Loop, de Flor Yadid: ¿es la vida eso que pasa mientras estamos ocupados con el WhatsApp?
“El humor es muy infiel”
La obra incorpora un ritmo fragmentario y herramientas tecno para acercarse a una separación en la era de las redes sociales.
Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal.Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal.Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal.Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal.Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal.
Veganismo, convivencia, sexo, internet… La puesta de Yadid entrelaza asuntos de ayer y hoy para contar lo universal. 
Imagen: Cecilia Salas

Lucía espera a Esteban con la lista de las cosas que son de ella. Están en el proceso de división de bienes. Nada extraordinario: los vasos, tres banquetas, un aloe vera. ¿Se separan? Hay algo también de autobiográfico: Loop surgió después de una separación y del tiempo que le permitió a la autora poder reírse de algunas situaciones que vivió. Como sostiene Woody Allen: la comedia es tragedia más tiempo. “Aunque esta obra no es una comedia –se ataja Flor Yadid ante el NO– sino una mirada humorística sobre situaciones bastante dramáticas.”

Es que los temas parecen repetirse generación tras generación: el sexo, las familias, la convivencia, los miedos y cómo sobrellevarlos no son asuntos nuevos sino que van surgiendo nuevas maneras de vivirlos (y contarlos). Una especie de loop entre los errores y los aciertos de nuestras vidas. “Uno repite esquemas constantemente”, analiza Yadid. Y confiesa: “El humor es muy infiel, depende mucho de quién está mirando y de qué le pasa, pero necesitaba hacer catarsis desde el humor de una situación de mierda.”

La obra empieza en el ¿final? de la historia, pero ése es sólo el punto de referencia a partir del cual las escenas se vuelven saltos en el tiempo para mostrar momentos de esta relación. Una puesta despojada e inteligente permite poner la relación en el centro de atención. “No quería contar las cosas de forma lineal, pero sí que la historia se entendiera igual poniendo en cada escena una referencia al momento de la pareja”, cuenta Yadid, y enumera: “Si estaban viviendo juntos, si se estaban conociendo, si ya había alguna crisis... ¡Si él está comiendo carne o no!”, clama y ríe.

Esta estructura narrativa, de saltos entre momentos y situaciones, lo considera “muy de esta época”, más parecido a una red, con diversos recorridos, que a una secuencia de inicio y final. “Es la cabeza de los pibes: una cosa te lleva a la otra. Son caminos que se van entrelazando como autopistas, se conectan, se cruzan y te llevan por todos lados. A veces tenés que volver y te perdés...”

En el marco del humor absurdo, con escenas de comedia musical o de sitcom muy logradas, y entre proyecciones, los dispositivos y las redes sociales no podían faltar en una obra sobre las relaciones de hoy. ¿Se puede actuar un chat por WhatsApp? “Hay un lenguaje nuevo en la comunicación que se construye hoy, con emoticones para describir estados de ánimo o sensaciones que hacen que una conversación escrita empiece a tomar características más dramáticas”, plantea Yadid.

Con el teléfono sobre la mesa, mientras la agente de prensa sube posts de la entrevista, la autora explica que esa cotidianeidad para vincularnos muchas veces ayuda, pero otras no. “Ya no es la relación donde nos miramos a los ojos y nos decimos que nos amamos, sino que hay todo un rollo con las nuevas formas de comunicación que, como el WhatsApp o las redes sociales no tienen el tono de la frase, cada uno interpreta como quiere o puede”, arriesga. Y concluye: “¡La vida es eso que pasa mientras escribís por WhatsApp!”

* Loop tiene funciones los viernes a las 20.30 en NoAvestruz, Humboldt 1857.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ