EL PAIS › BOCA DE URNA PARA MEDIR EL INTERES CIUDADANO POR LA POLITICA

El nivel de politización de los votantes en una encuesta

El CEdOP de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA realizó una encuesta con objetivos “no tradicionales” sobre la calidad del voto. Los más informados fueron los votantes de Solanas primero y luego los de Filmus y Macri.

 Por Washington Uranga

El 56 por ciento de los votantes porteños aseguró que estuvo al tanto de los sondeos previos, pero entre quienes así lo hicieron el 78,5 por ciento sostiene que no les prestó atención para discernir su elección. Aunque el dato podría ser contundente para determinar la influencia de las encuestas en la consideración de los electores, el mismo estudio revela que el 19,3 por ciento admite que tuvo en cuenta los sondeos de opinión a la hora de emitir el sufragio. A juicio de los expertos, este último dato resulta significativo porque indica lo que se denomina “voto estratégico”, es decir, una decisión vinculada a la especulación respecto de los posibles resultados. Por contrapartida, casi la mitad de los relevados considera que las encuestas influyen “en los demás”.

Lo anterior, junto con otras informaciones, surge de un estudio realizado por el equipo del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEdOP) de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, con metodología a “boca de urna”, pero con objetivos no tradicionales y con la finalidad de obtener información que permita reflexiones adicionales y complementarias con validez política. El equipo del CEdOP trabajó durante el día de ayer en las quince comunas porteñas y elaboró los resultados sobre la base de 820 casos. Se desplegaron distintos equipos de trabajo con un total de 35 encuestadores-investigadores distribuidos en todos los barrios de Buenos Aires y la sistematización de los datos se hizo mediante una metodología especialmente preparada al efecto.

Otro dato significativo que arroja el estudio de la UBA permite establecer la importancia que los ciudadanos le otorgan a su participación en los comicios. El 56,4 por ciento de los consultados entiende que su voto sí servirá para cambiar la situación, partiendo de la base de que su pronunciamiento implica un posicionamiento que debe ser considerado por la dirigencia política. Estos ciudadanos entienden que su voto es significativo. A los anteriores se suma el 20,6 por ciento que “espera que sí” su voto sirva para cambiar. Apenas el 18,8 por ciento del total se muestra escéptico respecto de las posibilidades de cambio a partir de la emisión del voto. Es un resultado que habla también de la recuperación del valor de la ciudadanía.

Sin embargo, en un resultado que puede resultar contradictorio con el dato de que el 32,1% de los votantes de Mauricio Macri asegura que la política le importa “poco”, el 36,9% de quienes apoyan al actual jefe de Gobierno sostiene que la política le importa “bastante” y el 32,1% que le interesa “mucho”. En cambio, entre los votantes de Daniel Filmus los porcentajes se dividen de manera diferente. El 37% de los que aportaron su voto al candidato del Frente para la Victoria afirman que la política les importa “mucho”, al 35,6% que le interesa “bastante”, al 19,2% “poco” y el 6,8% se desinteresa totalmente del tema. Los porcentajes de interés por la política son altos entre los votantes de Pino Solanas: al 47,1% le importa “bastante”, al 35,3% “mucho”, al 14,7% “poco” y apenas un 2,9% se muestra indiferente. Contra algunas afirmaciones respecto de que la política está lejos de la gente, estos índices reflejan un compromiso importante de la ciudadanía.

De lo anterior se puede desprender que los más apáticos respecto de la política son quienes se inclinaron a favor del actual jefe de Gobierno y esto revela también un acierto en la estrategia de campaña de Macri apuntando precisamente al votante individual, poco comprometido con las estructuras políticas y probablemente interesado más en sus cuestiones individuales y personales. Macri apuntó al voto “despolitizado” porque sabe que allí está precisamente parte de su “capital político”.

Otro dato interesante para considerar. Entre los votantes de Mauricio Macri el 22,4% aseguran que no habrían concurrido a las urnas si el voto no fuese obligatorio. El 11,8% de los votantes de Pino Solanas tampoco habría asistido de no mediar la obligación. Pero el 38,9% de quienes de todos modos habrían votado respaldó en este caso a Macri, el 37,7% a Filmus, el 12% a Solanas y el 4% a la candidata María Eugenia Estenssoro de la Coalición Cívica.

Los encuestados fueron interrogados también acerca del momento en el que definieron su voto. La gran mayoría había hecho su opción antes de iniciarse la campaña y fue muy bajo el porcentaje de los que tomaron esa determinación el mismo día de la elección. Entre quienes decidieron con anticipación a la campaña se destacan los votantes de Mauricio Macri (82,1%), seguidos de los de Daniel Filmus (71,6%) y los de Estenssoro (71,4%). El 52,9% de los que sufragaron por Pino Solanas también resolvieron antes de la campaña por quien se inclinarían. Durante la campaña el que recogió la mayoría de las adhesiones fue propio Pino Solanas (35,3%). Fueron muy pocos votantes de Macri los que lo decidieron sobre la marcha (2,4%), mientras que el 14,9% de los seguidores de Filmus y que 14,3% de la candidata Estenssoro tomaron su determinación el día de la votación. Esto indica que el voto del actual jefe de Gobierno puede considerarse como un voto consolidado, es decir, que los votantes de Macri, a decir de un analista, “llegaron para quedarse”. Esto estaría indicando que el voto de centro derecha tiene un fuerte arraigo entre la ciudadanía de la capital, que incluso podría situarse al margen de quien sea eventualmente el candidato.

En general, los votantes de Filmus se consideran “bastante informados”, en un 55.4%, y “muy informados”, el 23,0%. En tanto, los seguidores de Macri se autotitulan en un 16,5% como “muy informados” y en 58,8% como “bastante informados”. En este nivel los que apoyaron a Pino Solanas se designan a sí mismos como “bastante informados” (64,7%) y “muy informados” (26,5%), mientras que los de Estenssoro se ajustan a un 57,1% y 28,6% respectivamente en los mismos rubros.

Los votantes de Filmus son de ingresos medios y bajos. El 62,2% gana menos de seis mil pesos al mes. Mientras que el 39,3% de los votantes de Macri gana más de seis pesos mensuales y el 6% gana más de 15 mil pesos mensualmente. Cuatro de cada diez votantes de Pino Solanas tienen ingresos medios y altos, entre seis mil y 15 mil pesos mensuales de ingreso familiar.

Un dato de color indica que más de la cuarta parte de los votantes (26,1%) compraron este año algún electrodoméstico a pagar en gran cantidad de cuotas a través del uso de tarjetas de crédito.

Los encuestadores de CEdOP aseguran que encontraron entre los entrevistados una muy buena disposición a responder las preguntas que se le formularon, sin ningún tipo de resistencias. En general, sostienen, las personas ya se muestran habituadas a este ejercicio de consulta a “boca de urna” y ya no ofrecen las resistencias que manifestaban en otros momentos. De la experiencia participaron profesionales, docentes y estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.




Compartir: 

Twitter
  

 
EL PAIS
 indice

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.