Imprimir|Regresar a la nota
Jueves, 26 de diciembre de 2013
logo no
Tan freak y tan pop

El ojo de Saurón

Por Stephanie Zucarelli
/fotos/no/20131226/notas_no/sn06fo03.jpg

Una de las primeras veces que el mainstream cayó en la cuenta de que existe una movida freak fue en 1996, con las primeras megaconvenciones Fantabaires. Los fanáticos de esos tiempos recuerdan lo difícil que era conseguir en VHS las series dobladas en un nefasto gallego y cómo pasaban de mano en mano cual antorcha que mantenía viva la fanaticada argentina. Es más, en la web, los melancólicos ponen a disposición los programas y talonarios de esos primeros atisbos de eventos, que demostraban que los fanáticos locales del comic y el animé estaban vivos y haciendo ruido.

Existe un gran antes y después en el panorama freak nacional. Desde sufrir una suerte de ostracismo social (encarnado en la imagen que representa el dueño de la tienda de comics de Los Simpson) hasta cuando fueron redescubiertos por los medios que andaban necesitando de circo y los denominaron “tribu urbana”. ¿Y ahora? Después del boom de The Big Bang Theory, que convirtió en cool al geek, llegó el coletazo en Argentina que avivó a las productoras de lo grande que es el público verdaderamente fanático del comic y la cultura oriental.

El 2013 estuvo repleto de eventos que dejaron pasmado al freak local y llenaron de curiosidad sana a la persona que recuerda “haber visto esas cosas de chiquito”. Empezó con Distant Worlds, el recital de la saga de videojuegos Final Fantasy, que llenó el Gran Rex a una semana de que la boyband coreana Super Junior hiciera estallar de fans del hallyu al Luna Park. Y como empezó a distinguirse que en la movida freak hay muy variados gustos, llegaron los japoneses The Gazette para los fans del visual kei.

Uno de los más destacados triunfos fue el estreno de la película de Dragon Ball Z, con menos de cinco meses de diferencia respecto de su aparición en Japón. No fue sólo un evento que movió “a los del palo”, sino que revivió a toda la generación que creció con la serie y le hizo recordar que en alguna parte de su ADN hay un freak encubierto. La película rápidamente se convirtió en uno de los films más vistos por el público argentino y dejó como moraleja que hay que traer más cine oriental a las salas.

La culminación del año se la llevó, por supuesto, el simpático intento de Comic-Con, que dejó muchísimo que desear a nivel logístico, pero atrajo las miradas de los grandes patrocinadores de las legendarias convenciones hechas en tierra yankee. Sí, “el ojo de Sauron” se posó sobre la nación: Fox, Warner, MTV y varios más cayeron en la cuenta de que el freak en Argentina está conquistando al país. Después de 2013, los medios ya los tienen en agenda casi consolidados: ¿qué se trae la movida para el 2014?

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.