River goleó por 4 a 1 a San Martín de San Juan en el Monumental
Se despertó en la Superliga
Con goles de los uruguayos Mora –anotó dos– y Mayada, y otro de Pity Martínez, de penal, el equipo de Gallardo consiguió su primer triunfo en el torneo local. Los sanjuaninos reclamaron varios fallos polémicos al árbitro Delfino.
Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental.Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental.Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental.Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental.Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental.
Mora festeja el primero de sus dos goles en el Monumental. 
Imagen: NA

Luego de cuatro empates al hilo y apenas un gol en 360 minutos de juego, River necesitaba para despertarse un triunfo contundente en la Superliga como el que logró ayer en el Monumental al vencer por 4 a 1 a San Martín de San Juan. El encuentro tuvo a los uruguayos Rodrigo Mora y Camilo Mayada como protagonistas y autores de los tres primeros tantos; luego descontó Erpen de cabeza y el cuarto lo anotó el ingresado Pity Martínez, de penal.

Montado al envión que le dio el triunfo por 2-0 frente a Platense por la Copa Argentina, el equipo de Marcelo Gallardo salió a jugar en su estadio con una actitud similar a la que había mostrado el último miércoles en Lanús. Así estudió primero al rival, lo cercó y cuando apuró la marcha comenzó a derribarlo golpe tras golpe. 

Los sanjuaninos no se quedaban atrás en actitud. Durante los primeros minutos buscaron el arco de Armani pero el arquero respondió siempre con seguridad, prueba de ello ofreció a los 9 minutos cuando desvió un potente disparo desde afuera de Solís. Sin embargo, era River el que dominaba el trámite y jugaba cada vez más cerca del arco de Ardente, con los desbordes constantes de Pratto y Nacho Fernández. 

Justamente, de un centro del ex Vélez y Boca, en el que la pelota había salido de la línea de fondo sin que el árbitro Delfino ni el asistente lo advirtieran, nació el centro que Mora conectó para abrir la cuenta a los 22 minutos. 

La ventaja tranquilizó al equipo de Gallardo, que se hacía fuerte en el mediocampo con una buena labor de Zuculini y Enzo Pérez. Con presencia numerosa en el área rival, y tras unos intentos fallidos de Pratto y de Fernández, Mayada conectó una pelota apostado sobre el segundo palo para estirar de cabeza la ventaja. 

Golpeados, los sanjuaninos apenas conseguían contener las llegadas de los locales que, no conformes con la ventaja, parecían decididos a ir por más. Lo lograron no bien arrancó la segunda parte, cuando otra vez Mora –para confirmar que se trataba de la tarde de los uruguayos de River– robó una pelota y mano a mano frente a Ardente definió con abajo a la derecha para estirar nuevamente la cuenta, a los 49. 

Si los millonarios tenían algún tipo de problema en el encuentro era en las jugadas aéreas y en las de tiro libre, donde los sanjuaninos los complicaban con facilidad. Así fue que a los 53, en una jugada de tiro de esquina, Erpen se elevó entre los centrales locales y conectó con un cabezazo tremendo el descuento. Sin embargo, la alegría les duró poco a los visitantes porque unos minutos más tarde se quedaron con diez cuando Da Campo vio la roja directa por bajar de atrás al chico Palacios, que había ingresado en la segunda parte por Fernández y se hacía fuerte en la cancha. 

Si la jugada del primer gol de River había sido polémica, mucho más lo fue el penal que Delfino le cobró a Ardente por bajar a Enzo Pérez dentro del área. ¿Se tiró el volante, dejó la manos el arquero? Lo cierto es que el árbitro no dudó y Pity Martínez se encargó de convertir el penal y finiquitar el trámite que le dio a River su merecida primera victoria en el torneo local. 

Escriben hoy:
Escriben hoy:
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ