Imprimir|Regresar a la nota
Viernes, 20 de octubre de 2006
logo las12
Internacionales

luchar por una, luchar por todas

Empez贸 a destacarse como dirigente cuando en Bolivia se permiti贸 a las mujeres tener actividad sindical. Cocalera y senadora, Leonida Zurita estuvo en Buenos Aires hablando sobre el cultivo de coca, que sostiene econ贸micamente a la mitad de la poblaci贸n rural boliviana.

Por Sandra Chaher
/fotos/las12/20061020/notas_12/zurita.jpg

Dirigente cocalera y senadora suplente del MAS 鈥攅l partido del presidente Evo Morales鈥, Leonida Zurita estuvo en Buenos Aires participando del II Foro Internacional de la Hoja de Coca, que se realiz贸 en la Facultad de Ciencias Econ贸micas de la Universidad de Buenos Aires. Aymara Falc贸n, artista pl谩stica argentina, integrante de la Comunidad Tiwantisuyu de Per煤, y responsable de la organizaci贸n del encuentro, explica: 鈥淪entimos que la mejor forma de quitar el manto de confusi贸n que cubre a nuestros pueblos de origen es presentar en este 鈥榤oderno Virreinato del R铆o de la Plata鈥 una semblanza de lo que fueron nuestros pueblos, su cultura y su medicina. Necesitamos recuperar nuestra memoria de modo de ejercer nuestros derechos, y necesitamos que la comunidad cient铆fica se interese en promover estudios bien fundamentados sobre las bondades medicinales y nutricionales de la hoja de coca... 驴Qu茅 mejor que Buenos Aires para todo eso?鈥.

Leonida fue invitada a participar de las mesas sobre 鈥淧ol铆tica y Coca鈥, y 鈥淢ujer y Coca鈥 en un momento en que ambos temas est谩n en el centro de la pol铆tica boliviana: la pol铆tica p煤blica del gobierno de Morales hacia la hoja de coca no es aceptada por Estados Unidos y los pa铆ses penalizadores, que desconf铆an de un desarrollo sustentable de este cultivo que no alimente el mercado de la fabricaci贸n de coca铆na. Por otra parte, el 50 por ciento del campesinado boliviano est谩 compuesto por mujeres y en este sector de la poblaci贸n boliviana radica el principal sost茅n del presidente Morales en tiempos dif铆ciles, en los que se habla de sabotaje y hasta golpe militar.

Hija, hermana, madre, sindicalista

鈥淢i madre migr贸 al Chapare y yo nac铆 ah铆 y vivo ah铆. Tengo mi chacra donde cultivo de todo. Tengo un 鈥榗ato鈥 de coca, son 40 cm por 40 cm que me dejan cuatro paquetes de 50 libras por temporada y con eso se sobrevive, pero despu茅s completamos con lo que sacamos de la yuca, el pl谩tano, el ma铆z y el man铆. Nosotros queremos industrializar coca en el Chapare y hay un proyecto del gobierno en marcha en este sentido: tendr铆amos dos plantas, que ser谩n cooperativas de campesinos, en las que se har谩n las esencias para productos gastron贸micos y medicinales, y con el descarte fabricaremos cartones, papeles y papel higi茅nico. Hay un proyecto similar para La Paz.鈥

驴C贸mo sostendr谩n este proceso en medio de la pol铆tica de erradicaci贸n y sustituci贸n de cultivos impulsada por Estados Unidos en la regi贸n?

鈥揂lgunos pa铆ses nos apoyan, como Venezuela y Cuba. Est谩 el Tratado de Comercio para los Pueblos, que integran esos dos pa铆ses y Bolivia, en el que se est谩 trabajando en este tema.

La biograf铆a de Leonida dice que es de origen quechua, que tiene 38 a帽os, dos hijos varones de 15 y 8 a帽os, y un marido afincado en la chacra del Chapare mientras ella pasa la mayor parte de su tiempo en La Paz desde que es miembro de la Direcci贸n Nacional del MAS.

鈥淵o me convert铆 en dirigente campesina cocalera en 1997. Hasta el 鈥94 no hab铆a dirigentas campesinas por estatuto. El rol de las mujeres era atender a sus maridos. Sucedi贸 que yo estuve metida en la actividad sindical desde muy chica porque un h谩bito en Bolivia es que las viudas de los dirigentes campesinos asuman alg煤n rol en el sindicato despu茅s de la muerte de sus esposos. Mi pap谩 falleci贸 cuando yo ten铆a dos a帽os y mi mam谩 empez贸 a ir a la sede a hacer lo que pod铆an hacer entonces las mujeres: barrer, cocinar en las fiestas patrias, servir a los dirigentes. Yo tuve que dejar el colegio en primer a帽o del secundario y me fui haciendo cargo de las responsabilidades de mi mam谩, pero no me gustaba. Adem谩s, ve铆a a mis hermanos, todos varones mayores que yo, que estaban casados y con sus mujeres embarazadas y las dejaban porque ten铆an que ir a resolver cuestiones de los sindicatos. Ahora entiendo que lo hac铆an para defender los derechos que nos correspond铆an.鈥

驴Y c贸mo reaccionaron tus hijos frente a tu propia militancia?

鈥揕os cuidan las abuelitas y el padre. Ellos viven en la escuela durante la semana y los fines de semana van a lo de las abuelas y ah铆 va mi marido a vernos porque yo tambi茅n paro en la casa de mi mam谩, no vivimos juntos con mi esposo. Pero el m谩s chiquito va detr谩s del pap谩. Al m谩s grande, en cambio, lo dej茅 solo por primera vez en el 鈥97, cuando empec茅 con la dirigencia. Me dijo que no hab铆a qui茅n le lavara la ropa ni le cocinara, y se angusti贸 mucho cuando en el 2002 me llevaron a la c谩rcel acusada de asesinato. Pero desde julio, en que retom茅 mi bachillerato, me estoy haciendo m谩s tiempo para 茅l.

El comentario sobre la detenci贸n en prisi贸n es hecho por Leonida en el mismo tono en que se refiere a todos los temas, una forma neutra en medio de un lenguaje mechado de regionalismos y con una modulaci贸n cerrada que a veces hace dif铆cil comprenderla. Lo relata como otras situaciones de su vida, incluso omitiendo, la primera vez que se refiere a lo sucedido, que como consecuencia de esa detenci贸n perdi贸 un embarazo de siete meses, una nena. Dos a帽os antes, en el 2000, hab铆a perdido otro embarazo de siete meses, tambi茅n mujer, 鈥減or renegar con las autoridades, no soy buena para eso鈥.

鈥淟os campesinos estaban bloqueando caminos en contra de la erradicaci贸n del cultivo de la hoja de coca y hubo un enfrentamiento con los militares. En ese revuelo a m铆 me acusaron de asesinar a dos militares, los Andrade. Pero yo no estaba esos d铆as en Bolivia, sino en Checoslovaquia. Ten铆a como prueba mi pasaporte, as铆 que al mes tuvieron que soltarme.鈥

Esa fue la primera pero no la 煤nica vez que Leonida estuvo en las noticias de los medios por ser acusada de delincuente y no por su lucha como dirigente campesina. En febrero del 2006, siendo ya senadora suplente por la regi贸n de Cochabamba, en Estados Unidos le revocaron la visa de ingreso, que ten铆a desde el 鈥98, y que deb铆a usar para asistir a un encuentro sobre las luchas sociales en Bolivia que se hac铆a en Miami. En la justificaci贸n de tal medida, el gobierno norteamericano dec铆a que era por creerse que podr铆a estar vinculada con 鈥渁ctividades terroristas o asociada con organizaciones terroristas o que podr铆a intentar involucrarse en actividades que pueden poner en peligro el bienestar y la seguridad de Estados Unidos鈥.

La larga marcha de las mujeres

鈥淓n los 鈥90 hubo muchas mujeres muertas en enfrentamientos en defensa de la hoja de coca. Evo nos empez贸 a decir que nos organiz谩ramos, y en el 鈥95 hicimos el primer congreso de campesinas cocaleras, s贸lo mujeres. El segundo fue en el 鈥97 y ah铆 yo entr茅 como dirigente. Ahora tenemos federaciones mixtas y aparte de mujeres y varones por separado. Las militantes somos m谩s del 50 por ciento, y ahora debe haber 500 mujeres dirigentes y unos 700 varones.鈥

Desde el 鈥97 Leonida particip贸 en la fundaci贸n de las seis federaciones de mujeres campesinas de su regi贸n, y hasta julio de este a帽o, cuando se dedic贸 de lleno a la actividad partidaria y al funcionariado, estuvo al frente de la Federaci贸n de Mujeres Campesinas del Tr贸pico y de la Coordinadora de Mujeres Campesinas del Tr贸pico.

驴En los encuentros de las federaciones de mujeres se hablan temas diferentes que en las de varones?

鈥揘o, son los mismos temas, pero todav铆a hacemos reuniones solas porque algunas temen debatir frente a los varones, entonces hay que darles fuerza. Avanzamos mucho desde el 鈥94 pero falta a煤n. Yo, por ejemplo, soy suplente en el Senado, y hay una sola senadora mujer en todo el pa铆s, y 20 diputadas entre 120 diputados. Hay todav铆a mucho machismo, tanto en la pol铆tica como entre los campesinos, y muchos recelos de los varones hacia las propuestas de las mujeres.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.