El ex ministro negó haber integrado una asociación ilícita
De Vido pidió su sobreseimiento
En los tribunales de Comodoro Py presentó un extenso escrito donde rechazó los hechos que se le atribuyen y aseguró que se tratan de afirmaciones imprecisas y desprovistas de tiempo y lugar. Denunció persecución penal.
Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py.Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py.Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py.Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py.Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py.
Julio De Vido, detenido hace 300 días, fue trasladado desde Marcos Paz para declarar en Comodoro Py. 
Imagen: DyN

El ex ministro de Planificación Federal Julio de Vido presentó ayer un escrito en el que negó haber formado parte de una asociación ilícita y pidió su sobreseimiento en la causa de los cuadernos con supuestas coimas en la obra pública. “Con mucho mayor énfasis, niego por completo haber recibido fondos ilegales en ‘bolsos’, ‘bolsita’, ‘sobre’, ‘cajas’ y/o de cualquier otra forma o modo”, señaló en el texto.

Ayer por la mañana, el ex funcionario fue trasladado desde el Penal de Marcos Paz –donde se encuentra preso hace casi 300 días– a los tribunales federales de Comodoro Py para declarar ante el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas. Sin embargo, decidió presentar un escrito de 15 carillas, solicitando que sea parte integrante de la declaración indagatoria. En la presentación, De Vido fue taxativo con varios puntos. “Niego total y categóricamente los hechos que se me están atribuyendo, se trata de afirmaciones imprecisas, desprovistas de tiempo lugar o modo”, indicó, y aseveró: “No formé parte de ninguna asociación ilícita, hay persecución penal y pido el sobreseimiento”.

En reiterados pasajes del texto, De Vido resaltó la imposibilidad de defenderse “de aquello que no se ha definido con precisión” y, en ese sentido, manifestó que “la intimación que se me formula no contiene una descripción clara, precisa y circunstanciada del rol que se me adjudica en los hechos investigados”. “Ello, sumado a un manifiesto, extenso e irremediable paso del tiempo me impiden el ejercicio de mi defensa material de una manera óptima o, al menos, con un grado elevado de precisión”, agregó. Más adelante, negó rotundamente haber formado parte de una asociación ilícita con otras personas destinada a organizar un sistema de recaudación de fondos para recibir dinero ilegal y enriquecerse ilegítimamente, y de utilizar parte de esos fondos para la comisión de otros delitos, aprovechando su posición como funcionario del Poder Ejecutivo Nacional. “Lo desconozco completamente”, subrayó, y completó: “Si esta fuera la imputación –genérica y por lo tanto deficiente–, la misma resulta descabellada”. También negó haber participado en calidad de organizador y haber recibido dinero. “Esa pretensa acusación, mas allá de desconocer en qué prueba concreta se sustenta, resulta ser absolutamente falaz. En función de lo expuesto, pues, también niego haberme beneficiado de fondos ilegales”, apuntó al respecto en el escrito.

Por otro lado, De Vido aclaró –en referencia al remisero Centeno, autor de los cuadernos– no haber “tenido o requerido de manera personal servicios de chofer o remisero, por la sencilla razón de moverme permanentemente con la custodia personal que tenía como Ministro, la cual era prestada por personal de la Policía Federal Argentina”.

Por último, el ex funcionario pidió que “se libre oficio a la Policía Federal Argentina a efectos que se informe la nómina de efectivos de dicha fuerza que prestaron tareas en la custodia personal del suscripto, mientras ocupara el cargo de Ministro”, para luego convocar a los funcionarios que allí se mencionen a prestar declaración testimonial.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ