Imprimir|Regresar a la nota
Domingo, 17 de octubre de 2010
logo libros

Volar, volar

Graciela Speranza retoma personajes y climas de Oficios ingleses, su primera novela, en una segunda entrega que incursiona en los cruces entre apuntes de viaje, el balance de una existencia y la reflexión sobre un arte inestable a punto de extinguirse.

Por Juan Pablo Bertazza
/fotos/libros/20101017/notas_i/sld28b.jpg

Una de las notas distintivas de Otra parte, la revista cuatrimestral de cr√≠tica cultural que dirige Graciela Speranza junto a Marcelo Cohen, es el peso que les asignan a las ilustraciones. M√°s all√° de su calidad, m√°s all√° del bien y del mal, tienen la tendencia de subrayar sin obviedad los textos de art√≠culos y notas. Un plus, un resto, un atajo que no sabe de relaciones unilaterales y obvias entre texto e imagen y que podr√≠a tomarse como parte del trabajo de lectura que emprenden los responsables de la publicaci√≥n. ‚ÄúEl misterio y la delicadeza son las principales leyes del dibujo. Nada debe verse nunca por completo, sino a trav√©s de fragmentos, envueltos en una oscuridad que a primera vista deja reconocer las formas pero despu√©s las vuelve confusas, inaprensibles, extra√Īas.‚ÄĚ Aunque hable del dibujo, la frase perfectamente podr√≠a tomarse ‚Äďpor qu√© no‚Äď como un sutil manifiesto de Otra parte. Pero tambi√©n como la condensaci√≥n de una po√©tica de la √ļltima novela de Graciela Speranza y, por a√Īadidura, como una v√≠a de acceso a su ficci√≥n narrativa, que se inici√≥ en 2003 con Oficios ingleses, novela que ya esbozaba al personaje de Bruno, un ilustrador obsesionado con las simetr√≠as, exiliado de su pa√≠s (Argentina) y alejado adem√°s de parte de su familia, que guardaba en su historia un secreto tr√°gico en sinton√≠a con el pasado pol√≠tico m√°s turbulento de nuestra historia.

En el aire. Graciela Speranza Alfaguara 138 p√°ginas

Con una unidad ulterior que trasciende la mism√≠sima unidad de tiempo y espacio y s√≥lo se quiebra con laber√≠nticas an√©cdotas y reflexiones del protagonista, En el aire es una novela breve construida en torno de dos viajes en avi√≥n ‚Äďde Londres a Nueva York, ida y vuelta‚Äď que lleva a cabo el ilustrador para cerrar, como todos los a√Īos, sus trabajos futuros. Y que en cierta forma se ver√° condicionado por una carta de su madre con distintos documentos familiares que recibe justo antes de tomar el taxi hacia el aeropuerto. Lo extra√Īo, lo parad√≥jico es que, m√°s all√° de algunas menciones sobre los ocasionales acompa√Īantes, la precariedad del servicio gastron√≥mico, la inexplicable imposibilidad de reclinar el asiento y esa denigraci√≥n siempre culposa y amable que, en definitiva, infringen a los usuarios los vuelos intercontinentales en clase econ√≥mica, no abundan ni las descripciones sobre el viaje de a bordo ni tampoco demasiadas situaciones en vuelo. En todo caso, es como si la altura ‚Äďy podr√≠a haberse tratado tambi√©n del mar, por poner el ejemplo opuesto‚Äď fuera usada por Speranza a manera de atm√≥sfera para dar lugar al crecimiento lento pero urgente de una serie de pensamientos de Bruno que tienen que ver con su vocaci√≥n art√≠stica, el trabajo de un artista pl√°stico italiano y admirador de Mussolini que obsesionaba a su padre, y sus relaciones afectivas. Todo lo cual confluye para explicar ‚Äďa √ļltimo momento, como si de un policial se tratara‚Äď su prolongada permanencia en Londres y el presente paralizado como una postal perdida de su familia.

Novela intelectual, exquisitamente escrita y compuesta de tantos niveles como una ilustración que no guarda relación obvia con su texto, En el aire es una obra construida a partir de una poética de las nubes: difusa, volátil y sugerente.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.