UNIVERSIDAD › DEBATE ENTRE LOS PRINCIPALES CANDIDATOS AL CENTRO ESTUDIANTIL

Las alternativas en Sociales

Desde hoy y hasta el viernes, los alumnos de Ciencias Sociales (UBA) votan para renovar la conducción estudiantil. La disputa central se planteará entre las listas de La Mella, el PO y un frente kirchnerista. Los candidatos presentan sus propuestas.

 Por Adrián Pérez

Los estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales votarán entre hoy y el viernes a las nuevas autoridades del centro de estudiantes. Página/12 reunió a Juliana Cabrera (UJS-PO), Gabriel Padín (Felipe Vallese, Sociales por el Proyecto Nacional) y Jair Zolotow (La Mella-La Juntada-Viejo Topo), candidatos y referentes de los principales frentes políticos en disputa.

–¿Cuáles son los principales lineamientos políticos de sus agrupaciones?

Zolotow: –Queremos un centro capaz de movilizar a la participación, que interpele a los estudiantes, incida en las políticas nacionales y la defensa de la educación pública. Este año vivimos el furor con la participación de 1500 estudiantes y una lucha de 45 días que no fue solamente de la conducción. Defendemos un centro que pueda organizarse para luchar con propuestas y principios concretos y donde los protagonistas sean los estudiantes.

Padín: –No se puede aislar a la facultad del debate nacional. Acá estamos discutiendo qué posición política adoptará el movimiento estudiantil de Sociales el próximo año. Históricamente, la izquierda se ha mostrado distraída, cuando no ha sido el furgón de cola de los sectores más reaccionarios del país. Por el claro reposicionamiento de la derecha hoy la neutralidad es conservadora. Ahí está el enemigo, que quiere remontarnos al reinado del neoliberalismo de décadas pasadas.

Cabrera: –Somos parte y expresión del Estudiantazo que conmocionó al país y evidenció la intervención de una juventud, que no ha sido domesticada, contra el derrumbe educativo. Los estudiantes de Sociales pusimos de manifiesto que la política educativa del Gobierno no se diferencia de la de Macri. Las relaciones laborales de las facultades son de las más precarizadas, con una gran cantidad de docentes ad honorem. El debate no está en la participación, sino sobre la orientación política de la conducción del centro y cómo se posiciona el movimiento estudiantil frente al decanato.

–¿Qué evaluación hacen de la toma de Sociales?

Cabrera: –El gran saldo fue el salto político que hemos dado en nuestra conciencia y organización. Los estudiantes entendimos que, para defender nuestro derecho a cursar en condiciones dignas y tener un edificio que respete nuestras necesidades, teníamos que organizarnos y salir a la calle a luchar. Las agrupaciones ligadas al kirchnerismo vinieron a copar las asambleas con la intención de levantar la lucha. Lo novedoso es que cuanto más fuerte fue esa ofensiva, más grandes fueron las asambleas.

Padín: –Hubo un error estratégico en la orientación de la toma. Apoyamos la lucha por el edificio único pero no coincidimos en la identificación entre el gobierno nacional y el de Macri, cuando sabemos que la Nación puso los recursos a su alcance para acelerar la obra. El sector de derecha que maneja el rectorado es el enemigo de Sociales, que está representado por la Franja Morada. Para ese sector, Sociales, que hace doce años viene reclamando un edificio único, sería una facultad de segunda comparada con Económicas, que tuvo su edificio en un año. Con la toma se consiguió que se firmara un compromiso con Educación para llevar adelante algo que ya estaba prefijado con anterioridad.

Zolotow: –El balance es positivo y está relacionado con las políticas que el movimiento estudiantil implementó hacia estudiantes, docentes y medios, con marchas, cortes de calle y articulación con los secundarios. Si el conflicto duró tanto fue por culpa de la gestión, que se dignó a recibirnos después de 35 días. El compromiso del ministerio fue producto de la lucha y de la unidad del movimiento estudiantil.

–¿En qué situación quedó la actual conducción del centro tras la ruptura entre Prisma y La Mella?

Zolotow: –No lo llamaría ruptura. Nuestra política es unir a toda la izquierda independiente, donde están Prisma y La Mella, y otras agrupaciones como El Andamio, Viejo Topo y Socialismo Libertario. Invitamos a Prisma, pero la respuesta fue que no querían hacerlo con las agrupaciones que venimos dialogando. Es una decisión ombliguista, sin vocación por construir algo que trascienda a la propia organización.

–¿Cómo evalúa el futuro de las agrupaciones kirchneristas en las universidades a partir de la participación de los jóvenes en la vida política?

Padín: –Hay un resurgir de la política muy marcado en la juventud. El mayor sacrificio que puede tener una persona, que es entregar su propia vida, fue lo que terminó dando Néstor Kirchner, y eso fue el detonante para que miles de jóvenes volvieran a acercarse a la política para cambiar el país.

–¿Cómo analiza el ascenso de su agrupación en facultades como Farmacia y Medicina?

Cabrera: –Es una expresión del Estudiantazo que llegó a las urnas. Por primera vez, desde 2001, ganamos en dos grandes bastiones de la Franja Morada. Si se analizan las elecciones puede verse que la izquierda ganó terreno sobre las agrupaciones más reaccionarias. Hoy la UJS y el PO encabezan seis centros de estudiantes.

El crimen de Mariano Ferreyra

Cabrera: –El fue un claro ejemplo de la lucha por la independencia política de la clase obrera y el movimiento popular. Seguimos pidiendo juicio y castigo para los responsables políticos e intelectuales del asesinato de nuestro compañero Mariano. No nos conformamos con cinco barrabravas porque sabemos que hay una estructura de poder detrás que muestra ese régimen perverso de la precarización y la tercerización, cuyos protagonistas son Ugofe y la burocracia sindical.

Padín: –La muerte de cualquier militante es repudiable en su mayor grado. Las organizaciones nacionales y populares nos solidarizamos con los compañeros del PO. Es una grave equivocación decir que el kirchnerismo tiene algo que ver con este asesinato que ha sido repudiado por la Presidenta. Todos exigimos justicia hasta las últimas consecuencias.

Zolotow: –La muerte de Mariano nos tocó a todos. Un militante consecuente con lo que pensaba salió a luchar y lo mataron por acompañar una protesta de trabajadores. Que siga pasando eso es gravísimo y nos recuerda las épocas más nefastas de la Argentina. No son sólo los cinco barrabravas, detrás hay una estructura sindical avalada por muchos sectores del kirchnerismo.

Compartir: 

Twitter
  

Pagina/12 - hosted by IFX

MovilDesde su móvil acceda a través de http://m.pagina12.com.ar

© 2000-2014 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.