Los cortos de estudiantes de la UBA en el Bafici
Deseos de mostrar
El segmento Pantalla UBA reúne trabajos de alumnos de la carrera Imagen y Sonido: los pibes sorprenden por la diversidad.
El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici.El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici.El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici.El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici.El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici.
El corto "El silencio del cuerpo", de Agustina Broggia, integra el segmento Pantalla UBA, del Bafici. 

Un aspecto central de cualquier festival de cine (y de cualquier evento cultural) es el de dar cuenta de las cosas que germinan en su comunidad y en su disciplina. Lo que pasa en el semillero, en los pibes que recién están estudiando. Pantalla UBA oficia como suerte de sub-sección de la muestra argentina de cortometrajes y, como es fácil deducir, alberga los trabajos que en las distintas materias-taller realizaron los alumnos de la carrera de Imagen y Sonido de la FADU, de la Universidad de Buenos Aires. 

Se trata de una docena de cortometrajes de ficción, documentales, experimentales y animados que se cuentan entre lo más logrado (y aprobado, claro) por los alumnos durante 2017.

Como se advierte en los alumnos ya graduados de esa carrera y de otras facultades, lo primero que destaca es la diversidad algo apabullante de temáticas, estilos y géneros tratados. No hay dos iguales. Los une, en todo caso, el deseo de mostrar y contar algo. De hacer cine, en definitiva.

En ese conjunto inasible e irreductible de cosas por ver, ¿qué se va a encontrar el espectador? Un poco de todo: hay traumas en un bosque, el tedio de los empleados, parejas en crisis, terror sobrenatural, archivos viejos de familia, mini-ensayos sobre la naturaleza del hombre, un encuentro entre dos caminantes y más. Hay trabajos colectivos, con media docena de directores, y trabajos en perfecta soledad. Hay laburos abstractos y otros rigurosamente figurativos. Algunos relatos son terrenales, cuerpo adentro. Otros buscan alcanzar una cuota de iluminación, alguna certeza universal.

Así, en el proceso de hacer sus primeras armas como realizadores, una veintena de pibes y pibas ponen primera y llegan al principal festival de cine de la ciudad.

Estos cortos se proyectarán hoy a las 20 en la sala 7 del Village Recoleta.