Imprimir|Regresar a la nota
Jueves, 14 de septiembre de 2006
logo no

Cuchá, cuchá

Por Santiago Rial Ungaro
/fotos/no/20060914/notas_no/cucha-cucha.jpg

Buenas noticias: no todos los días sale un disco con trece canciones aptas para acompañarnos para el resto de nuestras vidas. Los temas de PlacerPlacer están cargados de emoción, y el tiempo se encargará de que no pierdan nunca la euforia. El lema de Walter Lema (cantante) parece ser el mismo de Neil Young: es mejor prenderse fuego que desvanecerse. Con una producción (quizás excesivamente minimalista) que capta el espíritu punk de la banda, estas descarnadas canciones le dan a Placer (Matu A en guitarra, Fernando Isely en bajo y Fernando Ordóñez en batería) un estilo único. Sólo Placer puede cantar con orgullo sobre no haber buscado nunca trabajo y convertir en tonadas pop un círculo vicioso de inundaciones, incendios y aterrizajes forzosos, rescatando el placer (y el miedo) de transpirar velocidad.

Pero si el rock es (o fue) monstruoso, los platenses Mostruo! también se hacen cargo de su karma. Reventados, cancheros, graciosos, pero a la vez serios, las cuatro cabezas de este monstruo son las de los hermanos Federico y Luciano Mutinelli (base rítmica), Lucas Finocchi (voz y guitarra) y Kubilai Medina (también en guitarra y voz, hijo del gran Alejandro Medina). Dedicado al rock (en el prospecto recomiendan subir al máximo el volumen y consumir muchas cosas), Grosso es el debut de estos Mostruo! y tiene un sonido ponzoñoso, heredero natural de La Pesada, enriquecido por algunas sutilezas guitarrísticas a lo Hendrix y armonías vocales muy sixties. Afortunadamente, estos rockers escaparon al síndrome del rock sin roll: con su swing infeccioso y un humor corrosivo, éste es un Mostruo! en busca de amor. Una grata (e inquietante) sorpresa.

Emotivo es el nombre del disco debut de los Alumbra, y define el tono de esta nueva banda de “power pop”. Con una muy acertada producción a cargo de Diego Billordo, el sonido del grupo se basa en una formación clásica de banda de rock, con dos guitarras, bajo y batería que apoyan una decena de canciones en las que, con la emoción a flor de piel, les cantan a sus sueños, a sus realidades y a las fatales (e irresistibles) chicas tontas del rock. Guitarrero y quejoso (por momentos recuerdan a el EOY más cancionero), el prometedor debut de los Alumbra resulta sincero desde su temática adolescente y hasta por momentos poético, cuando no un poco ingenuo.

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.