El sentimiento y la narración de los familiares, dentro y fuera del Seabed
Con Macri solo una vez, y 45 minutos
Imagen: AFP

A las nueve y nueve minutos de la noche del viernes, a bordo del buque Seabed Constructor, cuando ya se rumoreaba el hallazgo del ARA San Juan, Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, uno de los tripulantes y querellantes en la causa que tramita en Caleta Olivia, respondió por whastApp a la consulta de PáginaI12: “Ahora estamos yendo a ver”. Ayer, a las 2,24 PM, por la misma vía, Tagliapietra le mando a este diario un nuevo mensaje: “Los encontramos!! Al fin nos encontramos, como en una película cuando ya parecía todo terminado, los encontramos! Gracias por el apoyo y el cariño!”. Junto con Tagliapietra, en el mismo barco, viajaban también otros familiares, José Luis Castillo, hermano del cabo principal Enrique Castillo, y Fernando Arjona, hermano del cabo principal Alberto Arjona.

   En otro mensaje, dirigido a los medios en general, Tagliapietra manifestó: “Escribo ahora para compartir lo que siento, aunque no tengo palabras. Mezcla de enorme tristeza con la de una batalla ganada”. Agregó que “cuando todos daban todo por perdido, nosotros acá no bajamos los brazos nunca, ya vendrán tiempos de charlas técnicas y otras cosas. Ahora, lo único importante es que al fin los encontramos y no puedo parar de llorar”. 

Tagliapietra no fue el único en expresarle sus sentimientos a PáginaI12, también lo hizo Isabel Polo, hermana de Alejandro Polo. “Se juntan la tristeza, la bronca, el dolor renovado porque en el Gobierno ya sabían de antemano donde estaban, ya los habían encontrado antes. Por eso el presidente Mauricio Macri, en Mar del Plata (en el acto de homenaje a los 44 tripulantes), anunció que ‘en unos días, pronto, vamos a entregar la insignia en el mar a los héroes’”. Para la mujer “lo del acto fue un circo porque Macri dijo que estuvo con nosotros desde el primer día, cuando apenas nos recibió una vez, 45 minutos, en la Casa Rosada, porque nos ninguneó todo el tiempo, no nos quiso recibir, nunca nos acompañó”. 

Sostuvo Isabel Polo que los familiares “ya sabíamos que no iban a poder reflotar al submarino cuando lo encontraran, porque es muy costoso, porque es muy difícil y porque tampoco les importa, ni les conviene, porque con el submarino presente se les va a complicar todo. Por eso Macri, que es un mentiroso, nos recibió solo una maldita vez y nunca más, porque nos quiere tener bien lejos”. 

Consideró que ahora que se encontró a la nave y que se confirmó la suerte corrida por los submarinistas “la carátula de la causa tiene que ser modificada”, aludiendo a la posibilidad de que el caso sea investigado como dolo eventual, habida cuenta de todas las deficiencias que tenía el submarino desde antes de su partida y que no fueron tenidas en cuenta por las autoridades de la Armada. “Macri tiene fobia de la gente y sobre todo de nosotros. En el acto de Mar del Plata saludó a Juan Aramayo (familiar de otro tripulante) porque le pasó al lado”. Aramayo habló en el acto de homenaje en representación de los familiares. 

   En Mar del Plata, los familiares fueron informados sobre el hallazgo antes de la conferencia de prensa que ofreció el ministro Oscar Aguad (ver página 4). Hacia allí viajará hoy Luis Niz, padre de otro de los tripulantes, quien alcanzó a decir antes los medios: “Todavía tenía esperanzas de que pudieran estar vivos”. Por su parte, Yolanda Mendiola, madre del cabo primero Leandro Cisneros, estaba en Mar del Plata, con otros familiares, “esperando que nos den más información, porque nosotros queremos saber qué fue lo que pasó. Si hay culpables, porque hubo fallas, la Justicia tiene que investigar a fondo y si hay culpables, tienen que ser castigados”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ