Imprimir|Regresar a la nota
Miércoles, 13 de diciembre de 2006
logo espectaculos
MIHANOVICH EN LOS ’60

El nacimiento del cool argentino

Un grupo de estrellas, entre ellos el Gato Barbieri, y dos discos legendarios y hasta ahora jamás reeditados.

Por Diego Fischerman
/fotos/espectaculos/20061213/notas_e/NA28FO09.JPG
Sergio Mihanovich grabĂł Los jĂłvenes viejos y BA Jazz entre el fin de 1961 y comienzos de 1962.

La historia del jazz, como otras historias, es un relato trazado a partir de documentos. Y en el jazz los documentos, es decir la escritura, son los discos. Aquello que no fue grabado –Buddy Bolden, las sesiones de Charlie Parker con Charlie Christian– pertenece al terreno de la leyenda. Pero hay otra categoría de mitos y son aquellos que se originan en discos grabados pero jamás reeditados. La Argentina tiene, para lo que es el mundo del jazz, una historia modesta. Pero también aquí hay mitos. Y, entre ellos, las grabaciones de Sergio Mihanovich entre 1961 y 1962, con el Gato Barbieri entre los integrantes del grupo, ocupan un lugar privilegiado.

Los discos fueron dos, publicados hace cuarenta y cinco años por RCA Victor y luego desaparecidos para siempre del catálogo. En uno, llamado BA Jazz by Sergio Mihanovich, el músico interpretaba con excepcional buen gusto, swing y dicción perfectos, standards como “Love in Vain” o “The Street Where You Live” –de la comedia My Fair Lady– y dos bellísimos temas propios, “Amor y decepción” y “Necesito alguien”. El otro, Los jóvenes viejos, era la banda de sonido compuesta para la película de Rodolfo Kuhn, tal vez el primer film generacional de una década en que la juventud –o por lo menos esa juventud de clase media más bien desencantada– empezó a ser una categoría social en sí misma. En ambos el grupo de músicos es extraordinario e incluye, además de a Mihanovich y el Gato Barbieri, a su hermano Rubén en trompeta, Oscar López Ruiz –que además fue el arreglador y productor musical– en guitarra eléctrica, su hermano Jorge en contrabajo, Osvaldo Pichi Mazzei en batería, Rubén López Furst en piano, Jorge Barone en flauta, Luis Casalla en trombón, Domingo Cura en tumbadora y Osvaldo Bissio en vibráfono. En BA Jazz se agregan, entre otros, Julio Darré en saxo barítono, un cuarteto de cuerdas integrado por Adolfo Handelman y Carlos Campanone en violines, Francisco Mollo en viola y José Bragato en cello y Francisco Mollo (h) en corno.

Que Los jóvenes viejos haya sido debatida en el 676, el mismo lugar en el que tocaba Astor Piazzolla –de cuyo grupo, por otra parte, formaría parte López Ruiz a partir de 1962–, es un dato acerca de ese aire de modernidad levemente teñido de existencialismo, donde el jazz –es decir cierto jazz elegante, con arreglos cuidados, donde el salvajismo siempre aparecía contrarrestado por cierta displicencia dandy– tenía un lugar protagónico. Aquellos dos LP (discos de lo que en ese entonces era larga duración) hoy caben en un CD y así los publicó Sony BMG en una edición meticulosa y de excelente sonido. Es, por supuesto, un documento. Pero, sobre todo, es música que merece ser oída.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.