Héctor Daer no descartó hacer un paro
La CGT contra el intento flexibilizador
El sindicalista que integra el triunvirato de conducción de la central sindical dijo que el intento del Gobierno replicar el acuerdo con los petroleros apunta a “precarizar el mercado de trabajo”. Advirtió que “los datos de la economía marcan que hay un ajuste”.
“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, dijo Daer.“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, dijo Daer.“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, dijo Daer.“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, dijo Daer.
“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, dijo Daer. 

El titular del gremio de Sanidad y miembro del triunvirato que conduce la CGT, Héctor Daer, salió al cruce la iniciativa del Gobierno de replicar acuerdos como el que ayer firmó con el sector petrolero de Neuquén y al que calificó de “intento de precarizar el mercado de trabajo”. Advirtió, además, que “los datos de la economía marcan que hay un ajuste” y anticipó que la central obrera podría convocar a una medida de fuerza.

“Rechazamos cualquier intento de precarizar el mercado del trabajo”, puntualizó el dirigente y también diputado del Frente Renovador, quien para rechazar el acuerdo en el sector de hidrocarburos puso como ejemplo una medida tomada durante el gobierno de Carlos Menem. “Los aportes patronales se bajaron en los ’90 y no se generaron puestos de trabajo”, recordó.

Ayer, el presidente Mauricio Macri firmó un acuerdo con el gobierno de Neuquén y el Sindicato del Petróleo y Gas privado de esa provincia que pretende reavivar la explotación del yacimiento no convencional de Vaca Muerta a costa de la reducción de cantidad de operarios en pozos, recortes de horas laborales, tareas en horas de la noche y otras medidas flexibilizadoras.

“El derecho laboral está para proteger derechos, no para flexibilizar”, subrayó el sindicalista y sumó a sus críticas “los datos de la economía que marcan que hay un ajuste” y una “chatura en la generación de empleo”. Ante esta situación, aseguró, la central obrera “no resigna la posibilidad” de convocar a una medida de fuerza si este año “no se homologan” los acuerdos paritarios con una inflación prevista entre "el 22 y 23 por ciento".

No obstante, aclaró que la CGT “no puede ser un club que se junta para ver cuándo llama a una huelga”. Dijo que “el sindicalismo debe tener una visión estratégica para construir poder político y negociar”.