2ManyDJs toca hoy como canapé del próximo Personal Fest... y sigue sin sacar un disco
“No hay que minimizar al DJ”
Los hermanos Dewaele, de Soulwax, traen su proyecto compensatorio: un laboratorio dance de etiqueta y gustos vintage.
Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival.Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival.Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival.Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival.Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival.
Los belgas darán función de su "proyecto performático" hoy en Crobar, donde se anunciará el lineup del festival. 
Imagen: Prensa 2manyDJs

El Personal Fest no quiso que su lanzamiento pasara desapercibido en 2018. Así que contrató a 2ManyDJs para prender la fiesta de una edición que apostará por la manera de entender el pop en esta época. “Si bien se fue perdiendo la frecuencia con la que íbamos a Buenos Aires, cada vez que vamos es una experiencia intensa e interesante”, reconoce por teléfono Stephen Dewaele, quien lleva adelante junto a su hermano David este laboratorio dance belga que vino por última vez para el Music Wins 2014. Aquella vez abrieron su set con Charly García: “No repetiremos una sorpresa como ésa”, avisa el músico, productor y dejay. “Pero algo haremos para que nos recuerden. Y, para ser honesto, nos gusta definir el set en el momento, según el ánimo del público.”

El anunció de su show sorprendió en Buenos Aires, porque los Dewaele estaban concentrados en la gira del último disco de estudio de su proyecto paralelo, Soulwax. “Ciertamente, nuestro foco hoy apunta ahí. Estamos muy felices con la repercusión de From Deewee (2017) y con la gira. ¡Dimos shows muy locos! Estuvimos en México y en Coachella, y nos hubiera gustado presentarlo en Sudamérica pero es muy complicado trasladar todo lo que usamos hacia allá. Así que cuando surgió lo de ir como 2ManyDJs no lo dudamos: queríamos seguir en contacto con el público argentino”, acredita el hermano mayor. “La particularidad de ese disco es que utilizamos en el escenario los mismos instrumentos con los que grabamos, y eso estuvo increíble. A pesar de que es muy costoso llevar esa puesta a Sudamérica, haremos todo lo posible.”

Desde la aparición del primero de Soulwax, Leave the Story Untold (1996), cercano al rock alternativo y al indie, su sonido evolucionó de tal forma que su último disco pareciera tener las mismas intenciones de 2ManyDJs. ¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

--Si bien From Deewee es un trabajo de electrónica, este 22 de junio vamos a lanzar Essential, en el que sólo estamos Dave y yo, sin instrumentos acústicos. Lo que lo hace aún más electrónico. No hay mucha diferencia entre Soulwax y 2ManyDJs. Aunque el formato del primero, con músicos en vivo, lo hicimos para romper las pelotas respecto a lo que los otros hacen, la forma de componer es la misma porque el objetivo sigue siendo llegarle a la gente y ponerla a mover. Es la forma como nuestros cerebros funcionan. Quizá hay diferencia para el público, pero para nosotros no.

¿Por qué nunca sacaron un disco como 2ManyDJs?

--Conceptualmente, es un proyecto performático. Esa espontaneidad no tiene relación con tener un álbum, por eso sólo lanzamos remixes. Además, no sentimos que hoy en día sea necesario sacar un disco. Para lo otro tenemos a Soulwax.

En 2014, los Dewaele y James Murphy, mandamás de LCD Soundsystem, presentaron durante tres días seguidos en el festival catalán Sónar el proyecto Despacio: soundsystem circular, que celebró la música y la vieja escuela de la cultura clubera. Contaba con torres de parlantes y amplificadores de tres metros de altura, sumando más de 50 mil vatios de potencia. “La idea surgió en Ibiza”, explica Stephen sobre esta discoteca móvil en la que la terna quedaba en el anonimato, aunque desempolvando vinilos de todas las épocas. Stephen, por las suyas, tiene 18 mil en su colección.

“Coincidimos allá con James y empezamos a hablar acerca de cómo habían desaparecido en todo el mundo esos temas de 20 minutos que iban despacio, crecían y se involucraban con la gente. El objetivo era comenzar con un tempo muy lento, dentro de un set de seis horas, y que el bpm fuera creciendo en la medida que avanzaba. Paradójicamente, aún no lo pudimos presentar en Ibiza. Lo mostramos en el festival de Glastonbury, en Nueva York y en Londres. Ahora volvemos al Sónar, por los 25 años del festival. ¡Ah! Estuvo la idea de hacerlo en el Planetario, pero no llegó a nada.”

En sus sets pasan muchos vinilos de muy bueno gusto y de diferentes épocas, ¿cómo coordinan lo que pone cada uno?

--Paso un disco, luego James, y sigue mi hermano. Está armado de esa forma. Esta vez giramos con 800 vinilos. Al principio coincidíamos en los títulos que llevábamos, pero ya uno sabe lo que va a llevar el otro, así que aportamos lo que el otro no tiene.

Fueron referentes del mash up, ¿qué onda ahora?

--Lo hicimos durante años y hoy es casi una palabra con la que no comulgamos. Nos dedicamos a mezclar, desde el hip hop hasta Charly García, y eso nos encanta. Seguiremos en ese camino.

¿Les gusta lo que pasa con el dance y la electrónica actualmente?

--No tengo ni tuve opinión sobre eso. Mucho de lo que sucede con la electrónica tiene que ver con que se la quiere poner en un lugar superior a lo que es. Tanto yo como otros colegas pueden comprender lo sencillo de la escena, al igual que su complejidad. No hay que minimizar al DJ.

* Hoy, miércoles 16 de mayo, desde las 21 en Crobar, Marcelino Freire y Paseo de la Infanta, como acto estelar del lanzamiento del Personal Fest 2018.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ