibe que no tiene un mango. La otra posibilidad ser铆a adoptar un criterio extremadamente selectivo, donde se seleccionara a unas pocas iniciativas s贸lo por sus m茅ritos y se las fomentara con intensidad.鈥

Villegas, que en esta edici贸n del Bafici est谩 presentando Ocio junto a Alejandro Lingenti, subray贸 que de no mediar un golpe de tim贸n el l铆quido estatal continuar谩 apagando incendios 鈥渃on una discrecionalidad muy fuerte, por no hablar de arbitrariedad鈥. 鈥淵 esto no tiene que ver con tal o cual presidente del Incaa. La fuente del error est谩 en la misma Ley del Cine鈥, sigui贸 el artista. Por ende, el creador invit贸 a no quedarse presos de un solo recurso. Lo dec铆a con autoridad, porque m谩s de una vez ha trabajado por fuera de los circuitos obvios. 鈥淔recuentemente se piensa que estos v铆nculos se restringen al Instituto. Hay que salir de esa visi贸n. Hay otros estados 鈥搒in ir m谩s lejos, el Bafici est谩 manejado por la Ciudad de Buenos Aires鈥, y hay otros pa铆ses que tambi茅n dan asistencia y premios.鈥

En la grilla de opciones para financiarse tambi茅n figuran las coproducciones, el dinero de empresas privadas, los mecenazgos y los fondos cooperativos. En ese sentido, Llin谩s ten铆a mucho que opinar. Sea porque no le cuadraban los 谩mbitos de exposici贸n que ofrec铆a el Incaa o porque no quer铆a acotarse a sus exigencias, escribi贸 el gui贸n y dirigi贸 Historias extraordinarias, una obra que hizo mucho ruido y se financi贸 con los treinta mil d贸lares que aport贸 el canal I-Sat a condici贸n de adquirir los derechos internacionales y la posibilidad de difundirla por televisi贸n. Adem谩s, su productora Pampero ha ido alternando premios con acuerdos para conseguir un ritmo de rodaje m谩s que aceptable. 鈥淪in embargo, nada de eso implica que yo crea que el Estado no tiene que participar. En realidad, esta discusi贸n deber铆a empezar preguntando si hay una o dos especies de cine. 驴Existe eso que en un momento se llam贸 鈥榗ine de autor鈥 y ahora se clasifica como 鈥榗ine independiente鈥? Yo creo que s铆. Hay trabajos que se hacen pensando en ganar dinero y otros que persiguen otros objetivos鈥, sentenci贸 el orador. Desde su visi贸n, el chasco llega cuando desde los escritorios oficiales no se termina de interpretar esa dicotom铆a. 鈥淓l Incaa no pareciera contemplar la diferencia. Tiende a financiar a aquellas pel铆culas que tienen inclinaciones m谩s 鈥榠ndustriales鈥. No est谩 mal si lo que se quiere estimular es justamente eso, una industria que busca dinero. Ahora bien: si se est谩 pensando en colaborar con un cine diferente, est谩n errando el tiro.鈥

Dijo Villegas: 鈥淧or otra parte, supongo que cuando se habla de financiar una industria se piensa que en un momento ese sector de la econom铆a va a dejar de precisar ayuda y va a poder mantenerse solo. No da la impresi贸n de que est茅 operando as铆鈥. 鈥淵 es m谩s 鈥搕erci贸 Filippelli鈥, se dice que dadas las condiciones actuales para conseguir un subsidio, hoy no se podr铆a rodar Mundo Gr煤a. 隆Cu谩ntos 鈥楳undos Gr煤as鈥 nos estaremos perdiendo!鈥 Llin谩s no coincidi贸: 鈥淣o creo que sea as铆. Nos estaremos quedando sin 鈥楳undos Gr煤as鈥 hechas en f铆lmico, como exige el Instituto. Pero buenas cosas se siguen haciendo鈥, puntualiz贸.

El 煤ltimo tramo de la reuni贸n hizo foco en la distribuci贸n. En un clima de mutaci贸n catastr贸fica, los que la reman por el S茅ptimo Arte navegan mares inciertos. Seg煤n Villegas, 鈥渆s m谩s fruct铆fero que el Estado colabore en instancias de producci贸n. Cuando se mete con las cuotas de pantalla, por ejemplo, suele terminar homogeneizando la oferta. Si el due帽o de Cinemark se encuentra con que tiene que poner films argentinos en la mitad de sus salas, lo que hace es destinar cinco para Avatar y otras cinco para El secreto de sus ojos, expulsando del juego a opciones interesantes de cine europeo, asi谩tico y tambi茅n local鈥. Llin谩s empuj贸 m谩s all谩. 鈥淓stamos en una crisis del viejo modelo de exhibici贸n鈥, advirti贸. 鈥淵o soy director, y para serles sincero rara vez me meto en una sala. No creo que el Estado deba sostener un sistema gigante que se est谩 cayendo. Quiz谩s habr铆a que fomentar la existencia de muchas peque帽as salas con propuestas tremendamente amplias, m谩s o menos como ocurre con la movida de los teatros independientes porte帽os.鈥

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.