Un sobrino del Pimpi Caminos imputado por el crimen de Lorena Ojeda
El homicidio de la chica equivocada
Es Fernando Andres Caminos que ayer fue sindicado como partícipe secundario del hecho que instigó Ariel “Tubi” Segovia, antes de ser asesinado en la cárcel, en abril pasado. En el expediente que investiga la muerte de la piba de 16 años, hay otros acusados.
Fernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiemposFernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiemposFernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiemposFernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiemposFernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiempos
Fernando Andres Caminos está acusado también por otros crímenes resonantes en los últimos tiempos 
Imagen: Andres Macera

El crimen de Lorena Ojeda, asesinada por personas que buscaban a su hermana para evitar que saliera como testigo de un homicidio, sumó ayer la imputación a un sobrino de Roberto “Pimpi” Caminos. Fernando Andres Caminos está acusado por otros crímenes resonantes y ayer fue sindicado como partícipe secundario del hecho que –según la acusación fiscal- instigó Ariel “Tubi” Segovia, antes de ser asesinado en la cárcel, en abril pasado. En el expediente que investiga la muerte de la piba de 16 años está acusado un sindicado miembro de la banda de Los Monos, Cristian “el Negro” González, y un abogado penalista. La causa está cerca del juicio oral.

“Ahora estoy más tranquilo. Gracias por todo compadre”. Esa fue una de las frases capturadas del teléfono que Segovia tenía intervenido en el penal de Coronda, donde estaba preso por el crimen de Jonatan Rosales, novio de Brisa Ojeda, cuya hermana resultó asesinada por error, cuando la buscaban a ella. Según la acusación del fiscal Luis Schiappa Pietra, el móvil del hecho fue que Brisa se presentaría a una rueda de reconocimiento contra Segovia, ya que ella fue la única testigo del asesinato de su pareja.

Tres días antes, cinco muchachos llegaron a la puerta de la casa de la joven, en Rueda y Vera Mujica, y descerrajaron seis disparos luego de gritar el nombre de la muchacha, para que se asomara a la puerta. Si bien los tiradores creyeron que le habían dado –tal como lo manifestaron en las escuchas telefónicas-, mataron a su hermana de 16 años.

Los primeros imputados fueron Segovia, como instigador, y su abogado, Marcos Cella, a quien el detenido le pidió que pospusiera la rueda de reconocimiento y lo señalaron como partícipe secundario.

En tanto, en junio, se ordenó prisión preventiva sin plazo para González, sindicado como partícipe necesario. El hombre está acusado también como miembro de la banda de Los Monos, pero al haber sido detenido durante el juicio, deberá ser juzgado aparte. También tiene una causa en la Justicia Federal, por venta de estupefacientes.

Ayer se sumó la acusación contra Caminos, quien ya estaba preso e imputado por otros crimenes: en enero 2017, lo sindicaron en el homicidio de Carlos “Tío Pelo” Juarez; y en febrero de ese año, por el de Juan Saturnino. Semanas atrás, un policía fue condenado a dos años y medio de prisión, acusado de haberle pedido plata a la familia para libertarlo.

Escuchas. Ayer, Schiappa Pietra presentó una serie de elementos de prueba entre los que hay dos escuchas clave: al tener intervenido el teléfono de Segovia, mientras estaba preso, se interceptaron datos sobre los preparativos del crimen y los momentos inmediatos posteriores. “¿Era ella? ¿La vieron bien?”, le preguntó Segovia a Andy. “Si, la llamamos y salió y ahí nomás”, respondió el nuevo acusado en el expediente. “Bueno, no sabes cómo estaba de mal. Gracias compadre, y a todos los pibes. Ahora estoy re tranquilo”, agregó Tubi.

El fiscal no logró discernir quién o quiénes fueron los tiradores. Tampoco se pudo determinar, hasta el momento, quién más participó del hecho. Sin embargo, llevará a juicio a los hasta ahora acusados.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ