Imprimir|Regresar a la nota
Jueves, 7 de enero de 2016
logo no
Sobre la persistente Legomanía

ENCASTRATE ESTA

Películas, videojuegos y juguetes truchos como base del hype.

Por Andrés Valenzuela
/fotos/no/20160107/notas_no/sn06fo02.jpg

Si se aceptan las descargas ilegales, los plays no oficiales y los chiches sin licencia como √≠ndice de popularidad, LEGO la rompe. Y si no, LEGO la descose igual. Alcanza con chusmear las cifras de reproducciones y bajadas de sus clips y pel√≠culas. O recorrer los kioscos inundados de los ‚ÄúLEGO chinos‚ÄĚ de superh√©roes y personajes de la cultura pop, que no le disputar√°n la exhibici√≥n a las revistas de chimentos, pero amontonan todas las dem√°s.

El fen√≥meno no distingue edades, aunque muchos pongan como excusa a hijos y sobrinos, y unos pocos grandulones acepten que los compran para s√≠. ¬ŅPor qu√© cabe tanto la Legoman√≠a? Ac√°, una hip√≥tesis y media para que el lector combine y encastre con las suyas. Son tan compatibles como los originales.

Hip√≥tesis #1: los films y videojuegos de LEGO remiten a la infancia de varias generaciones. Primero porque no ocultan los hilitos ni su origen de mu√Īequito industrial ochentoso. Al contrario, se esfuerzan por dejarlo bien clarito. En la Play control√°s una aventura como la que le inventabas a tus juguetes de pibe, con escenarios que improvisabas con los muebles de tu cuarto, tu living o donde te dejaran jugar. Si uno presta atenci√≥n, hasta la c√°mara se mueve ante algunas acciones. En LEGO Indiana Jones, cuando Indy usa su l√°tigo para colgarse, cambia la perspectiva como cuando uno agachaba la cabeza para ver la escena desde los ojos del juguete.

Hip√≥tesis #1.5: La combinaci√≥n de distintos universos ficcionales ayuda al hype. Batman se sube al Halc√≥n Milenario y, en el universo LEGO, es perfectamente normal. Igual que cuando uno era chico e imaginaba sus propios crossovers ‚Äďantes de saber qu√© era un ‚Äúcrossover‚ÄĚ, incluso‚Äď, por ejemplo entre los mu√Īecos de He-Man y los de Titanes en el Ring. Bueno, LEGO hace lo mismo con personajes probad√≠simos e indiscutibles, les pone onda y por su imagen misma de mu√Īequito nadie considera que sea una traici√≥n al esp√≠ritu original, aunque hagan lo que los personajes originales no har√≠an ni en pedo. Al contrario. Con eso venden los LEGO de Batman y del Halc√≥n Milenario. Y si no te interesaban los encastres, pero sos un cebado de la Liga de la Justicia o de Star Wars... bueno, viste una publicidad de 90 minutos de un barco pirata encastrable. Porque, ¬Ņa qui√©n no le gustan los piratas?

Los directivos y accionistas daneses de LEGO podr√°n decir en p√ļblico que les preocupa la ‚Äúpirater√≠a‚ÄĚ a sus productos. En privado, no tanto: sus ingresos se multiplicaron despu√©s de la pel√≠cula La gran aventura LEGO y suben con cada acci√≥n de marketing (como mandar su producto al espacio con un astronauta), y tienen media docena de parques tem√°ticos Legoland. Y todo ello gambeteando los trompicones econ√≥micos de Estados Unidos y Europa. En todo caso, los legotruchos difunden, propagan y animan el negocio de los originales: hasta el m√°s rasca preferir√° tener a su personaje favorito en la versi√≥n ‚Äúposta‚ÄĚ.

¬ŅTen√©s tu propia hip√≥tesis? Agregala a √©stas. Total, son encastrables.

© 2000-2022 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.