CULTURA DIGITAL › ANUNCIO EN LA CONFERENCIA INTERNACIONAL DE SOFTWARE LIBRE

Un booteo para romper con la inercia

Ayer se oficializó la inminente llegada de Huayra, el sistema operativo GNU/Linux de Conectar Igualdad, que se instalará en más de tres millones de computadoras. Las netbooks arrancarán con Linux por defecto.

 Por Mariano Blejman

Desde el anuncio del programa Conectar Igualdad (que ya lleva 2.045.254 netbooks entregadas a colegios secundarios), el terreno del sistema operativo ha sido campo de batalla. El Gobierno parece haber intentado solucionarlo con una división salomónica aunque un tanto polémica: el doble booteo. Elegir entre Windows y GNU/Linux pareciera ser la forma en la que la administración apostó a la “libre elección” del sistema operativo por parte de los alumnos y las escuelas. Empero, la desidia social pareciera favorecer al gigante de Microsoft Corporation, ya que para que los estudiantes usen software libre también tienen que aprender a usarlo sus profesores y directivos y es necesario que éstos tengan ganas de usarlo. Y que alguien les enseñe.

Mientras que la política con respecto al sistema de licencias cerradas de Windows ha sido coherente en el tiempo (siempre ha sido el mismo sistema, las mismas ventanitas, los mismos errores), la distribución de GNU/Linux en Conectar ha ido variando: se inició con una versión propia de Pixart, luego se usó Ubuntu, y ahora, finalmente, el programa anunció la llegada de una nueva distribución llamada Huayra GNU/Linux para 2013. Esta última será administrada por un equipo de profesionales del Cenital, un centro de desarrollo que apuesta a “contribuir a la soberanía nacional”. El anuncio fue oficializado ayer por Silvina Gvirtz, directora ejecutiva de Conectar Igualdad en la Conferencia Internacional de Software Libre que se desarrolla en la Biblioteca Nacional también hoy y mañana y que contará con la presencia de Jon Maddog Hall, de la Linux Foundation, entre otros.

Silvina Gvirtz asumió en el cargo el 25 de septiembre pasado, luego de su paso por el gobierno de la provincia de Buenos Aires, y encauzó un proyecto que ya venía desde antes. “Estamos cambiando la apertura, la opción por defecto del sistema operativo va a cambiar por Huayra. En general los chicos se quedan en la apertura por defecto. El trabajo con sistemas operativos de software libre da mayores oportunidades para el aprendizaje. Sin embargo, en los dos sistemas las mayorías de las aplicaciones son de software libre”, dice Gvirtz.

La flamante distribución Huayra tendrá un gran desafío y una gran oportunidad: primero, mantenerse sólida y estable en el tiempo más allá de los contratiempos, actualizar los repositorios y a su vez adecuar el sistema a las necesidades del portal Educ.ar y del programa educativo financiado por la Anses. “La iniciativa consiste en crear una distribución de sistema operativo libre que favorezca la autonomía tecnológica y establezca estándares de seguridad y desarrollo propios”, dice Silvina Gvirtz.

El equipo encargado de la nueva distribución tendrá un área de desarrollo, un área de documentación (que incluye la sistematización del proceso de desarrollo), y un área de arte, enfocada al diseño y a la “investigación de referencias visuales y culturales a escala nacional”. Según los coordinadores del proyecto, la iniciativa consiste en la “creación de un sistema operativo libre con identidad nacional, que favorezca la autonomía tecnológica y establezca estándares de seguridad y desarrollo propios”. Entre ellos está el director general ejecutivo de Conectar Igualdad, Pablo Fontdevila, y el director del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo en Tecnologías Libres (Cenital), Javier Castrillo, ambos viejos militantes del mundo del software libre. El proyecto sustituirá en 2013 a la actual versión GNU/Linux de Ubuntu que traen instalada las netbooks.

Para esto, el grupo de desarrolladores trabajó sobre una versión de la distribución Debian, que es libre, soporta múltiples arquitecturas de códigos y cuenta con una gran comunidad de usuarios. Las nuevas netbooks que se distribuirán el año que viene tendrán un aumento en la velocidad de procesamiento y contarán con un dispositivo interior de decodificación que permitirá el acceso directo al sistema de Televisión Digital Abierta. O sea, ¡se podrán ver 35 canales de televisión en la compu!

La decisión de instalar el receptor digital en momento de pelea por el estándar de la nueva televisión abierta le da también un espaldarazo a Ginja, el software libre de desarrollo argentino-brasileño que lucha por convertirse en estándar en América latina para administrar la televisión digital. Por el momento, la versión alpha del sistema operativo Huayra GNU/Linux se puede descargar desde la web y se puede probar en su versión en vivo, desde un CD sin tener que instalar.

Pero las 25 mil aplicaciones, el contenido especialmente diseñado por Educ.ar, el tándem Pakapaka, Encuentro y Conectate no servirán de mucho si la distribución no se mantiene amigable y mucho menos si no se trabaja duramente entre los directivos secundarios para romper con la costumbre de abrir la ventanita. La inercia, cuando viene muy pesada, no es sencilla de modificar. Y si no pregúntenle a Felix Baumgartner.

@blejman

Compartir: 

Twitter
  

Logo de Página/12 Logo de Gigared

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.