El párroco del colegio santiagueño defendió la marcha militar con pañuelos celestes
Las justificaciones del adoctrinamiento antiderechos

El párroco del colegio santiagueño que hizo desfilar a estudiantes al ritmo de una marcha militar y con pañuelos celestes contra el derecho al aborto defendió su decisión, dio datos incorrectos sobre el proyecto que se discute en el Congreso y arremetió contra los integrantes del pueblo de Suncho Corral que están a favor de la Interrupción Voluntaria del Embarazo. El cura Gustavo Lombardo del Colegio San Miguel Arcángel dijo que “no le parece extraño” utilizar a niños de 6 años para sostener ideas propias con tal de “enseñar a los chiquitos a defender algo tan básico como que la vida vale”. 

Lombardo aclaró rápidamente que el desfile con los pañuelos no fue una propuesta del colegio ni de la Iglesia sino de los padres de los alumnos, pero luego lamentó no haber podido concurrir al desfile militar del que participaron los chicos durante los festejos del 9 de julio. “Nosotros no hicimos más que aceptar esa propuesta de los padres y de los chicos, que también nosotros estábamos de acuerdo. El otro cura fue con el pañuelo, yo no pude ir. Pero no fue una cosa impuesta por la institución”, afirmó en diálogo con Radio con Vos respecto a la supuesta decisión tomada por nenes de 6 años para sentar posición respecto a la discusión que está dando la sociedad en las calles y en el Congreso. 

Para justificar lo ocurrido, apeló a una generalización que deja por fuera a muchos integrantes del pueblo, a los que dijo ya tienen identificados. “Este es un pueblo declarado pro vida hace años por el municipio. En un pueblo así, se ven mucho menos pañuelos verdes. Son muy contados los que están a favor del aborto, en el pueblo se saben quiénes son”, destacó. 

Luego se enredó en imprecisiones respecto al proyecto de IVE que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y se debate actualmente en el Senado. Dijo que la “ley del aborto habla de que puedan abortar a los 13 años sin permiso de los padres” y tiñó de sospechas la iniciativa al asegurar que “hay mucha plata de por medio e intereses políticos detrás del aborto”. 

El párroco habló de supuestas “presiones extranjeras” sobre las que tampoco pudo precisar y aseguró que él no quiere “pagar el aborto con los impuestos”. En esa línea, admitió que lo que le molesta es que la IVE “sea gratis en los hospitales”. “Yo no quiero pagar eso. Estamos hablando de matar o no a alguien”, insistió.   

A pesar de que reconoció la muerte de mujeres por abortos clandestinos, primero puso en duda su número y luego las minimizó. “¿Cuántas son? 36 creo, 46, no inflen los números”, agregó luego de que el periodista Ernesto Tenebaum insistiera en que los datos del Ministerio de Salud de la Nación indica que son 45 mil las mujeres que se internan por año por un aborto realizado en condiciones insalubres. “La democracia tiene muchas cosas que son opinables. Este debate es ilógico”, evaluó Lombardo.