“La lástima y la compasión son sentimientos súper reaccionarios porque rebajan la dignidad”, argumenta Alvarez. (Fuente: Jorge Larrosa)“La lástima y la compasión son sentimientos súper reaccionarios porque rebajan la dignidad”, argumenta Alvarez. (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa)“La lástima y la compasión son sentimientos súper reaccionarios porque rebajan la dignidad”, argumenta Alvarez. (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa)“La lástima y la compasión son sentimientos súper reaccionarios porque rebajan la dignidad”, argumenta Alvarez. (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa) (Fuente: Jorge Larrosa)
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ