Imprimir|Regresar a la nota
Lunes, 15 de octubre de 2007
logo libero
LA MECANICA DE LA MAFIA DE LAS APUESTAS

C贸mo arreglar un partido de tenis con s贸lo 20 mil d贸lares

Buscan tenistas de ingresos medios o que est茅n complicados con deudas, especialmente si son de juego. A los top-ten ni se les acercan...

Por Juan Jose Mateo *
/fotos/libero/20071015/notas_l/BU06FO01.jpg
Rafael Nadal es favorito en el Master de Madrid, que arranca hoy en la capital espa帽ola.

Janko Tipsarevic es un lector compulsivo. El tenista fil贸sofo, lo llaman. Un tatuaje con firma de autor recorre su cuerpo. 鈥淟a belleza salvar谩 el mundo鈥, dijo Dostoievski. Dos palabras salen de su boca mientras aprieta el paso cada vez que un desconocido se le acerca y le ofrece 鈥渉acer un buen negocio鈥. 鈥溌or favor!鈥, contesta escandalizado Tipsarevic, un tenista bueno pero no buen铆simo, que gana dinero pero no much铆simo dinero. El objetivo perfecto de la mafia de las apuestas ilegales. Igual que Dmitri Tursunov, que la semana pasada admiti贸 que durante el Master de Madrid le hab铆an prometido dinero por dejarse ganar.

Lo mismo que el argentino Mart铆n Vasallo Arg眉ello, cuyo partido de agosto frente al ruso Nikolai Davydenko est谩 bajo sospecha: el ruso, n煤mero cuatro, se retir贸 lesionado cuando ganaba. Nadie pensaba que Vasallo pudiera vencerlo. Y, aun as铆, alguien apost贸 millones a esa posibilidad, usando una casa de apuestas por Internet... 隆cuando Davydenko ya hab铆a ganado el primer set! El tenis, dicen los cr铆ticos, est谩 cercado por la mafia.

鈥淗ay varios factores que controlan la cantidad de dinero que se le ofrece al jugador鈥, explica Michael Franzese, antiguo capo mafioso de la familia Colombo en Nueva York. 鈥淪i est谩 endeudado, puede limpiar esa deuda en un solo partido, o m谩s. Si no est谩 en esa situaci贸n, la mayor铆a de atletas universitarios estar铆an en 10.000 d贸lares. Ese era el m铆nimo que ofrec铆amos a un jugador. Parece ser una cifra atractiva. Por supuesto, el que hace la oferta conoce c贸mo es el jugador y sabe por adelantado qu茅 cifra captar谩 su atenci贸n. Un tenista con un ranking bajo morder铆a el anzuelo de los 20.000 d贸lares por un solo partido鈥, contin煤a. 鈥淭ocar a los grandes jugadores, a los grandes nombres, tiene muy poco sentido, a no ser que se hayan enterrado en deudas de juego. Si no est谩n endeudados, 驴cu谩l ser铆a su incentivo para arreglar un partido? Ganan suficientes d贸lares. Adem谩s, hay mucha atenci贸n y escrutinio alrededor de esos grandes nombres y sus partidos. Recuerde, la idea es ganar ventaja en el partido sin llamar la atenci贸n de las autoridades.鈥

Franzese conoce a Rafael Nadal. Tambi茅n a Roger Federer. Se reuni贸 con ellos y los mejores tenistas del mundo durante el Master de Miami. Franzese ha estado en la c谩rcel. Ha dejado atr谩s su imagen de mafioso estilo Miami Vice, anteojos de sol a帽os 鈥80 y camisa al tono. Ahora da conferencias sobre los peligros de un dinero tentador: es libre de impuestos y suele superar, por una derrota en primera ronda, lo que ese mismo jugador lograr铆a llegando a semifinales. La ATP lo contrat贸.

鈥淟as apuestas en el tenis eran el gran elefante en la habitaci贸n鈥, dice Etienne De Villiers, m谩ximo dirigente de la ATP. 鈥淎hora, el elefante sali贸. Hace tiempo que reconocimos que las apuestas por Internet eran una amenaza para la integridad, no s贸lo del tenis, sino de cualquier deporte, y nos lo tomamos muy en serio. Tenemos programas rigurosos. Y multas severas. Podemos multar a un jugador hasta con 100.000 d贸lares y toda la vida sin jugar. Cr茅anme, si encontramos a alguien, sea quien fuere, se le impondr谩 la pena m谩xima. Va a haber tolerancia cero.鈥

El problema del tenis es estructural. Como deporte individual, es 鈥渆xtremadamente susceptible鈥 de ser usado para apuestas. 鈥淯n objetivo ideal鈥, seg煤n Franzese. El fen贸meno de las apuestas es legal y global. Llega a todo el mundo a trav茅s de las computadoras. Y, seg煤n varias quejas de tenistas, su versi贸n ilegal entra en los torneos por el mismo cauce: hay entrenadores que viven enchufados a Internet en las zonas de descanso.

鈥淟es pas贸 a muchos jugadores鈥, le dijo Tursunov a Sports Illustrated. 鈥淣o s茅 si es la misma persona, pero creo que todos los jugadores son contactados. Y, contestemos lo que contestemos, es un problema.鈥

驴C贸mo se identifica a un jugador susceptible de cooperar con la mafia? 鈥淪i un tenista empieza a hacer apuestas con un corredor ilegal, es muy posible que 茅ste se halle conectado con gente del crimen organizado鈥, contesta Franzese. 鈥淓n ese caso, el jugador ser铆a identificado como un objetivo potencial. Si ese jugador tuviera deudas con el corredor, que seguramente continuar铆a extendiendo su cr茅dito hasta que la deuda fuera muy grande, lo visitar铆a alguien del crimen organizado para ofrecerle tres opciones: pagar, dejarse ganar o visitar el hospital. Si aceptan dejarse ganar para pagar su deuda, est谩n acabados, atrapados, y nunca podr谩n salir de ah铆. Su carrera entera est谩 en riesgo y, posiblemente, m谩s que eso. El potencial de que eso acabe mal es real. Es mi experiencia tras 17 a帽os en ese tipo de vida.鈥

鈥淎 nadie deber铆a sorprender que a los profesionales de cualquier deporte se les aproximen con este asunto 鈥揳rgumenta Kris Dent, portavoz de la ATP鈥, lo importante es lo que hacen cuando eso ocurre. Nos tomamos este asunto muy en serio y, tras investigar toda la informaci贸n que se nos ha presentado, hemos concluido que no hay ning煤n problema de corrupci贸n en nuestro deporte鈥, a帽ade Dent, quien reconoce que la ATP ha pedido consejo al organismo que vigila las apuestas de caballos en el Reino Unido. Adem谩s, se ha contratado a investigadores privados para esclarecer el caso Davidenko-Vasallo Arg眉ello. 鈥淣unca apost茅 en mi vida 鈥揹ice el ruso鈥. Es muy duro que se diga eso de m铆. Ahora, todos los fans me ven como un mal bicho.鈥

* De El Pa铆s, de Madrid. Especial para P谩gina/12.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.