El deseo atrapado por la cola, texto de Pablo Picasso
Sueño y realidad borronean los límites

 

La puerta está cerrada, no hay timbre, hay que golpear para que abran. Adentro se escuchan voces. Cruzar ese umbral es comenzar a sumergirse en el mundo surrealista de El deseo atrapado por la cola, una de las obras que Pablo Picasso escribió en la París ocupada por los nazis en 1941 y representada por primera vez tres años después, con las participaciones de Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre, Michel Leiris, Raymond Queneau y Dora Maar, entre otros, dirigidos por Albert Camus. Al ingresar a este lugar los sábados a las 21.30 en Querida Elena (Pi y Margall 1124), los espectadores son recibidos por el Gordo Julio, el dueño y conserje del lugar, y descubren a los personajes deambulando por los distintos espacios. Personajes decadentes, cargados de temores y frustraciones, que buscan rebelarse ante un destino de terror y sueñan con un futuro que, saben, no llegará.

Luego se invita al público a pasar a un cuarto, donde comienza la obra en sí. “Aquí estamos, a punto de decirnos verdades”, les dice a todos (el inquilino bien venido a menos, la prostituta, la señora decente, el visitante, el peludo, las siamesas, la violinista y el botones) el Gordo Julio, y la verdad es la existencia: cómo (sobre)vivir cuando no queda nada más que el deseo (sexual, gastronómico, lúdico) que parece escabullirse y hay que atraparlo como se pueda antes de que huya tal vez para siempre, porque sin deseo no hay vida. Y en esa disputa, sueño y realidad borronean sus límites. ¿Qué fue soñado y qué realmente sucedió? La letra de Picasso hace juego con sus pinturas, sus grabados y sus esculturas, y construyen un ambiente sensual y delirante. El surrealismo invade el lenguaje, los personajes tienen algunos discursos irreales, y el sentido se construye contextualmente: las palabras valen por sus compañías, sus tonos, el lugar en el que se enuncian. Una forma de resistencia contra el horror que a veces es lo real.

Recrear el París de la resistencia en La Boca fue el desafío: la iluminación, el maquillaje, el vestuario y la puesta en escena construyen un ambiente plagado de colores, ambiente de época y espacios prolijamente venidos a menos. ¿Puede esta decadencia ser acogedora? En el afuera está la amenaza, materializada en la sirena, que es el fisco que busca a los deudores, las bombas que caen sobre la ciudad, o el hambre y la miseria que persigue a sus víctimas. Los habitantes de la casona deben protegerse entre ellos antes de que cualquiera de esos terrores los alcance y los haga desaparecer. La esperanza de la resistencia es colectiva. “Abracémonos”, propone en un momento el Gordo. En tiempos difíciles, cuando el exterior es hostil, no parece mala idea.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ