Multitudinaria marcha por la reincorporación de los despedidos de Télam
Por un país con periodistas
Periodistas y administrativos de la agencia, dirigentes políticos y sindicales marcharon desde el Obelisco hasta el CCK para expresarle a Hernán Lombardi el repudio por los despidos y el vaciamiento de los medios públicos.
Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam.Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam.Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam.Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam.Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam.
Una multitud marchó hasta el CCK para reclamar la reincorporación de los despedidos en Télam. 
Imagen: Bernardino Avila

Más de 5000 trabajadores de prensa junto a un amplio espectro de dirigentes gremiales y políticos marcharon ayer desde el Obelisco porteño hasta el Centro Cultural Kirchner para exigir la reincorporación de los 357 despedidos de la agencia nacional de noticias y publicidad Télam y repudiar el vaciamiento de los medios públicos por parte de la gestión que encabeza el ministro Hernán Lombardi. “El plan económico del gobierno necesita que no haya periodistas que informen y cuenten la verdad”, advirtió el delegado Mariano Suárez, del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBa), quien aseguró que “este conflicto termina con la refundación de la agencia Télam por sus propios trabajadores”.

La movilización del SiPreBA se produjo a nueve días del anuncio de despidos masivos que Lombardi comunicó desde una radio privada mientras algunos trabajadores recibían telegramas y otros, en cambio, mails de “bienvenida a la nueva agencia Télam”. Directivos y jefes desaparecieron desde entonces de sus lugares de conducción, en tanto los empleados decidieron en asamblea una permanencia pacífica que implica concurrir en sus horarios habituales y rotar por las noches.

Mientras el Ministerio de Trabajo ignora los pedidos de conciliación obligatoria y los funcionarios niegan toda posibilidad de diálogo, la única respuesta del directorio que encabeza Rodolfo Pousá fue una denuncia penal por presunta usurpación (que ayer derivó en una inspección del edificio de avenida Belgrano) y una convocatoria a jefes de secciones para evaluar la posibilidad de montar una redacción paralela en Tecnópolis, frustrada hasta ahora por el amplio respaldo logrado por los trabajadores.

Detrás de la bandera con un “No a los despidos en Télam” marcharon mujeres con pañuelos negros con la leyenda “Nos quieren callar” y verdes de la lucha contra los abortos clandestinos. Detrás de otra bandera celeste que pedía que “No silencien a la prensa” se ubicaron periodistas del interior con mordazas, carteles de “No al cierre de las corresponsalías” y las ciudades donde trabajaron hasta el martes pasado. Junto a dirigentes de prensa de todo el país se mezclaron gremialistas como Roberto Baradel (Suteba), Hugo   Godoy (ATE) y Roberto Pianelli (Metrodelegados) y políticos como Myriam Bregman (FIT) o Héctor Recalde (Frente para la Victoria).

“El plan es no sólo despedir, el plan es silenciar. La reforma laboral que promueve el gobierno necesita trabajadores silenciados. No va a pasar, compañeros”, resaltó Suárez, quien destacó la unidad del gremio y “la alianza estratégica” con la TV Pública y Radio Nacional. “El gobierno nos teme”, advirtió, y recordó que ni los miembros del directorio –que completan Ricardo Carpena y Pablo Ciarliero– ni los jefes que digitaron los despidos reaparecieron por Télam. “Ninguno de esos periodistas ni de esos funcionarios puede volver a pisar la agencia”, despertó aplausos. “Este conflicto puede durar más o menos pero termina con la refundación de la agencia por sus trabajadores, con una agencia con control parlamentario, con concursos públicos, con Télam como organismo de control de la pauta publicitaria” y “con todos y cada uno de los compañeros y compañeras en sus puestos. Esa es nuestra pelea y nuestra victoria”, concluyó.

“Tuvimos tres mil despidos en prensa en lo que va del gobierno de Cambiemos”, precisó la delegada Carla Gaudensi, secretaria de Acción Social del SiPreBA, quien reivindicó la permanencia pacífica “porque es nuestra agencia”. “Esta lucha es por la defensa no sólo de los puestos sino de la información, de la agencia publicitaria, del contralor de la pauta publicitaria”, destacó. Recordó que los trabajadores de Télam revirtieron anteriores intentos de privatizar o cerrar la agencia y aseguró que “la lucha es larga pero la victoria es nuestra”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ