Política de cielos abiertos
La apertura boba

La política de cielos abiertos que aplica el Gobierno forzando la interpretación de la ley de reciprocidad de vuelos entre países está obligando a Aerolíneas y Austral a reducir sus operaciones, perdiendo buena parte de su mercado a manos de firmas low cost. Aerolíneas perdió en los últimos dos años y medio mercado internacional a manos del Grupo Latam, integrado por Lan Perú, Lan Chile, Lan Ecuador, Lan Colombia y TAM Brasil, y otras líneas aéreas como COPA Airlines de Panamá, Azul Líneas Aéreas y Gol, ambas de Brasil, y finalmente, Avianca de Colombia. En vuelos domésticos está siendo castigada por mayor participación de Avianca y Flybondi. 

Desde el mes pasado se sumaron la europea Norwegian, la chilena Jetsmart y Lasa (para vuelos en la Patagonia). Si bien el Gobierno intenta mostrar un mercado que compite en precios y atomiza la oferta, lo cierto es que las low cost se concentran en rutas rentables –generalmente a destinos turísticos–, mientras que la línea de bandera debe hacerse cargo de la conectividad al resto del país aunque le genere pérdidas. 

La herramienta utilizada es la Ley 19.030. A través de esta norma, el Gobierno acuerda con otro país la reciprocidad en la explotación de rutas desde y hacia la Argentina. “Lo hace a sabiendas de que Aerolíneas u otras empresas radicadas en el país no tienen la misma necesidad de frecuencias ni la cantidad de aviones que le piden a la Argentina. Entonces termina siendo una explotación unilateral”, explicó a este diario el titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró. 

El objetivo es formalizar la operación de aviones con matrícula, pilotos y personal a cargo de extranjeros en el país. Por ello fueron denunciados por los gremios el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, y al administrador nacional de Aviación Civil, de la ANAC, Tomás Insausti, por incumplimiento de los deberes del funcionario público y abuso de autoridad en perjuicio de Aerolíneas y empresas con matrícula argentina.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ