River, que venía de seis triunfos consecutivos, igualó con Colón
La racha se cortó en el séptimo
El Millonario empató sin goles en Santa Fe y, si bien comprometió su presencia a las Copas de 2019, aún debe jugar su partido postergado con Estudiantes y la última fecha ante San Lorenzo. El local quedó casi afuera de todo.
River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe.River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe.River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe.River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe.River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe.
River mereció ganar, pero sólo consiguió un empate sin tantos en Santa Fe. 

Ya clasificado a los octavos de final de la Copa Libertadores, River, que venía de racha ganadora, sólo pudo igualar 0-0 ante Colón por la 26ª fecha de la Superliga. En un Cementerio de los Elefantes repleto, el conjunto millonario tuvo las mejores ocasiones para desnivelar, pero le faltó justeza. El local tuvo sus chances en la primera etapa, pero en el complemento fue claramente superado por su rival. Con este resultado, por ahora ambos equipos están fuera de la zona de Copas continentales de 2019, aunque los de Núñez jugarán el próximo jueves su partido postergado ante Estudiantes y aún conserva chances matemáticas de clasificar a la próxima Copa Sudamericana.

El DT Marcelo Gallardo apeló a la rotación y les dio descanso a algunos de los jugadores que mayor desgaste físico tuvieron en El Campín, en los 2600 metros de altura sobre el nivel del mar de la capital colombiana, donde el jueves pasado River se impuso a Independiente Santa Fe de Bogotá por 1 a 0 con gol de Lucas Pratto y clasificó para los octavos de final de la actual Libertadores. Así las cosas, los mediocampistas Leonardo Ponzio y Enzo Pérez y el zaguero Jonatan Maidana ni siquiera formaron parte de la delegación que viajó a Santa Fe.

Por el lado del Sabalero, el técnico Eduardo Domínguez no pudo contar con Gonzalo Escobar y Tomás Chancalay, quienes llegaron a las cinco amarillas, y presentó su acostumbrado esquema 4-5-1.

En el inicio, Colón –pese a no presentar delanteros netos– tuvo varias llegadas al arco de Franco Armani, la primera en los pies de Ruiz tras un corner. Luego, una combinación entre Bernardi y Toledo que éste resolvió mal. El mismo defensor tuvo otra clara, pero su remate salió cerca del palo. River no la pasaba bien y demoraba su reacción, que llegó recién pasado el cuarto de hora con un remate defectuoso de Scocco que Domínguez controló bien y un derechazo del ex Newell’s que pasó cerca del poste.

El trámite resultaba parejo y con marca escasa en mitad de cancha, lo que permitía que se generaran llegadas a las puertas de ambas áreas, donde las situaciones de peligro se diluían. El Sabalero tuvo una más sobre el final de la etapa, pero al disparo del uruguayo Estigarribia le faltó puntería.

En el complemento, River salió con todo y tuvo una chance en los pies del uruguayo Mora y otra que dio en el palo del colombiano Quintero –entró por Pity Martínez–, quien poco después exigiría a Domínguez con un latigazo. Enseguida, Scocco quedaba mano a mano con el arquero, que tapó bien. El Sabalero lucía arrinconado y la visita merecía su gol hacía rato. Pudo ser de Quintero, pudo ser del ingresado Pratto, pero nada. Hasta el ingresado Ledesma, un ex Boca, tuvo el triunfo para Colón, pero le pifió a la pelota.

El Millonario, que venía de seis victorias consecutivas, jugará sus chances coperas de 2019 el próximo jueves cuando juegue ante Estudiantes su partido postergado, y en la última fecha frente a San Lorenzo. Por su parte, será difícil que Colón tenga presencia internacional el año que viene.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ