Elisa Carrió creyó haberse anotado un poroto en su enfrentamiento con Ricardo Lorenzetti ante las versiones luego desmentidas de que el presidente de la Corte dejaría ese cargo. “Se tiene que ir. Lilita opera”, reconoció en una charla con medios locales en Reconquista. La diputada no ahorra en peleas. También se enemistó con varios legisladores aliados, a quienes les reprochó su apoyo a la legalización del aborto. “A Lilita a veces le patina o hace comentarios que son innecesarios y ofende sin conocer los hechos”, le contestó Carlos Gastón Roma, diputado macrista de Tierra de Fuego.

CONTRATAPA
Carta a Nicolás Massot
El miércoles 13 de junio escuché su intervención en el debate sobre el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Al defender su postura antiderechos en el Congreso, usted dijo que ni en la dictadura “nos animamos a tanto”...
Suplementos
Suplementos