Suba del dólar en la plaza local en un contexto regional de retroceso de las monedas domésticas
El verde empezó a moverse en la city
Con otra leve baja de las Leliq dispuesta por el Banco Central, en un mercado cambiario regional bajo tensión, el tipo de cambio local se depreció. También bajaron acciones y títulos públicos, mientras continúa el drenaje de reservas.
El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual.El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual.El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual.El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual.El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual.
El billete verde cotizó casi en 37 pesos en las casas de cambio. La tasa de las Leliq se ubicó en 65 por ciento anual. 

El dólar cerró ayer en 36,97 pesos, al incrementarse 55 centavos respecto de la jornada anterior. El tipo de cambio mayorista se ubicó en 36,05 pesos, con un alza de 47 centavos. El Banco Central licitó Leliq con una tasa promedio de 65,044 por ciento y una tasa máxima de 65,200 por ciento. La autoridad monetaria volvió a bajar el rendimiento de las letras de corto plazo por séptima jornada consecutiva y permitió que el dólar mayorista se aleje del piso de la banda. En el Central tienen una fuerte disyuntiva: el Fondo Monetario Internacional no los deja intervenir para comprar divisas si la cotización retrocede del piso de la banda. Para la entidad a cargo de Guido Sandleris el mejor escenario es que el dólar se mantenga en la zona de no intervención para evitar contradicciones con el FMI.

El alza del tipo de cambio fue oportuna, en un escenario internacional donde las divisas de otros mercados latinoamericanos también registraron retrocesos, como el peso mexicano, que se depreció 0,7 por ciento, y el real de Brasil, que retrocedió 1,4 por ciento. Fue oportuna el alza del tipo de cambio, alejándose del piso de la banda, porque así el Banco Central pudo evitar el debate con los técnicos del Fondo acerca de qué hacer si se quebraba ese umbral mínimo. Como la política monetaria y cambiaria está intervenida por el FMI, organismo que está auxiliando financieramente el gobierno de Macri para evitar la declaración del default de la deuda, los encargados de monitorear la economía argentina no quieren que el Banco Central compre reservas. No quiere porque esas adquisiciones implicaría una expansión monetaria, que debería ser esterilizada con Leliq, lo que reeditaría un ciclo tóxico como el de las Lebac.

Para eludir esa situación de tensión, el Central había dispuesto una medida de control de capitales a bancos extranjeros, para desalentar el carry trade, al tiempo que ayer volvió a bajar la tasa de las Leliq. Ambas medidas, en un contexto regional de debilitamiento de las monedas domésticas, le brindó aire a la estrategia de la autoridad monetaria.

Pero esas medidas, a la vez, impactaron negativamente en el mercado bursátil local. La bolsa retrocedió 3,0 por ciento, y las caídas fueron más pronunciadas en las acciones argentinas que cotizan en la plaza de Wall Street, donde se desplomaron hasta un 8,4 por ciento. En este caso, el comportamiento negativo tuvo su origen en la baja de la calificación de la deuda argentina por parte de Standard & Poor’s. 

De esta manera, el mercado de acciones local acumula una baja de 9 por ciento en cuatro jornadas, mientras que en el de renta fija, los principales bonos en dólares (que cotizan en pesos) cerraron con saldo dispar: el Bonar 2024 cayó un 0,4 por ciento y el Bonar 2020 perdió un 1,1 por ciento, mientras que el Discount bajo ley argentina avanzó un 1,1 por ciento. Los títulos que cotizan en dólares descendieron hasta un 1,9 por ciento, así el riesgo país que mide el JP Morgan subió 14 unidades, para cotizar a 631 puntos básicos.

En tanto, las reservas del Banco Central siguen descendiendo, al terminar en 52.923 millones de dólares, bajando 66 millones y acumulando una caída de 1022 millones en el mes. Por otro lado, el petróleo volvió a caer ayer en Nueva York, hilvanando 12 sesiones consecutivas en baja debido a la preocupación por una excesiva oferta en los mercados mundiales. El barril WTI para entrega en diciembre bajó 7,1 por ciento y quedó en 55,69 dólares, su mayor baja en una sesión desde setiembre de 2015.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ