Imprimir|Regresar a la nota
Universidad|Viernes, 13 de mayo de 2005

“Reformar la ley en parte sería algo híbrido, hay que derogarla”

Funcionarios, rectores, alumnos y docentes abren el debate en busca de una nueva ley para la educación superior. Las propuestas.

Por Javier Lorca
/fotos/20050513/notas/NA12FO01.JPG
“Tenemos que luchar por mayor gratuidad”, dijo Abad.
¿Qué características debería tener una nueva ley universitaria? Tendría que ser más inclusiva, garantizar la autonomía, profundizar la gratuidad, revisar los sistemas de ingreso y los de evaluación de la calidad, y también debería incrementar la representación de la comunidad académica en el cogobierno institucional. Entre otras, ésas son las propuestas realizadas por rectores, funcionarios, profesores y estudiantes en los debates que comenzaron a realizarse en busca de un reemplazo para la controvertida Ley de Educación Superior (LES).
A diez años de la sanción de la norma, no sólo dentro de la universidad pública ha crecido el consenso sobre la necesidad de derogar o modificar la LES. Hasta el Ministerio de Educación ha avalado el reclamo, aunque aclarando que la cuestión está en manos de los legisladores nacionales. Después de las marchas y protestas estudiantiles y docentes realizadas en los últimos días, y antes de las que se harán en los próximos, esta semana se abrieron dos debates sobre el tema, uno en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y otro en el Congreso. Aquí, una síntesis de algunas de las opiniones vertidas.
- Gratuidad. “Hay que profundizar el principio de la gratuidad. Debemos derogar el artículo 59 inciso C de la actual ley, que faculta a los consejos superiores a establecer tasas o aranceles para los estudios de grado. Es necesario y no demagógico, porque así lo expresa nuestra Constitución nacional en el artículo 75 inciso 19, donde queda establecido que la garantía constitucional a aprender está dada por la gratuidad –definió el secretario de Políticas Universitarias, Juan Carlos Pugliese–. Pero además, cuando la gratuidad no es suficiente para garantizar la enseñanza, el Estado debe asistir para que también haya equidad e igualdad de oportunidades”, dijo anteayer el funcionario de Educación, cuya presencia en la UNLP generó la protesta de algunas agrupaciones de izquierda.
- Financiamiento. “La LES fue totalmente rechazada por la inmensa mayoría de las universidades nacionales. Casi el 70 por ciento presentó recursos ante la Justicia planteando su inconstitucionalidad –comentó a este diario el rector de la Universidad Nacional de Rosario, Ricardo Suárez, tras participar de la jornada organizada ayer en el Senado por el Partido Socialista–. La LES debe ser derogada totalmente y reemplazada por una ley adecuada a un modelo de universidad que forme ciudadanos, con valores y espíritu crítico. Reformar la ley en parte sería algo híbrido.” Para Suárez, además, hace falta una ley que garantice el financiamiento universitario, para que las instituciones puedan ejercer realmente su autonomía y la potestad no resulte meramente declarativa.
- Inclusión. “La comunidad universitaria debe elaborar una ley superadora de la actual, que permita la inclusión masiva de nuestros jóvenes sin descuidar en ningún momento la calidad ni la excelencia de la educación superior. Uno de los puntos más cuestionables de la ley que rige en la actualidad es que habilita políticas de exclusión”, apuntó Gustavo Azpiazu, presidente de la UNLP.
- Evaluación. “La LES fue una herramienta del neoliberalismo, pero hubo otras, como el Fomec y los incentivos. Todo eso implicó una lógica que todavía está en gran parte de la comunidad universitaria. Hay que repensar toda la educación superior. Antes de reformar la ley deberíamos saber qué queremos –estimó Anahí Fernández, secretaria general de la Conadu–. Una nueva ley tendría que sostener la gratuidad y el ingreso irrestricto como condiciones necesarias aunque no suficientes. Otro punto central es la evaluación. No estamos en contra, pero el problema es cuáles son los criterios y quién los aplica. El organismo actual (la Coneau) tiene integrantes de la esfera privada, cuando debería estar completamente a cargo del Estado.” La dirigente docente también insistió en la necesidad de terminar con la descentralización salarial. “También hay que avanzar hacia una democratización, con claustro único docente, derechos políticos para los profesores interinos y representación para los docentes preuniversitarios.”
- Cogobierno. “La LES deja abierta la posibilidad del arancelamiento, restringe el ingreso y la permanencia en la universidad y cristaliza la mayoría docente en los cogobiernos”, diagnosticó el presidente de la Federación Universitaria Argentina, Maximiliano Abad (Franja Morada). “Todas las federaciones estudiantiles del país coinciden en que debemos derogar esta ley... Tenemos que luchar por mayor gratuidad; por el ingreso directo, porque hoy sólo el 3 por ciento de la población accede a la enseñanza universitaria; por un cogobierno equitativo, porque los estudiantes no estamos de adorno en las universidades; por mayor autonomía, porque no queremos ser apéndices de los gobiernos de turno; y por mayor extensión, porque el compromiso de los estudiantes es con el pueblo y con la sociedad que hace su aporte para financiar la educación pública.”

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.