La rivalidad Gallardo-Barros Schelotto tendrá un nuevo capítulo en la superfinal de la Libertadores
Duelo de técnicos con mucha historia
El Muñeco y el Mellizo fueron piezas claves como futbolistas de River y de Boca, y desde que se sentaron en los bancos de ambos equipos siguieron enriqueciendo sus trayectorias en las que los superclásicos ocupan un lugar central.
Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos.Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos.Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos.Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos.Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos.
Como técnicos de Boca y River, Barros Schelotto y Gallardo disputaron diez superclásicos. 
Imagen: Alejandro Leiva

La histórica final de la Copa Libertadores entre River y Boca representará también un nuevo capítulo, con seguridad el más trascendente, en la rivalidad entre Marcelo Gallardo y Guillermo Barros Schelotto, un duelo que comenzó como futbolistas y que continúa en el rol de entrenadores.

El Muñeco Gallardo y el Mellizo Barros Schelotto se iniciaron como jugadores a comienzos de los 90: el segundo, actual técnico de Boca, jugó su primer partido oficial el 6 de octubre de 1991 vistiendo la camiseta de Gimnasia de La Plata, mientras que el entrenador de River lo hizo el 18 de abril de 1993, a los 17 años, con la casaca millonaria.

Sus caminos estuvieron siempre separados excepto cuando en 1995 integraron el seleccionado argentino Sub 22 que logró la medalla de oro en los Juegos Panamericanos Mar del Plata 1995. Más tarde volvieron a compartir el equipo albiceleste en partidos de las eliminatorias sudamericanas o amistosos. Después, Barros Schelotto jugó la Copa América de Paraguay 1999 y Gallardo los Mundiales de Francia 1998 y Corea/Japón 2002.

En 1997, el Mellizo llegó de Gimnasia a Boca y rápidamente se convirtió en figura, mientras Gallardo, que en 1996 había celebrado la Copa Libertadores, levantaba en sólo 96 horas la Supercopa y el torneo Apertura de ese año.

Como jugador, Gallardo disputó 17 superclásicos (cuatro triunfos, seis empates y siete derrotas) y convirtió tres goles, el primero de ellos un año después del debut y en la Bombonera.

A partir de 1998, con el arribo a Boca de Carlos Bianchi como entrenador, Barros Schelotto se transformó en una pieza clave al integrar la delantera con Martín Palermo. Con el paso de los años el Mellizo sería el segundo jugador más ganador en la historia boquense: 16 títulos en una década. En ese lapso, jugó ante River 18 partidos, en los que consiguió seis triunfos, siete empates y cinco derrotas. Además, anotó cinco goles.

En 2004, River y Boca se enfrentaron en las semifinales de la Copa Libertadores. En el primer partido, en la Bombonera, ambos protagonizaron una pelea generalizada en la que el Muñeco fue expulsado por agredir al arquero Roberto Abbondanzieri. Esa noche, Barros Schelotto golpeó al preparador físico Gabriel Macaya, pero el árbitro del partido no lo advirtió y pudo jugar el segundo encuentro, en el que Boca, tras perder 2-1 en el Monumental, avanzó a la final al imponerse en los penales.

Gallardo tuvo tres etapas como jugador de River: 1993-1999, 2003-2006 y 2009-2010. En el medio pasó por Mónaco y París Saint-Germain, DC United de Estados Unidos y Nacional de Uruguay, club en el que se despidió como futbolista y protagonizó su primera experiencia como entrenador. El 6 de junio de 2014 asumió al frente de River. Es en la actualidad el entrenador que más tiempo lleva en el puesto en la Primera División de Argentina.

Barros Schelotto, en tanto, comenzó como técnico en 2012 en Lanús, siempre acompañado por su mellizo, Gustavo. El 2 de marzo de 2016 aceptó el cargo de entrenador de Boca. En lo que va del historial entre ambos como DT de River y Boca, Gallardo consiguió cinco victorias y Barros Schelotto, tres. En dos ocasiones empataron.

La única final que los tuvo a ambos como entrenadores fue en marzo pasado, cuando River derrotó 2-0 a Boca y ganó la Supercopa argentina en la ciudad de Mendoza. Ahora volverán a verse las caras con el título de la  Libertadores en juego. 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ