Luciana Peker en la audiencia por el aborto legal
“No voy a parar hasta que mi hija tenga los mismos derechos que mi hijo”

“Hasta que las hijas mujeres no tengan los mismos derechos a la libertad, la salud y a la vida no se habrá terminado definitivamente la esclavitud de las mujeres en la Argentina”, afirmó desde el estrado la periodista de Página/12 Luciana Peker, quien participa de la quinta audiencia en el Congreso por la legalización del aborto.

Peker recordó que en el país ya “es legal por la causal de violación, por la inviabilidad de los embarazos, cuando corre riesgo la vida y la salud de las mujeres en el sentido amplio como lo define la OMS, tanto físico como emocional”. En esa línea, desestimó los argumentos de los expositores en contra de los derechos de las mujeres, quienes plantearon retrotrar la legislación actual.

“No les vengo a pedir que legalicen el aborto porque en la Argentina el aborto ya es legal con causales. Y eso implica que acá no podemos debatir ciencia ficción”, reclamó. Durante su exposición, la periodista pidió que la ley que se apruebe amplíe derechos dado que “no puede restringir ni el caso FAL ni el protocolo para la interrupción legal del embarazo del ministerio de salud”. “Hoy el aborto es legar sottovoce, en silencio”, señaló Peker al resaltar que la falta de información sobre el aborto seguro “viola el derecho a la información de las mujeres”. “Hoy salva su vida no solo quien tiene el acceso al dinero, una gran diferencia de clase y regiones, sino quien también tiene acceso a la información”, completó. Pidió que se legisle “para que las mujeres tengan ese derecho”.

En ese sentido, cuestionó “las falacias que se dijeron” en anteriores presentaciones, porque eso “también es violar el derecho a la información”. “La clandestinidad del aborto es la primera causa de mortalidad materna en Argentina”, afirmó Peker, quien también denunció que las muertes por abortos clandestinos representan “un femicidio institucional por omisión del Estado”.

Luego exhortó a los diputados a que legislen a favor del derecho de las mujeres. La periodista presentó datos que de la ONU que ubican a la Argentina en el puesto 77 en el índice de desarrollo de género, “un muy buen puesto”. Explicó que el país está bien colocado por el alto nivel educativo de las mujeres y por su representación política y le habló a los legisladores: “Eso tiene que derramar a las mujeres del pueblo”. También subrayó las inequidades regionales, al señalar que “en Villa Devoto estamos más cerca de España y en Formosa más cerca de Cabo Verde, de África”. En esa provincia, según informó, una mujer tiene ocho veces más posibilidades de morir por causas maternas.

“El aborto es por la vida de las mujeres sin lugar a dudas”, continuó durante su exposición. Señaló que la discusión que se está dando en el Congreso por estos días no sólo traerá consecuencias a nivel nacional porque “también tienen una responsabilidad con las mujeres de la región”. “Muchas de las latinoamericanas están mirando a Argentina porque saben que fue pionera en el matrimonio igualitario, en la ley de identidad de género, en la ley de salud sexual y procreación responsable, en la ESI y tantas otras”, aseguró Peker. Eso lo dijo al mostrar un afiche con la consigna “aborto por la vida”.

“Hasta que las hijas mujeres no tengan los mismos derechos a la libertad, la salud y a la vida no se habrá terminado definitivamente la esclavitud de las mujeres en la Argentina y por supuesto también en Latinoamérica”, reflexionó hacia final la periodista, quien también se refirió a la ola feminista que se vive en el país entre las más jóvenes que recogieron los reclamos por la igualdad. “Son las jóvenes las que llenan las clases, los colegios religiosos y no religiosos, públicos y privados, que nos están pidiendo que se amparen sus derechos y que ninguna ley que salga de este congreso pueda ir hacia atrás en la ley de salud sexual y ESI”.

“Hay una revolución de las hijas. Cuando era chica me dijeron que no tuviera sexo porque me podía morir en un aborto clandestino. No se lo voy a decir a mi hija y no voy a parar hasta que mi hija mujer tenga los mismos derechos que mi hijo menor. Las nenas y las adolescentes necesitan crecer en un mundo en que tengan los mismos derechos que sus novios, sus hermanos y compañeros”, destacó.

Luego, mostró las cifras de las mujeres que se cobró el aborto clandestino, “las 46 muertas por la clandestinidad del aborto en argentina”. “No sé cómo se dice que esa cifra es baja y que no importa la muerte de las mujeres, son 46 vidas, ni una muerta más por la clandestinidad del aborto en la argentina”, concluyó entre los aplausos.