Un informe señala el impacto económico negativo que tendrá la separación de la UE

El pacto del Brexit genera incertidumbre

Mientras los líderes europeos aprobaron el plan de May, una investigación reveló que el acuerdo podría afectar a la economía del Reino Unido en 100 mil millones de libras al año para 2030. El Parlamento británico aún debe ratificarlo.
May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit.May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit.May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit.May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit.May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit.
May instó a los diputados a votar el 11 de diciembre a favor del acuerdo sobre el Brexit. 

Un análisis de los términos del Brexit que logró Theresa May con los europeos arrojó que las personas corrientes pueden perder más de 1000 libras por año en la primera década fuera de la Unión Europea (UE). Mientras los líderes europeos aprobaron el plan de la primera ministra británica, una nueva investigación reveló que el acuerdo podría afectar a la economía del Reino Unido en 100 mil millones de libras al año para 2030, lo que equivale a un promedio de 1090 libras por persona.

El informe del Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (Niesr, por sus siglas en inglés),también advirtió que un 46 por ciento del comercio con la UE se verá afectado, y habrá una caída del 21 por ciento en la inversión directa del exterior.

El informe decía: “Nuestro hallazgo clave es que si el acuerdo Brexit propuesto por el gobierno se implementa de manera que el Reino Unido abandona la unión aduanera y el mercado único de la UE en 2021, para el 2030, el PIB será aproximadamente un 4 por ciento más bajo de lo que hubiera sido si el Reino Unido se hubiera quedado en la UE. Esto se debe en gran parte a que los mayores impedimentos al comercio de servicios hacen que sea menos atractivo vender servicios desde el Reino Unido. “Esto desalienta la inversión en el Reino Unido y, en última instancia, significa que los trabajadores británicos son menos productivos de lo que hubieran sido si el Reino Unido se hubiera quedado en la UE.”

May debía informar a su gabinete sobre el dramático fin de semana en Bruselas. La primera ministra compareció ayer en Westminster después de que el domingo los Veintisiete dieran el visto bueno a su acuerdo del Brexit, que debe ser ratificado por la Cámara de los Comunes y por el Parlamento Europeo. La mandataria conservadora se sometió a las preguntas de los diputados durante más de dos horas, en las que trató de persuadirles para que voten a favor de su acuerdo el próximo 11 de diciembre, algo que a priori parece complicado. También hizo una declaración en la Cámara de los Comunes donde le dijo a los parlamentarios que dejen de lado su oposición a su plan como “no hay un mejor trato disponible”, una opinión compartida por las principales figuras de la UE.

May, anunció ayer que el Parlamento votará el acuerdo del “brexit” el próximo 11 de diciembre. Después de días de especulaciones sobre la fecha, que solo se sabía que sería antes del receso navideño, la “premier” conservadora confirmó ayer que el conocido como “voto significativo” tendrá lugar el segundo martes de diciembre en la Cámara de los Comunes.

“El 11 de diciembre esta Cámara se enfrentará a la decisión de si desea o no cumplir con el voto de los británicos con un acuerdo que no solo responde a eso (el resultado del referéndum de junio de 2016), sino que protege los empleos”, indicó May en la Cámara de los Comunes. Antes de la votación se producirá un debate acerca del acuerdo que durará cinco días y que comenzará el 4 de diciembre.

Los investigadores examinaron el acuerdo no “ordenado”, favorecido por los pro Brexit, que reduciría el PIB en un 5,5 por ciento, o 140 mil millones de libras al año. Si el Reino Unido permaneciera en una unión aduanera más allá del período de transición, a través del llamado respaldo irlandés, todavía significaría un golpe al PIB del 2,8 por ciento al año, el equivalente a 70 mil millones de libras al año, según el informe.

La investigación completa se presentó ayer por los parlamentarios de todos los partidos, incluido el líder demócrata liberal Sir Vince Cable, la diputada del Tory Anna Soubry y Pat McFadden de Laborismo. Sir Vince, un ex secretario de negocios, dijo: “Esto es un millón de millas de distancia de  lo que los pro-Brexit prometieron hace dos años y creará décadas de incertidumbre para las empresas y los inversores. Es solo una promesa de improvisación mañana de un gobierno que hasta ahora no ha entregado más que caos”. Agregó: “En todo caso, las sombrías predicciones contenidas en este informe son una subestimación del daño severo que nuestra economía sufrirá en el futuro si este acuerdo sigue adelante porque no tiene en cuenta el agotamiento de la confianza en los negocios y el impacto en los inversores quienes no ven ya al Reino Unido como una puerta de entrada a Europa”.

Su preocupación fue compartida por McFadden, un ministro de negocios de Gordon Brown, quien dijo que el argumento del gobierno de que este “pésimo acuerdo” era preferible a una salida caótica era una opción falsa.

“Este informe muestra que la realidad de este acuerdo dejará a Gran Bretaña decenas de miles de millones de libras más pobre que si mantuviéramos el acuerdo que tenemos, dentro de la UE”, dijo. “Esa debería ser la verdadera opción ofrecida a los británicos ahora. “Si la primera ministra no puede conseguir su acuerdo a través del parlamento, lo correcto es volver al público y darles la última palabra”.

La primera ministra intensificará sus esfuerzos para vender el acuerdo e instará a los parlamentarios a respaldar el plan cuando se presente ante el Parlamento en diciembre. Se espera que diga: “Esta ha sido una negociación larga y compleja. Ha requerido dar y recibir en ambos lados. Esa es la naturaleza de una negociación. Y puedo decirle a la Cámara con absoluta certeza que no hay un mejor trato disponible. Mis compañeros líderes lo tuvieron muy claro. Rechazar el acuerdo arriesga “más división y más incertidumbre, con todos los riesgos que implicarán”, dirá la primera ministra.

El pacto acordado por May con el Consejo Europeo es rechazado por decenas de parlamentarios de su grupo, la oposición laborista y el norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), del que los “tories” dependen para gobernar.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ