"Lo maté porque era él o yo", dijo el músico en la comisaría
Así se entregó Pity Álvarez
El líder de la banda Viejas Locas se entregó esta mañana en la comisaría 52 del barrio de Lugano, luego de estar un día prófugo acusado del asesinato de un hombre en ese barrio. Al llegar al lugar confesó el crimen ante las cámaras de televisión, pero aseguró que fue en defensa propia: "Si no me iba a matar él", dijo.

El músico de rock Cristian "Pity" Álvarez se entregó esta mañana a la Policía y reconoció que mató a Cristian Díaz, de 36 años. Dijo que fue en defensa propia. "Lo maté porque era él o yo", afirmó el líder de Viejas Locas poco antes de ingresar a la Comisaría 52, del barrio porteño de Villa Lugano a las 7.

Álvarez dijo que "cualquier animal haría lo mismo", al justificar el asesinato de Díaz. "(Lo maté) porque si no me iba a matar él", señaló acompañado por su abogado, Sebastián Qeuijeiro, al arribar a la sede policial.  También sostuvo que con Díaz no eran amigos y que la víctima "era un pibe que choreaba".

El "Pity" fue acusado por varios testigos de matar con una pistola calibre 7.35 a Díaz, de 36 años, en el complejo habitacional Samoré, de Villa Lugano. Trascendió que la víctima vivía en el Gran Buenos Aires, pero tenía parientes en esa zona de Villa Lugano.

Álvarez estuvo prófugo durante un día, hasta que se entregó a la Policía esta mañana. Durante la madrugada del jueves, tras presuntamente asesinar a Díaz, escapó en un auto en dirección a la autopista Dellepiane. La Policía encontró luego el vehículo del músico, un Volkswagen Polo verde de patente DQP 320, abandonado en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, partido de La Matanza, a pocas cuadras del boliche Pinar de Rocha.

Según las cámaras del lugar, el cantante habría entrado al local bailable junto a unos acompañantes, luego de haber tirado un arma por la alcantarilla de camino. La Policía de la Ciudad y de la Provincia de Buenos Aires buscó al músico de rock por la zona, aunque no pudo encontrarlo, hasta que esta mañana se entregó.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ