Albumina
Fe en Faith

“Sony Pictures planea llevar a la pantalla grande la adaptación de Faith, la heroína que rompe definitivamente el estereotipo asociado a estos personajes”, anuncia el sitio ibérico Smoda sobre incitante novedad: la avanzada negociación de la mentada productora con Valiant Comics, con el fin de convertir a su muchacha de tebeos en la primera superheroína plus size del popular género cinematográfico. Una curvilínea, perspicaz y tenaz geek aficionada a los cómics, a la ciencia ficción y a Doctor Who, que al descubrir sus habilidades, se calza el jumpsuit blanco y azul, para pelear la buena pelea. Sin descuidar, sobra decir, su identidad no-secreta como joven periodista de Los Ángeles, Estados Unidos…   Criada por su abuela tras perder a sus padres a tierna edad, “Faith Herbert es una veinteañera millennial que trabaja para un medio tipo BuzzFeed, cuyo alter ego, Zephyr, vuela por ahí tratando de hacer justicia ayudándose de su otro superpoder, la telequinesia”, anota la mentada publicación, sumando data propicia… 

Que el personaje original fue creado en 1992 por Jim Shooter y Joshua Dysart como parte de la serie Harbinger; pero que, en 2016, Valiant advirtió su potencial y acabó cediéndole protagonismo con su propia serie, Faith, con Jody Houser (Orphan Black) a cargo de contar la historia, y Francis Portela y Marguerite Sauvage, a cargo de dibujarla. “Cosecha buenas críticas desde entonces, apareció en las listas de mejores comics del año 2016 de medios como Vulture o Vox y Amazon”, remata la citada web ibérica. Qué va: incluso tiene Faith su propio muñequito Funko Pop!. 

Por lo demás, aunque no hay aún elenco en la mira ni fecha estimada de rodaje (menos aún de lanzamiento), sí se sabe que el estudio ha fichado a la escritora Maria Melnik (American Gods, Black Sails) como guionista del film. Y que, aún sin pertenecer a factorías probadamente exitosas como Marvel o DC, su posible adaptación ya genera expectativas muchas, porque haría añicos el asfixiante molde normativo de superheroínas y superhéroes estereotípicamente esbeltos, tonificados. Finalmente, como Hollywood parecer estar comprendiendo (¡al fin!), la demanda por roles cada vez más diversos sigue en ascenso; algo que quedó demostrado con los arrolladores Pantera Negra y La Mujer Maravilla. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ